"Dios vio que estábamos en la oscuridad perdidos, sin esperanza, ni alegría, ni calor, ni vida". Un poco de luz, devocional de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile - 31/01/2020

Un poco de luz

… nos ha librado del poder de la oscuridad y nos ha trasladado al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de los pecados. Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda la creación. En él fue creado todo lo que hay en los cielos y en la tierra, todo lo visible y lo invisible; tronos, poderes, principados, o autoridades, todo fue creado por medio de él y para él. Él existía antes de todas las cosas, y por él se mantiene todo en orden. Él es la cabeza del cuerpo, que es la iglesia. Él es el principio, el primogénito de entre los muertos, para tener la preeminencia en todo, porque al Padre le agradó que en él habitara toda plenitud, y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, tanto las que están en la tierra como las que están en los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz.

Colosenses 1:13-20

Cuando era pequeña, a veces leía en la oscuridad. Mi madre a menudo entraba a mi habitación, veía lo que estaba haciendo y me decía: “¿Por qué estás leyendo en la oscuridad? ¡No hay suficiente luz para tus ojos! ¡Eso no es bueno!”. Con solo pulsar un interruptor, ella me llevaba del reino de las tinieblas a un reino de luz. Luego se iba, murmurando, hasta la próxima vez que yo lo hacía de nuevo.

Eso es exactamente lo que Dios ha hecho por nosotros. No tanto física, sino espiritualmente. Dios vio que estábamos en la oscuridad perdidos, sin esperanza, ni alegría, ni calor, ni vida. Y porque nos ama, no se quedó de brazos cruzados. Él envió a su Hijo Jesús a sufrir, morir y resucitar por nosotros, para que podamos ser llevados a Su luz maravillosa.

Y mientras nos frotamos los ojos ante esa luz deslumbrante, pensamos: ¿de qué tipo de luz estamos hablando? ¿Cómo es este Jesús, la Luz del mundo y nuestra luz personal en nuestra vida diaria?

Pablo nos lo explica. Y lo hace muy bien. Este Jesús, nos dice, no es solamente quien perdona nuestros pecados y nos ayuda con nuestros problemas diarios, aunque ciertamente lo hace. Jesús es mucho más que eso. “Él es la imagen del Dios invisible”, de modo que si alguna vez queremos saber cómo es Dios el Padre, solo tenemos que mirar a Jesús. Él hace que lo invisible sea visiblemente claro para nosotros.

Pero todavía hay más. Él es Aquel por quien todas las cosas fueron creadas. Punto. Todo, desde los ángeles hasta los átomos y todo lo demás. Él mantiene todas esas cosas, momento a momento. Si no fuera por él, todo caería desastrosamente en la nada.

En la jerarquía humana, Jesús es la cabeza de toda la iglesia cristiana, que es su cuerpo. Él nos guía y nos protege y él es quien entró primero en la muerte y salió del otro lado, a la vida eterna. Somos su cuerpo, así que todos lo seguiremos allá también. Y él es quien reconcilió todas las cosas consigo mismo a través de su propia muerte en la cruz, limpiándonos del pecado y liberándonos del mal. Y no solo a nosotros, sino a todas las cosas en la tierra y en el cielo.

Esa es la luz que tenemos: Jesucristo, la luz del mundo y la luz de nuestras vidas también. Esto es mucho para asimilar. Y muy a menudo nos olvidamos de todas esas cosas “divinas”, al igual que nos olvidamos de la capa de ozono y los rayos del sol cuando estamos sentados afuera en un hermoso día. Está bien que tengamos una relación cercana con nuestro Señor quien nos ama y se acerca a nosotros. Pero también es importante retroceder de vez en cuando y ver exactamente quién se ha entregado para vivir de una manera tan íntima con nosotros: nuestro Señor Jesús, Dios de dioses y Luz de luz.

ORACIÓN: Querido Señor Jesús, ayúdame a ver más y más quién eres realmente y a regocijarme en ello. Amén.

Dra. Kari Vo

Para reflexionar:

1.- ¿Cómo te hace sentir cuando te pones a pensar en los muchos otros aspectos de la vida y obra del Señor, aparte de los que conoces? ¿Por qué?

2.- ¿Con quién puedes compartir hoy alguno de los aspectos de la vida y obra de Jesús?

© Copyright 2019 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

Palabras duras - Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile - 30/01/2020

Palabras duras

El Señor ha dicho: «Las palabras de ustedes contra mí han sido violentas». Pero ustedes dicen: «¿Qué es lo que hemos dicho contra ti?» Pues han dicho: «Servir a Dios no nos sirve de nada. ¿Qué ganamos con cumplir su ley y con que andemos afligidos en presencia del Señor de los ejércitos?». ¡Ahora resulta que tenemos que llamar bienaventurados a los soberbios! ¡Los malvados no sólo prosperan, sino que ponen a Dios a prueba y salen bien librados!

