Idioma / Languaje

English

Users Online

We have 18 guests online

Message of Hope

Hablando con Dios

Friday, 27 of March 2015

 

logo

palomb

¿Cuántas personas están dispuestas a oír tus problemas? Me imagino que no sean muchas. Por eso no desperdicies la oportunidad que Dios te ofrece. Habla con Él. Abre tu corazón y pon delante de Él tus angustias, miedos y también tus alegrías. Él está dispuesto a escucharte y a ayudarte. Pero acuérdate que Él es el soberano, Dios sabe lo que tú realmente necesitas. Es debido a eso que muchos de nuestros pedidos no son atendidos. No caigas en la trampa de creer que orar es pérdida de tiempo, al contrario, orar es fundamental para la vida de cualquier persona. Cuanto más cosas tienes para hacer en tu día, más necesario es orar y pedir la ayuda de Dios, pues sin Él no podrás con todo. Dios te ayuda. Él lo hace por medio de Jesús al perdonar todos tus pecados. Él te ayuda hoy, por eso aprovecha y habla con Dios todos los días.

Oremos: Gracias, Señor, porque escuchas. Sé que me amas y quieres ayudarme. Fortalece mi fe para que yo hable cada vez más contigo. Amén.
“De mañana escuchas mi voz; muy temprano te expongo mi caso, y quedo esperando tu respuesta” (Salmos 5:3)

 

CPTLN-CHILE

 

 /en/daily-messages/messages-of-hope/
Con las piedras en la mano
There are no translations available.

logodev

(Juan 8:1-11)


"En la ley, Moisés nos ordenó apedrear a mujeres como ésta. ¿Y tú, qué dices?" Juan 8:5


Puedo percibir en esta historia a los fariseos viniendo a Jesús con una actitud arrogante, ya sabiendo la respuesta a la pregunta que le harían al Maestro. ¡Sólo les faltaban las piedras en las manos! Los versículos bíblicos los tenían ya en la boca, el cuerpo del delito también, literalmente. ¿Qué pretendían? ¿Ajusticiar a la mujer? Si lo hubieran querido hacer, no necesitaban a Jesús. Lo que querían era que Jesús fuera el primero en arrojar la piedra y, si no lo hacía, lo podían acusar de no cumplir la ley. Tal vez sabían que Jesús trataba a los pecadores con compasión.

La situación es clara. La ley no puede hacer otra cosa que declararnos culpables y arrojarnos piedras. La ley no puede perdonar, no es su oficio,
no tiene la capacidad ni la fuerza.

Los fariseos le pidieron a Jesús que interpretara la ley... pero Jesús les interpretó la vida. Jesús valora la vida y, mediante el perdón, nos da a todos los pecadores la oportunidad de comenzar de nuevo una vida diferente.

¿No es curioso que el único que no tenía pecado no ejerció su derecho a juzgar y tirar la primera piedra? En definitiva, Dios santo es el único que juzga y condena, o que juzga y libera.

Jesús nunca tomó el pecado livianamente. La absolución fue acompañada de "y no peques más" (v 11).
Dios juzgó y condenó a Jesús a la muerte a causa de nuestros pecados. Ahora él puede pronunciar sobre nosotros las palabras: "Yo no te condeno. Vete y no peques más."

El Señor Jesús valora nuestra vida como ningún otro lo hace, por eso nos llama al arrepentimiento, a recibir el perdón, y a encaminarnos a una vida de santificación.

Eres tan misericordioso, Señor, que sueltas las piedras para abrazarnos. Amén.

 

© Copyright 2013 Cristo Para Todas Las Naciones

 

 
<< Start < Prev 1 2 3 4 5 Next > End >>

Page 1 of 5

logo

Fluid width