Entonces los que temen al Señor hablaron el uno con el otro, y el Señor los escuchó atentamente. Luego, en su presencia se escribió un libro de actas para los que le temen y piensan en su nombre. Dijo entonces el Señor: «Ellos serán para mí un tesoro muy especial. Cuando llegue el día en que yo actúe, los perdonaré, como perdona un padre al hijo que le sirve. Entonces ustedes se volverán a mí, y sabrán distinguir entre los justos y los malvados, entre los que sirven a Dios y los que no le sirven».

Malaquías 3:13-18

Puede sonar extraño, pero me parece estar escuchando el sonido de las personas ofendidas con la primera parte de la lectura de hoy. “El Señor ha dicho: «Las palabras de ustedes contra mí han sido violentas»”. Parece que estuviera hablando un padre, un amigo o un cónyuge muy ofendido. No me suena al Rey del universo, el Creador de todo, quien es muy superior a nosotros. ¿Por qué siquiera se daría cuenta de nuestras quejas, y mucho menos le importarían?

Sin embargo, lo hace. “Las palabras de ustedes contra mí han sido violentas”, nos dice. Pero ¿qué palabras? Son palabras que nos incomodan de dos maneras diferentes. En primer lugar, muestran una dolorosa falta de fe en la justicia de Dios. “¡Los malvados no sólo prosperan, sino que ponen a Dios a prueba y salen bien librados!”.

Tengo que admitir que, cuando veo el mundo a mi alrededor, me doy cuenta por qué la gente dice esto. Hay muchas personas ricas y poderosas que parecen salirse con la suya, hasta con el asesinato. Pero no es mi caso, y supongo que el tuyo tampoco. Y cuando vemos que parece irles mejor a quienes no lo merecen, bueno, nos quejamos, ¿no? Incluso contra Dios.

Pero hay un segundo problema más profundo con nuestra queja. “¿Qué ganamos con cumplir su ley?”, nos preguntamos. O para decirlo en buen castellano “¿Y a mí qué? ¿Por qué debería molestarme en obedecer a Dios, si no obtengo nada a cambio?”.

¡Ay! Eso dolió. Le dolió al Señor, y supongo que a ti también. Porque todo es diferente para quienes pertenecemos a Jesús. Hemos llegado a conocerlo como aquel quien murió y resucitó por nosotros, quien “me amó y se entregó a sí mismo por mí” (Gálatas 2: 20b). Con un Salvador como ese, nuestra vida con Dios ya no puede ser una cuestión de contabilidad espiritual, calculando pérdidas y ganancias para determinar si vale la pena servir a Dios o no. Ahora es una cuestión de amor, como el amor que se tienen un padre y un hijo.

“Nosotros lo amamos a él, porque él nos amó primero”, dice Juan (1 Juan 4:19). Sólo el amor de Jesús puede tomar un corazón humano egoísta y quejumbroso y convertirlo en uno que verdaderamente ama a Dios por quién es él. Ahora hay amor verdadero en ambos lados de la relación: el gran amor de Dios por nosotros y nuestro reflejo en miniatura de ese amor hacia Él. El Espíritu Santo ha plantado el amor de Jesús por el Padre en nuestros corazones. ¡Qué maravilloso regalo!

ORACIÓN: Querido Padre, te amo y quiero amarte más. Ayúdame en el nombre de Jesús. Amén.

Dra. Kari Vo

Para reflexionar:

1.- ¿Es posible herir los sentimientos de Dios?

2.- ¿Ha transformado Dios algún rasgo o tendencia negativa tuya (enojo rápido, lengua hiriente, actitud crítica, etc.) en positiva? ¿Cómo lo hizo?

© Copyright 2019 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

De cada nación - Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile - 29/01/2020

De cada nación

Braman las naciones, se tambalean los reinos, pero Dios habla y la tierra se derrite. ¡Con nosotros está el Señor de los ejércitos! ¡Nuestro refugio es el Dios de Jacob!

Salmo 46:6-7

“Braman las naciones”. El salmista anteriormente se pregunta: “¿Por qué se rebelan los pueblos? ¿Por qué conspiran las naciones?” (Salmo 2:1).

En este mundo caído, las naciones siempre han peleado: contra ellos mismos, en contra de otros y en contra de Dios, quien “De un solo hombre hizo a todo el género humano, para que habiten sobre la faz de la tierra” (Hechos 17: 26a).

Dios liberó al pueblo de Israel de la esclavitud de Egipto y echó fuera a otras naciones para que su pueblo se estableciera en la tierra prometida. Pero cuando Israel cayó en la idolatría, Dios convocó a naciones enemigas para que se levantaran en contra de su pueblo escogido, para confrontarlos y oprimirlos y así llevarlos al arrepentimiento. Sin embargo, Dios guardó y preservó a su pueblo durante siglos, y de entre ellos vino la descendencia de Abraham, el Mesías prometido y bendición para todas las naciones.

Pero, aun así, las naciones continuaban bramando y, cuando llegó el Mesías, se levantaron en contra de él. Orando con valentía para ser testigos de Cristo, los apóstoles dijeron “Herodes y Poncio Pilato, junto con los no judíos y el pueblo de Israel, se reunieron en esta ciudad en contra de tu santo Hijo y ungido, Jesús, para hacer todo lo que, por tu poder y voluntad, ya habías determinado que sucediera” (Hechos 4:27b-28b). Era el plan de Dios que Jesús muriera por el pecado del mundo y resucitara de la muerte. Por eso, conforme al mandato del Dios viviente, en su Nombre hoy se proclaman el arrepentimiento y el perdón a todas las naciones.

Tristemente, aunque no nos sorprende, las naciones aún braman en contra del Mesías y de su cuerpo, la iglesia. Jesús les dijo a sus discípulos que serían odiados, perseguidos, encarcelados y llevados a comparecer ante los reyes y gobernantes por amor a su nombre. El mensaje del Cristo crucificado es considerado una burla para el mundo y, quienes seguimos al Salvador, bien podríamos ser burlados y ridiculizados o tildados de ignorantes y de tener la mente cerrada. Aun así, proclamaremos las buenas nuevas de perdón y vida en Cristo Jesús, en quien todas las naciones son bendecidas. Y aunque las naciones aún braman, su ira es en vano, porque “¡Con nosotros está el Señor de los ejércitos! ¡Nuestro refugio es el Dios de Jacob!” (Salmo 46:7).

El Dios de los ejércitos, el Dios de las fuerzas celestiales, va delante de nosotros. Las palabras del Evangelio cumplen su propósito y el día está cerca, en el que personas de todas las naciones, llamadas por el Espíritu Santo, abandonarán su ira y alabarán Su nombre ante el trono de quien las redime: “Después de esto vi aparecer una gran multitud compuesta de todas las naciones, tribus, pueblos y lenguas. Era imposible saber su número. Estaban de pie ante el trono, en presencia del Cordero, y vestían ropas blancas; en sus manos llevaban ramas de palma, y a grandes voces gritaban: «La salvación proviene de nuestro Dios, que está sentado en el trono, y del Cordero»” (Apocalipsis 7:9-10).

ORACIÓN: Dios de los ejércitos, dale fuerza y valentía a los que sufren persecución por amor al Nombre de Jesús. Cúbrenos, también, con tu inmenso poder y haz de nosotros testigos audaces, mientras llevamos las nuevas buenas de salvación a todas las naciones. Amén

Dra. Carol Geisler

Para reflexionar:

1.- ¿Crees que las relaciones entre las naciones han ido mejorando con el correr del tiempo? ¿Cuál crees que sea la razón?

2.- ¿Cómo responderías si eres burlado o ridiculizado (aunque sea levemente) por causa de tu fe cristiana?

© Copyright 2019 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

El hijo que esperábamos - Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile - 28/01/2020

El hijo que esperábamos

Al año siguiente, Elcana fue con toda su familia a ofrecer su sacrificio al Señor y cumplir con su voto. Pero Ana le dijo a su marido: «Yo no iré hasta que destete al niño. Entonces lo llevaré y lo presentaré al Señor, para que se quede allá para siempre». Y Elcana le respondió: «Haz lo que creas que es mejor. Quédate hasta que lo destetes, y que el Señor cumpla su palabra». Y Ana se quedó y crio a su hijo hasta que lo destetó.

Después, lo llevó con ella a la casa del Señor en Silo, y además llevó tres becerros, veinte litros de harina y una vasija de vino. El niño aún era muy pequeño. En cuanto mataron el becerro, el niño fue llevado a Elí. Y ella le dijo: «Señor mío, ¡que tengas una larga vida! Yo soy aquella mujer que estuvo aquí, junto a ti, orando al Señor. Oraba por este niño, y el Señor me lo concedió. He venido porque prometí dedicarlo al Señor para toda la vida. ¡Para siempre será del Señor!». Y allí adoró al Señor.

1 Samuel 1:21-28

Tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento podemos encontrar casos de parejas que esperaban desesperadamente tener hijos, pero no lo lograban. Existen los casos bien conocidos de Abraham y Sara antes del nacimiento de Isaac (ver Génesis 21:1-6) y Zacarías e Isabel (o Elizabeth) (ver Lucas 1:5-24).

En 1 Samuel tenemos otro ejemplo: el de Elcana y Ana antes del nacimiento de Samuel. Como fue el caso de los padres de Isaac y Juan, Elcana y Ana siempre habían esperado y pedido a Dios que les concediera un hijo, y esto finalmente les sucedió (ver 1 Samuel 1:19-20).

El nacimiento del primogénito era algo muy importante en el mundo antiguo. Para este niño existían ciertos derechos especiales, como una doble porción de la herencia familiar. Él también heredaría el papel de su padre como jefe de la familia al fallecer su padre. Pero a ningún primer hijo se le ha dado mayor privilegio y significado que el propio Hijo de Dios, nuestro Señor y Salvador Jesucristo.

Esto es lo que el apóstol Pablo dice de Jesús en Colosenses 1:15-20: “Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda la creación. En él fue creado todo lo que hay en los cielos y en la tierra, todo lo visible y lo invisible; tronos, poderes, principados, o autoridades, todo fue creado por medio de él y para él. Él existía antes de todas las cosas, y por él se mantiene todo en orden. Él es la cabeza del cuerpo, que es la iglesia. Él es el principio, el primogénito de entre los muertos, para tener la preeminencia en todo, porque al Padre le agradó que en él habitara toda plenitud, y por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, tanto las que están en la tierra como las que están en los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz”.

Jesús, el que ha hecho todo bien.

ORACIÓN: Padre celestial, fija nuestros ojos en tu Hijo: el primero, el último, el principio y el fin. En su nombre oramos. Amén.

Paul Schreiber

Para reflexionar:

1.- ¿Por qué crees que para algunas personas es un asunto tan serio el no poder tener hijos?

2.- ¿Por qué era importante que Jesús naciera en este mundo? © Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

Solo esto - Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile - 27/01/2020

Solo esto

Aunque un ejército acampe contra mí, mi corazón no se amedrentará; aunque me ataquen y me declaren la guerra, en esto fincaré mi confianza: Le he pedido al Señor, y sólo esto busco: habitar en su casa todos los días de mi vida, para contemplar su hermosura y solazarme en su templo.

Salmo 27:3-4

Las leyendas populares hablan de personas que reciben tres deseos, tal vez concedidos por una lámpara mágica o un duende capturado. Muchas veces esas personas, supuestamente afortunadas, se meten en problemas por pedir deseos tontos y, como consecuencia, se ven en la necesidad de usar su último deseo para salir de esos problemas.

David, el autor inspirado de nuestro salmo, no necesita leyendas populares ni deseos imaginarios. Con fe confiada, él lleva su única petición ante el trono de Dios. Antes de expresarla, David habla de los malhechores y adversarios que lo atacan y de los falsos testigos que se han levantado contra él. Podríamos esperar que el salmista le pidiera a Dios un poderoso ejército o tal vez unos ángeles de guardaespaldas personales.

Sin embargo, David no pide ninguna de esas cosas. Solo le pide una cosa al Señor: que le permita morar en el templo (en la casa del Señor) todos los días de su vida. Allí el Señor lo ocultará “en lo más recóndito de su templo” (Salmo 27:5b). Pero David no solo busca seguridad. Quiere morar en la casa del Señor “para contemplar su hermosura y (solazarse) en su templo”. El salmista quiere alabar la belleza y la majestad del Dios que lo salva de sus enemigos. Quiere aprender más sobre su Señor y Salvador. Rodeado de enemigos, pero protegido por el Señor, David se interesa sobre todo por la belleza del Señor y la preciosa sabiduría de su Palabra.

Nuestros enemigos físicos o invisibles (pero no menos reales) como la culpa, la preocupación y la duda, pueden rodearnos. Pero pedir tres deseos no sería de mucha ayuda. Al igual que el salmista, debemos buscar “solo esto”: estar en la casa del Señor, protegidos por su presencia y aprendiendo de su Palabra.

La Palabra da testimonio de la victoria que ya ha sido ganada sobre nuestros enemigos. Al igual que su antepasado David, Jesús nuestro Señor estaba rodeado de enemigos. Testigos falsos se levantaron contra él. Pero Jesús no fue liberado de sus enemigos. Por nuestro bien, Jesús fue condenado y crucificado, llevando nuestros pecados en su cuerpo a la cruz, sufriendo la pena de muerte en nuestro lugar. Por nosotros resucitó de la muerte y el pecado. La muerte y Satanás fueron derrotados.

Es “solo esto” lo que necesitamos: morar en la casa del Señor, alabar su gloria, alabarlo por todo lo que ha hecho por nosotros y aprender de su Palabra. Jesús, así como su antepasado David, habló de nuestros temores y de una sola cosa necesaria: “Por lo tanto, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas” (Mateo 6:33).

ORACIÓN: Señor, esperamos el día en que moraremos en tu presencia para siempre. Hasta entonces, guíanos por tu Espíritu para adorar en tu casa y aprender de tu santa Palabra. Amén.

Dra. Carol Geisler

Para reflexionar:

1.- ¿El tener fe en Dios te da seguridad y protección en tiempos de incertidumbre?

2.- -Si alguna vez sientes como si tuvieras muchos enemigos a tu alrededor, ¿qué harías?

© Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

El mismo para siempre - Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile - 24/01/2020

El mismo para siempre

»Hijos de Jacob, yo soy el Señor, y no cambio. Por eso ustedes no han sido consumidos.

Desde los días de sus antepasados no se han sometido a mis leyes, sino que se han apartado de ellas. Pero si se vuelven a mí, yo me volveré a ustedes. Yo, el Señor de los ejércitos, lo he dicho».

Pero ustedes dicen: «¿Qué quieres decir con que debemos volvernos a ti?».

Malaquías 3:6-7

Se cuenta la historia de un arqueólogo que desenterró una moneda en Siria que tenía impresa la imagen de un César romano y la fecha 32 a. C. Un erudito supo de inmediato que la moneda era un fraude, pero ¿cómo?

No se necesita conocer ninguna historia antigua para responder esta pregunta. Nadie que viviera en ese año podía saber que faltaban 32 años para el nacimiento de Cristo. Ciertamente, ningún artefacto hecho antes de Cristo se estamparía a. C.

Cuando pasamos del registro de la historia de antes a después de Cristo, algunas personas sienten que no solo los términos son diferentes, sino que de alguna manera Dios mismo es diferente. El Dios del trueno y del juicio atronador en la cima de la montaña ha pasado a ser el Dios de la gracia infinita; el Dios de la ira, es ahora el Dios del amor. Sin embargo, cuando nos detenemos a examinarlo a la luz de la Palabra de Dios, vemos que esto es falso. Dios nos dice a través del profeta Malaquías: “Yo, el Señor, no cambio“.

Sin embargo, el solo hecho de conocer los hechos teológicos correctos no siempre significa que podamos captar y utilizar el poder de esos hechos. Pero si la Palabra de Dios realmente es la “espada del Espíritu” (Efesios 6: 17b), debemos descubrir cómo el Señor quiso que usáramos su Palabra como un arma contra el maligno.

“Yo, el Señor, no cambio”, dice el profeta. Luego agrega. “Por lo tanto, tú… no estás consumido”. ¿De qué nos sirve saber que Dios nunca cambia? Por nuestra infidelidad, merecemos el juicio. Pero Dios es fiel, incluso cuando nosotros no lo somos. Dios no cambia:

Lo que ha dicho lo ha dicho para siempre.

Sus promesas se mantienen firmes para siempre.

Su amor perdura para siempre.

Su perdón es nuestro para siempre.

Su presencia está con nosotros para siempre.

El Dios que fue antes del tiempo y que creó el tiempo, es el Dios que irrumpió en el tiempo humano y cambió nuestra forma de contar el tiempo. A partir de ese momento, el Dios que pronto terminará el tiempo es nuestro fiel Dios, el Eterno, el que nos invita a compartir el tiempo eterno con Él.

ORACIÓN: Padre celestial, te alabamos por tu amor y misericordia atemporales. En el nombre de Jesús, amén.

Escrito por un colaborador de Lutheran Hour Ministries.

Para reflexionar:

1.- ¿De qué maneras Dios ha sido fiel en tu vida?

2.- ¿Cómo ha expresado Dios su inmutable fidelidad y misericordia hacia el ser humano?

© Copyright 2019 Cristo Para Todas Las Naciones

Editado por CPTLN – Chile / MGH

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

Deja de tratar de averiguarlo - Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile - 23/01/2020

Deja de tratar de averiguarlo

Algunos hablaban de las hermosas piedras con las que el templo estaba adornado, y de las ofrendas dedicadas a Dios, así que Jesús les dijo: «En cuanto a lo que ustedes ven, vienen días en que no quedará piedra sobre piedra. Todo será destruido». Entonces le preguntaron: «Y esto, Maestro, ¿cuándo sucederá? ¿Y qué señal habrá cuando esto ya esté por suceder?». Jesús les respondió: «Cuídense de no ser engañados. Porque muchos vendrán en mi nombre, y dirán: “Yo soy”, y también: “El tiempo está cerca”. Pero ustedes no los sigan. Y cuando oigan hablar de guerras y de levantamientos, no se alarmen, porque es necesario que esto suceda primero, pero el fin no llegará de manera repentina».

Lucas 21:5-9

Es sorprendente cuántas personas piensan que pueden entender a Jesús y predecir el día de su regreso. Jesús nos ha advertido que esto es imposible. Él dice: “En cuanto al día y la hora, nadie lo sabe, ni siquiera los ángeles de los cielos. Sólo mi Padre lo sabe… Por tanto, estén atentos, porque no saben a qué hora va a venir su Señor… Por tanto, también ustedes estén preparados, porque el Hijo del Hombre vendrá a la hora que menos lo esperen” (Mateo 24:36, 42, 44).

Pero eso no detiene a algunas personas. Cada tanto, cuando voy por la autopista, veo una pancarta casera extendida sobre la barandilla del paso elevado, anunciando la fecha exacta en que alguien supuestamente “sabe” que Jesús va a regresar… ¡como si pudiera saberlo!

Es grande la tentación de tratar de averiguarlo o de escuchar a alguien que dice saber. Abundan los llamados “maestros de la Biblia” que afirman conocer para cuándo están programados los eventos futuros, incluyendo el día y la hora. Algunos venden libros o afiches gigantes para que sus seguidores puedan darle seguimiento a lo que se supone que sucederá en el futuro. Están jugando con el miedo humano al futuro y con nuestro deseo de tener un conocimiento secreto y esotérico de saber más que la persona que está a nuestro lado. Eso puede conducirnos a un sentimiento de superioridad, de pensar que somos mejores que los demás porque sabemos mucho.

Pero eso no es lo que Jesús quiere para nosotros. Él nos dice solo una cosa: prepárate. Está listo. Vengo pronto, y no puedes saber cuándo; así que lo único que debes hacer es estar preparado todo el tiempo. ¿Qué significa esto? Significa confiar en que Jesús perdona todas tus malas acciones y te da el Espíritu Santo. Él murió y resucitó por ti; ahora puedes confiar en Él, amarlo y seguirlo. Puedes aprender de Él a amar a tu prójimo y cómo cumplir con las responsabilidades que Dios te ha dado en este mundo. Cumple con lo que tienes en frente y hazlo lo mejor que puedas con la ayuda de Dios.

Así que no debemos tener miedo o vergüenza de cuándo Jesús venga porque somos los hijos perdonados que confían en Dios, y seremos tan felices como un niño en el preescolar que levanta la vista y ve a mamá o papá entrar por la puerta. Correremos hacia Él con alegría, porque tendremos una relación amorosa con Él que continuará cuando nos encontremos con él cara a cara.

ORACIÓN: Señor Jesús, dame confianza y amor por ti, y prepárame con alegría para tu regreso. Amén.

Dra. Kari Vo

Para reflexionar:

1.- ¿Cuál es un evento futuro que anhelas y por qué?

2.- ¿Cómo te sientes acerca de la segunda venida de Jesús? ¿Te sientes feliz, asustado, preocupado o tienes sentimientos encontrados?

© Copyright 2019 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

Compartiendo la Palabra - Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile - 22/01/2020

Compartiendo la Palabra

Hermanos, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo les ordenamos que se aparten de todo hermano que viva desordenadamente y no siga las enseñanzas que ustedes recibieron de nosotros. Ustedes mismos saben cómo seguir nuestro ejemplo. Porque nosotros no vivimos entre ustedes de manera desordenada, ni comimos el pan de nadie sin pagarlo, sino que día y noche trabajamos muy duro y sin descanso, para no ser una carga a ninguno de ustedes. Y no es que no tuviéramos derecho de hacerlo, sino que quisimos darles un buen ejemplo a seguir.

Cuando estábamos con ustedes, también les ordenamos esto: «Si alguno no quiere trabajar, que tampoco coma». Y es que nos hemos enterado de que algunos de ustedes viven desordenadamente, y no trabajan en nada, y se entrometen en lo ajeno. A tales personas les ordenamos y exhortamos, por nuestro Señor Jesucristo, que simplemente se pongan a trabajar y se ganen su propio pan. Y ustedes, hermanos, no se cansen de hacer el bien.

2 Tesalonicenses 3:6-13

La iglesia en Tesalónica había estado lidiando con algunas preocupaciones “en el sentido de que el día del Señor está cerca” (2 Tesalonicenses 2: 2b). Esta preocupación se convirtió en un gran problema. Así que Pablo, al principio de su carta, continúa y reitera lo que les había dicho anteriormente: que ciertas cosas, como una “rebelión”, el “hombre pecado” y el “hijo de perdición que se hace pasar por Dios” pasarían antes de la venida del Señor (ver 2 Tesalonicenses 2:3-12).

Sin embargo, a pesar de las enseñanzas anteriores de Pablo, la especulación de que posiblemente estas cosas ya habían ocurrido llevó a algunos, en su comportamiento ocioso, a aprovecharse de la caridad de la iglesia al extraer innecesariamente de sus recursos.

Con respecto a su instrucción sobre asuntos del fin del mundo, Pablo insta a los creyentes y les dice: “Por lo tanto, hermanos, manténganse firmes y retengan la doctrina que personalmente y por carta les hemos enseñado” (2 Tesalonicenses 2:15b). En cuanto al aspecto práctico de la vida cotidiana, les aconseja “que se aparten de todo hermano que viva desordenadamente y no siga las enseñanzas que ustedes recibieron de nosotros” (2 Tesalonicenses 3:6b).

A todo esto, Pablo da algunos conceptos básicos y relevantes a los creyentes en Tesalónica: cuidado con los que son ociosos; si no trabajan, tampoco deberían comer. Pablo respalda esto diciéndoles que a pesar de que tenía el “derecho”, por así decirlo, de recibir comida de ellos cuando él y sus compañeros evangelistas los ayudaban, no lo ejerció. En cambio, les recordó que ellos trabajaban “día y noche” para no ser una “carga para nadie”.

Pablo sabía que el Evangelio que proclamó libremente cambiaría sus vidas. Si Dios lo pudo cambiar a él y apartarlo de su vida de extremismo contra la iglesia primitiva y lo llevó a abrazar la salvación que Dios ofrece en Cristo, entonces también los holgazanes podrían ser cambiados por Dios.

¡Qué práctico es Dios en su Palabra y en su provisión para nosotros! Los antiguos creyentes estaban en primera fila de guerra al escuchar las Buenas Nuevas de la vida eterna en Jesús y tener que combatir las filosofías y actitudes descarriadas que podrían perturbar su fe. Pablo fue para ellos un hombre quien compartía tanto la Palabra divina como las verdades prácticas para vivir la vida cristiana.

ORACIÓN: Padre celestial, danos el anhelo de conocer tu Palabra y la fuerza para vivirla en nuestra vida cotidiana. En el nombre de Jesús, amén.

Paul Schreiber

Para reflexionar:

1.- ¿Cómo has visto que reaccionan las personas cuando escuchan los eventos de los últimos tiempos?

2.- Pablo y sus compañeros evangelistas estaban más interesados en dar a los tesalonicenses un ejemplo de vida que pudieran imitar en vez de aprovecharse de sus recursos. ¿Conoces líderes de la iglesia que hacen esto hoy?

© Copyright 2019 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

Espeluznante, pero bueno - Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile - 21/01/2020

Espeluznante, pero bueno

«¡Ya viene el día, candente como un horno! En ese día, todos los soberbios y todos los malhechores serán como estopa, y serán consumidos hasta las raíces. ¡No quedará de ellos ni una rama! Lo digo yo, el Señor de los ejércitos.

»Pero para ustedes, los que temen mi nombre, brillará un sol de justicia que les traerá salvación. Entonces ustedes saltarán de alegría, como los becerros cuando se apartan de la manada. El día que yo actúe, ustedes aplastarán a los malvados hasta convertirlos en ceniza debajo de sus pies. Lo digo yo, el Señor de los ejércitos».

Malaquías 4:1-3

Lo confieso, este capítulo de Malaquías me parece bastante inquietante. Las imágenes son espeluznantes: cenizas, saltos repentinos y malvados siendo aplastados. Habla de las cenizas que quedan después que ha pasado un incendio forestal por la maleza y la hierba. Me provoca pasar la página y entrar directamente al libro de Mateo, con su dulce y reconfortante Evangelio.

Sin embargo, si hago eso, me pierdo de algo. Es cierto que Dios usa un lenguaje aterrador y que el tema que está abordando también es profundamente horrible. Pero es porque está hablando del mal en los seres humanos, de personas arrogantes que lastiman a otros, que nunca se arrepienten ni se entregan, y compara a sus víctimas con terneros encerrados en un corral. Si miras el resto de la Biblia, puedes descubrir por qué esos terneros estaban en el corral: estaban siendo engordados para ser sacrificados. ¿Siniestro? Sí que lo es.

El mal en los seres humanos es así. Y lo peor es que no se termina. Recién termina “la guerra que pondrá fin a todas las guerras”, cuando comienza la otra. “¡Nunca más!”, dicen los educadores del holocausto, y, sin embargo, los neonazis son una amenaza real hoy en día y el genocidio sigue ocurriendo en todo el mundo. Es como las colinas de California después de un incendio forestal: el suelo está despejado durante una temporada; pero como el fuego nunca llegó a las raíces subterráneas, en la primavera el arbusto vuelve a crecer.

Pese a todo esto, Dios nos da una promesa: “¡Ya viene el día, candente como un horno! En ese día, todos los soberbios y todos los malhechores serán como estopa, y serán consumidos hasta las raíces. ¡No quedará de ellos ni una rama!”. Dios pondrá fin a todo mal, y su fuego purificador alcanzará toda la planta del mal, no solo las ramas, sino también las raíces que se encuentran bajo del suelo. Los prisioneros destinados a la muerte serán liberados. Y el sol de justicia se levantará con la cura en sus alas.

¿Quién es este sol de justicia? Es nuestro Señor Jesucristo. El mal en el ser humano no oscurecerá el mundo para siempre. Dios ya ha atravesado su oscuridad y su humo al venir a nuestro mundo en la persona de Jesús. Él vivió entre nosotros, trabajó, sirvió, cuidó y sufrió por nosotros, y su muerte y resurrección destruyó los poderes de la muerte y el mal.

Para todos los que confiamos en Jesús, ¡hay esperanza! A pesar del mal con el que todavía vivimos, pronto se acerca un final. El día amanecerá cuando experimentaremos al máximo la maravillosa libertad de los hijos de Dios y celebraremos a la luz de nuestro Salvador Jesús. El mal se habrá ido. Jesús prevalecerá. ¡Gracias a Dios!

ORACIÓN: Querido Padre, te pedimos que llegue pronto el día en que la muerte y el mal ya no existan, y nos regocijemos en la luz de Jesús. Amén.

Dra. Kari Vo

Para reflexionar:

1.- ¿Qué mal del ser humano te molesta más en este momento?

2.- ¿En qué forma confías en Jesús para que te ayude?

© Copyright 2019 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

Ante todas las naciones - Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile - 20/01/2020

Ante todas las naciones

¡Cantemos al Señor un cántico nuevo por las proezas que ha realizado! ¡Con su diestra, con su santo brazo, ha alcanzado la victoria! El Señor ha dado a conocer su salvación; ¡ha revelado su justicia ante todas las naciones!

Salmo 98:1-2

En el Día de los Veteranos (Estados Unidos), recordamos con gratitud el servicio de hombres y mujeres en nuestras Fuerzas Armadas, quienes sirven fielmente durante los días de paz y también en tiempos de conflicto. Ellos arriesgan e incluso sacrifican sus vidas para defender nuestra libertad.

La fecha en que celebramos el Día de los Veteranos marca el final de la Primera Guerra Mundial, ya que las hostilidades cesaron a las 11 horas del día 11 del mes 11 en 1918. Se esperaba erróneamente que esa guerra, la cual había involucrado a países de todo el mundo, fuera “la guerra que terminaría todas las guerras”, así que las naciones se regocijaron al ver que ese horrible conflicto llegaba a su fin.

Este salmo también celebra un conflicto y una victoria revelada hacía mucho tiempo “ante todas las naciones”. Este conflicto involucró el servicio y el sacrificio, no de múltiples fuerzas militares, sino de un individuo: Jesucristo, el Hijo de Dios. El conflicto y la victoria se determinaron de acuerdo con el consejo de Dios, quien había hecho una promesa, un pacto inquebrantable, de destruir el poder de Satanás, la antigua y tentadora serpiente del Edén. Satanás pelearía contra el Hijo de Dios y Cristo Jesús aplastaría el poder de la serpiente al morir y resucitar.

En Jesucristo, Dios “ha dado a conocer su salvación; ¡ha revelado su justicia ante todas las naciones!”, cuando el Hijo de Dios fue levantado en una cruz y ofrecido como el sacrificio perfecto por los pecados del mundo, por nuestros pecados. No fue a la hora 11 sino a la hora 9, cuando la oscuridad cubrió la tierra y el Hijo de Dios gritó: “Consumado es” (Juan 19:30b). Jesús había terminado el trabajo que vino a hacer: “dar su vida en rescate por muchos” (Marcos 10:45b). La promesa de Dios y su pacto fueron cumplidos, pues a través de la muerte y resurrección de Jesucristo, Dios dio “a conocer su salvación”.

En la Primera Guerra Mundial se declararon las hostilidades en el día 11, pero el conflicto continuó por un tiempo más en muchos lugares. De igual forma, nuestra lucha contra el pecado, la muerte y Satanás todavía continúa. Pero a través de la muerte y resurrección de Jesucristo, la victoria ya ha sido ganada.

Este salmo continúa celebrando hasta el día del regreso de Jesús, cuando cada conflicto cesará y la muerte, “el último enemigo”, será destruido (1 Corintios 15:26a). Hasta ese día, seguiremos cantando “una nueva canción”, una canción de victoria, celebrando de nuevo las cosas maravillosas que nuestro Dios ha hecho. En ese gran día, cuando nuestro Salvador regrese, la creación se unirá a nosotros en alabanza: “¡Que aclamen al Señor los ríos, y que todos los montes se regocijen! El Señor viene a juzgar la tierra, y juzgará al mundo con justicia, y a los pueblos con rectitud” (Salmo 98:8-9).

ORACIÓN: Dios Todopoderoso, te damos gracias y te alabamos por las cosas maravillosas que has hecho, por el regalo de tu Hijo, nuestro Salvador, y por la salvación que es nuestra por medio de la fe en su Nombre. Amén.

Dra. Carol Geisler

Para reflexionar:

1.- ¿Qué hace tu familia para honrar / reconocer a los veteranos de guerra?

2.- ¿Cuál es tu libro o pasaje favorito de la Biblia que habla de batallas o conflictos?

© Copyright 2019 Cristo Para Todas Las Naciones

Editado por CPTLN-Chile / MGH

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail: