"...Ya sea que seamos ricos o no tanto, debemos poner nuestra esperanza en la certeza de Dios, no en las fortunas fugaces de la vida" - Cita del Devocional de Hoy de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile "Viviendo satisfechos" - 31/08/2020

Viviendo satisfechos

Pero la piedad es una gran ganancia, cuando va acompañada de contentamiento. 

1 Timoteo 6:6

Si sientes que la vida no ha sido justa, tengo buenas noticias para darte. Cuando quieras gritar: “¡Eso no es justo!”, grítaselo a Dios. Él está dispuesto a escucharte y a amarte. Cuando la preocupación te agobia, Jesucristo te extiende sus manos llenas de cicatrices.

Quizás algunos podrían escuchar las palabras de San Pablo acerca de vivir una vida santa y feliz e inmediatamente desesperarse, diciendo: “No soy piadoso, por eso no estoy contento”. Sin embargo, cuando San Pablo habla de la piedad, quiere decir que Jesucristo, que vive en nosotros, nos da la satisfacción que buscamos en la vida. No es nada que nosotros hagamos, sino confiar en lo que él ha hecho por nosotros.

No digo que no sientas las pérdidas solo porque tienes fe en Jesucristo. Hay momentos en que incluso el cristiano más fuerte se siente insatisfecho o resentido, y cuestiona a Dios sobre los muchos problemas de la vida. ¿Dónde está la satisfacción en esas situaciones? Sin Dios, esta es una pregunta que se presta a la especulación. Lamentablemente, muchas personas tratan de encontrar esa satisfacción especialmente en el dinero.

San Pablo vincula la “piedad y la satisfacción” con el dinero, y muestra cómo la riqueza puede inducir a error, diciendo: “Porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar. Así que, si tenemos sustento y abrigo, contentémonos con eso. Los que quieren enriquecerse caen en la trampa de la tentación, y en muchas codicias necias y nocivas, que hunden a los hombres en la destrucción y la perdición; porque la raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual algunos, por codiciarlo, se extraviaron de la fe y acabaron por experimentar muchos dolores” (1 Timoteo 6:7-10).

El mundo está lleno de personas con muchas riquezas que viven sorprendentemente decepcionadas. La verdadera satisfacción no proviene de las cosas que hacemos por nosotros mismos, sino de recibir el milagro de la salvación ganada por Jesucristo en la cruz y de permanecer en esa fe.

Las Sagradas Escrituras nos dicen que nuestras vidas deben ser piadosas, que debemos seguir “la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia y la mansedumbre” (1 Timoteo 6:11b). Estas son cualidades que provienen de una relación con Jesucristo. Por fe sabemos que, pase lo que pase, Dios está a nuestro lado. Él está presente en todas nuestras circunstancias y en todas nuestras dificultades. Él nos da la satisfacción que anhelamos en este mundo.

Entonces, ya sea que seamos ricos o no tanto, debemos poner nuestra esperanza en la certeza de Dios, no en las fortunas fugaces de la vida. Confiar en Dios es almacenarnos “un buen fundamento para el futuro, para que (nosotros) podamos aferrarnos a lo que es verdaderamente la vida” (1 Timoteo 6:19b).

Y esa vida es Jesucristo. En él encontramos verdadera satisfacción y gran ganancia, hecha posible a través de su vida, muerte y resurrección.

ORACIÓN: Padre celestial, mantennos seguros y firmes en tu misericordia y gracia que nos has dado en Jesús. En su nombre oramos. Amén.

Tomado de un mensaje del reverendo Edward Blonski

Para reflexionar:

1.- ¿Estás contento con tu vida en este momento?

2.- ¿Cómo evitas que las trampas de la vida te atrapen?

© Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

"Con su muerte y resurrección, Jesús nos ha liberado de nuestra esclavitud al pecado y las obras de las tinieblas y nos ha llamado 'a su luz maravillosa' (1 Pedro 2:9b)" - Cita del Devocional de Hoy de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile "Pedro fue un buen alumno" - 28/08/2020

Pedro fue un buen alumno

Desde entonces Jesús comenzó a explicar a sus discípulos que él debía ir a Jerusalén y padecer mucho a manos de los ancianos, de los principales sacerdotes y de los escribas, y morir y resucitar al tercer día. Pedro lo llevó aparte y comenzó a reconvenirlo: «Señor, ¡ten compasión de ti mismo! ¡Que esto jamás te suceda!».

Pero él se volvió y le dijo a Pedro: «¡Aléjate de mi vista, Satanás! ¡Me eres un tropiezo! ¡Tú no piensas en las cosas de Dios, sino en cuestiones humanas!». 

A sus discípulos Jesús les dijo: «Si alguno quiere seguirme, niéguese a sí mismo, tome su cruz, y sígame. Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará. Porque ¿de qué le sirve a uno ganarse todo el mundo, si pierde su alma? ¿O qué puede dar uno a cambio de su alma? Porque el Hijo del Hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces pagará a cada uno conforme a sus obras. De cierto les digo que algunos de los que están aquí no morirán hasta que hayan visto al Hijo del Hombre venir en su reino». 

Mateo 16:21-28

Interesante. Justo antes de este pasaje, Pedro le dice a Jesús: “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente”, y Jesús le dice a Pedro: “Sobre esta roca edificaré mi iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella” (ver Mateo 16:16-18). ¡Qué bien debe haberse sentido Pedro! Seguramente pensó que todos esos meses siguiendo a Jesús valdrían la pena. Con el talento de Jesús con las palabras y su habilidad en el control de multitudes podrían lanzar un plan para dominar el mundo, anunciando que Jesús era el Mesías.

Pero si se hubiera fijado en la manera de obrar de Jesús, se habría dado cuenta que las cosas no iban a salir como él esperaba. Después de darle a Pedro nada menos que “las llaves del reino de los cielos”, Jesús “encargó estrictamente a los discípulos que no le dijeran a nadie que Él era el Cristo” (Mateo 16: 19a, 20). En vez de buscar su fama y gloria, Jesús les muestra a sus discípulos que habría de sufrir miserablemente a manos de los ancianos, los jefes de los sacerdotes y los escribas. Y aún más, como si eso no fuera suficientemente malo, también lo iban a matar. Pero tan rápido como quitó el viento de las velas de Pedro con esa triste noticia, Jesús las llena nuevamente al decirles que al tercer día resucitará.

Este es el mensaje para nosotros hoy también. Jesús no vino para establecer un reino terrenal, sino para salvarnos del “príncipe del poder del aire, que es el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia” (Efesios 2:2b). Con su muerte y resurrección, Jesús nos ha liberado de nuestra esclavitud al pecado y las obras de las tinieblas y nos ha llamado “a su luz maravillosa” (1 Pedro 2:9b).

¡Qué bien aprendió Pedro estas verdades con el tiempo! Por la abundante gracia de Dios, hagamos lo mismo.

ORACIÓN: Padre celestial, aumenta nuestra fe en el maravilloso amor de Jesús por nosotros. En su Nombre. Amén.

Paul Schreiber

Para reflexionar:

1.- ¿Cómo habrías reaccionado al escuchar a Jesús decir que tendría que sufrir e incluso morir?

2.- Pedro fue un personaje audaz en todos los sentidos. ¿Cómo crees que Dios usó esa cualidad en su ministerio?

© Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

Iglesia Luterana Confesional en Talca y CPTLN – Chile se unen para entregar una “Despensa solidaria”

Iglesia Luterana Confesional en Talca y CPTLN – Chile se unen para entregar una “Despensa solidaria”

La Iglesia Luterana Confesional “Cordero de Dios”, en Talca, y Cristo Para Todas Las Naciones – Chile se unieron para llevar a vecinos de esa ciudad del sur una “Despensa solidaria”, un proyecto de misericordia que nace de la necesidad de ayudar a la gente que más lo necesita en medio de la pandemia del COVID-19.

Con el lema “Lleva lo que necesites o colabora con nosotros para ayudar a otros”, la Despensa solidaria consiste en un mueble situado en el frontis de la iglesia con distintos artículos básicos y no perecederos, del cual la gente toma lo que necesita. Asimismo, se coloca un congelador surtido de pollo para entregar a quienes se acerquen a este punto de misericordia.

CPTLN – Chile apoya el programa con la entrega de biblias, folletos y bolsas reutilizables para llevar los productos.

“Esta despensa y nuestros materiales están a disposición de todas las personas que lo necesiten, en el mismo punto y los alrededores de donde se encuentra la congregación”, informó la Directora de nuestro Centro de Ministerio Marianela Bravo.

Iglesia Luterana Confesional en Talca y CPTLN – Chile se unen para entregar una “Despensa solidaria”
El proyecto tiene un doble propósito: compartir la misericordia de Dios y ser un testimonio cristiano.

Misericordia y testimonio

Esta iniciativa tiene doble propósito, explicó Vladimir Mendoza, Vicario de esa congregación: primeramente, “compartir la misericordia de Dios” al sumar a los miembros de esa comunidad cristiana, y, en segundo lugar, ser “un proyecto de testimonio”, pues tiene lugar justo frente a la iglesia.

La Despensa solidaria funciona los martes, jueves y sábado de 10:30 a 13:00 horas en 4 oriente N° 1622, entre 5 y 6 norte.

En CPTLN – Chile esperamos continuar respaldando este programa que le tiende una mano al prójimo en estos tiempos tan complejos.

CPTLN – Chile apoya el programa con la entrega de biblias, folletos y bolsas reutilizables para llevar los productos

¿Te gustó el artículo? Suscríbete y recibe contenidos como este en tu e-mail:

"Dios nos ha pagado bien por mal, y su Espíritu Santo vive en nosotros como un regalo gratis" - Cita del Devocional de Hoy de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile "Dispuesto a perder" - 27/08/2020

Dispuesto a perder

Bendigamos a los que nos persiguen; bendigamos y no maldigamos. Gocémonos con los que se gozan y lloremos con los que lloran. Vivamos como si fuéramos uno solo. No seamos altivos, sino juntémonos con los humildes. No debemos creernos más sabios que los demás. No paguemos a nadie mal por mal. Procuremos hacer lo bueno a los ojos de todo el mundo. Si es posible, y en cuanto dependa de nosotros, vivamos en paz con todos. No busquemos vengarnos, amados míos. Mejor dejemos que actúe la ira de Dios, porque está escrito: «Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor». Por lo tanto, si nuestro enemigo tiene hambre, démosle de comer; si tiene sed, démosle de beber. Si así lo hacemos, haremos que éste se avergüence de su conducta. No permitamos que nos venza el mal. Es mejor vencer al mal con el bien. 

Romanos 12:14-21

Participo en un foro en línea donde los ánimos se calientan cuando se desata una discusión. Me llama la atención cuántas personas necesitan tener la última palabra. Lo mismo sucede en la vida real con las personas que nunca aprendieron que no tienen que ganar cada vez, que pueden dejar que alguien más tenga la última palabra.

Esta es la actitud que Pablo recomienda a los romanos. Él quiere que estén libres de tan ridícula compulsión, libres para vivir como hijos de Dios, fuera del ciclo de venganza y del ojo por ojo. Y entonces les dice: “Vivamos como si fuéramos uno solo (…) No paguemos a nadie mal por mal (…) Si es posible, y en cuanto dependa de nosotros, vivamos en paz con todos. No busquemos vengarnos (…) Mejor dejemos que actúe la ira de Dios (…) No permitamos que nos venza el mal. Es mejor vencer al mal con el bien”.

Este no es el camino del mundo, como sabes por tu propia experiencia. De hecho, es probable que tus vecinos te juzguen cuando vean que te niegas a dañar a tus enemigos. Pero es el camino de Jesús, nuestro Salvador. Porque aunque antes éramos enemigos de Dios, rebeldes y buscando solo nuestros deseos egoístas, Dios no nos deseaba el mal. En cambio, se dispuso a rescatarnos. Podría haberse deshecho de todos nosotros, pero en su lugar, entró en nuestro mundo como un bebé nacido de una familia pobre en un país conquistado. Él vino a hacernos bien, a enseñar, a sanar y, en última instancia, a dar su vida por nosotros en la cruz. ¡Al morir nos rescató de la muerte, y al resucitar a la vida nos dio, incluso a nosotros, vida para siempre.

Ahora ya no somos enemigos de Dios, sino sus amados hijos. No somos rebeldes, sino ciudadanos del cielo. Dios nos ha pagado bien por mal, y su Espíritu Santo vive en nosotros como un regalo gratis. Ahora, el Espíritu Santo también puede trabajar a través de nosotros para difundir este Evangelio extraño a aquellos que aún no lo han conocido.

ORACIÓN: Señor, vive en mí y haz este extraño y amoroso trabajo a través de mí, para que otros confíen en ti. Amén.

Dra. Kari Vo

Para reflexionar:

1.- ¿Alguna vez alguien te pagó bien por mal?

2.- ¿Cómo te hizo sentir eso? ¿Cómo fue tu relación con esa persona a partir de ese momento?

© Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

"...Dios está dispuesto a hacer lo que sea necesario para reconciliarnos con Él" - Cita del Devocional de Hoy de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile "Disciplina y amor" - 26/08/2020

Disciplina y amor

Señor, tú lo sabes. Tú bien sabes que por amor a ti soporto que me insulten. Acuérdate de mí, y ven a visitarme. ¡Véngame de mis enemigos! ¡No demores más tu enojo! 

Señor, Dios de los ejércitos, cuando hallé tus palabras, literalmente las devoré; tus palabras son el gozo y la alegría de mi corazón, porque tu nombre ha sido invocado sobre mí. Jamás me he sentado en compañía de gente burlona, ni me he sentido importante por causa de tu profecía; al contrario, me siento aparte, porque tú me has llenado de indignación. ¿Por qué mi dolor no tiene fin, ni mi desahuciada herida admite ser sanada? ¿Seguirás siendo para mí tan ilusorio como las aguas de un espejismo? 

Por eso, así ha dicho el Señor: «Si te vuelves a mí, yo te restauraré, y tú estarás delante de mí. Si entresacas lo precioso de lo vil, serás como mi boca. ¡Haz que ellos se vuelvan a ti, pero tú no te vuelvas a ellos! Entonces yo te pondré en este pueblo como un fuerte muro de bronce. Ellos pelearán contra ti, pero no te vencerán, porque yo estoy contigo. Yo te protegeré y te defenderé. Yo te libraré del poder de los malvados. ¡Yo te libraré del poder de los violentos!». 

Jeremías 15:15-21

Hubo un tiempo en que no podía sentir la presencia de Dios, y tuve la tentación de imaginar que no estaba prestando atención. Luego cometí un pecado (no importa qué), y fue increíble lo rápido que sentí ese ojo divino enfocarse en mí con toda su atención. ¡Ay! Estaba a punto de ser disciplinada, y no iba a ser divertido.

Pero lo extraño era que sentía cierta alegría. No disfruté la disciplina y, sin embargo, el hecho de que Dios me llamara la atención por mi comportamiento significaba que se preocupaba lo suficiente como para corregirme. Obtuve lo que me esperaba, pero también obtuve algo más: nuevas pruebas de que Dios me amaba y se preocupaba por mi bienestar.

Algo así le está sucediendo a Jeremías en la lectura de hoy. Jeremías está herido y enojado, por lo que se queja… y mucho. Lo primero que pide es que Dios pague a sus enemigos, pero que a él le muestre misericordia lo cual no es muy cristiano, pero sí muy humano. Y, mientras lo hace, Dios lo escucha pacientemente. Hasta que va demasiado lejos: “¿Por qué mi dolor no tiene fin, ni mi desahuciada herida admite ser sanada? ¿Seguirás siendo para mí tan ilusorio como las aguas de un espejismo?”

En este punto, Dios dice basta. ¡No más de esas tonterías! Jeremías debe arrepentirse de inmediato y decir la verdad, no cosas sin valor. Es una reprimenda aguda y paternal y, sin embargo, todo está lleno de buenas noticias. “…Yo te restauraré… no te vencerán, porque yo estoy contigo. Yo te protegeré y te defenderé. Yo te libraré del poder de los malvados”. Incluso en medio de la disciplina, Dios está expresando su amor.

Y ese es el amor que Dios nos muestra a cada uno de nosotros a través de Jesucristo, nuestro Salvador. Su muerte en la cruz deja en claro que nuestro pecado es muy grave. Pero también muestra que Dios está dispuesto a hacer lo que sea necesario para reconciliarnos con Él. Eres Su amado, y nada de lo que puedas hacer evitará que Él te ame y te quiera en casa.

ORACIÓN: Querido Señor, gracias porque me amas, incluso cuando me disciplinas. Amén.

Dra. Kari Vo

Para reflexionar:

1.- Si has sido disciplinado correctamente, ¿qué beneficio obtuviste?

2.- ¿Cómo muestra la disciplina de Dios su amor por ti?

© Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

"Al pie de la cruz encontramos el terreno llano que buscamos y que no se puede encontrar en ningún otro lugar" - Cita del Devocional de Hoy de Cristo para Todas las Naciones CPTLN Chile "En terreno firme" - 25/08/2020

En terreno firme

Yo, en cambio, me conduzco con integridad; ¡sálvame y ten compasión de mí! Plantado estoy en terreno firme y te bendigo, Señor, en las reuniones de tu pueblo.

Salmo 26:11-12

Al momento de escribir esto, algunas iglesias están comenzando a abrir después de estar cerradas debido a la pandemia del coronavirus. Una vez más se les permite reunirse como hermanos en Cristo para adorar al Señor que los redimió. Aun así, muchas personas pueden estar sintiendo que en realidad no están parados en terreno firme. Todo parece estar cambiando: desde los temores de la pandemia global y los conflictos políticos, hasta los problemas que nos tocan más de cerca, como la pérdida del hogar o el empleo, la enfermedad de los seres queridos, etc. Podemos hacer todo lo posible para caminar en integridad, como el Señor quiere que lo hagamos, pero no podemos encontrar ese terreno firme. Con el salmista suplicamos: “¡Sálvame y ten compasión de mí!”.

Solo un hombre realmente ha caminado con integridad, el Dios-Hombre Jesucristo, quien “no cometió ningún pecado, ni hubo engaño en su boca. Cuando lo maldecían, no respondía con maldición; cuando sufría, no amenazaba, sino que remitía su causa al que juzga con justicia” (1 Pedro 2: 22-23). Nuestro Señor no siempre tuvo suelo firme bajo sus pies: se enfrentó al odio, al rechazo y la incredulidad. En la noche en que fue traicionado, Jesús le suplicó a su Padre redención y gracia, pidiéndole que le quitara la terrible copa del sufrimiento y la muerte, la copa de la ira de Dios contra el pecado.

Pero Jesús también pidió que se hiciera la voluntad de su Padre, y así fue. El suelo se movió bajo los pies del Salvador cuando fue traicionado y arrestado, juzgado e injustamente condenado a muerte. Probablemente había muy poca tierra firme en el Gólgota donde Jesús fue clavado en la cruz. Aunque había recorrido toda su vida en inocencia e integridad, Jesús llevó a la cruz nuestros pecados en su cuerpo. Allí fue castigado por nuestra falta de integridad, nuestro odio y egoísmo, orgullo y celos, todo pecado de pensamiento, palabra y acción. En nuestro lugar, Él drenó la copa de la ira de Dios contra el pecado.

Bajado de la cruz, el cuerpo de Jesús fue depositado en una tumba. Al tercer día, la primera mañana de Pascua, el suelo se sacudió como nunca antes: Jesús fue resucitado corporalmente de la muerte y su victoria sobre la muerte es nuestra victoria. La redención por la cual oramos se logró. Por la gracia de Dios, a través de la fe en Jesucristo, nuestros pecados son perdonados, la carga de la culpa levantada. Gracias a que Jesús vive, nosotros también tenemos una nueva vida en su Nombre. Unidos con él en el bautismo, hemos sido enterrados con él y nacidos de nuevo para caminar con integridad en la nueva vida.

Al pie de la cruz encontramos el terreno llano que buscamos y que no se puede encontrar en ningún otro lugar. Es posible que no siempre podamos reunirnos con nuestros hermanos en la fe para adorar, pero un día estaremos ante el trono de Dios en la gran asamblea de todos los redimidos para bendecir al Señor que nos salvó.

ORACIÓN: Señor Jesús, cuando la tierra parece moverse bajo nuestros pies, dirige nuestros corazones y mentes a las promesas de tu Palabra, y sostennos con seguridad en tu mano. Amén.

Dra. Carol Geisler

Para reflexionar:

1.- ¿De qué manera mantiene Dios tus pies en terreno llano?

2.- ¿Crees que tu caminar en fe está permeado de integridad, o necesitas hacer algún ajuste para mantenerte enfocado en Jesús?

© Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

"A pesar de que parezca un enigma, ‘para Dios todo es posible’ (Mateo 19:26b)" - Frase del Devocional de Hoy de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile "Hizo lo que prometió" - 24/08/2020

Hizo lo que prometió

…pues todos ustedes son hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús. Porque todos ustedes, los que han sido bautizados en Cristo, están revestidos de Cristo. Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer, sino que todos ustedes son uno en Cristo Jesús. Y si ustedes son de Cristo, ciertamente son linaje de Abrahán y, según la promesa, herederos. 

Gálatas 3:26-29

La promesa de la que habla Pablo en nuestra lectura de Gálatas es la promesa que Dios le hizo a Abraham, y que tenía tres partes (puedes leer sobre esto en Génesis 12). Dios le prometió a Abraham tierra y descendientes. Eso era música para los oídos de un nómada errante y anciano que no tenía hijos. Pero la tercera parte de la promesa de Dios fue la más intrigante: que a través de Abraham todas las naciones de la tierra serían bendecidas. ¿Era acaso un acertijo? ¿Cómo podría ser bendecido el mundo entero a través de un solo hombre?

A pesar de que parezca un enigma, “para Dios todo es posible” (Mateo 19:26b). Y a su debido tiempo la promesa se cumplió, en el nacimiento de Jesús. “Pero cuando se cumplió el tiempo señalado, Dios envió a su Hijo, que nació de una mujer y sujeto a la ley, para que redimiera a los que estaban sujetos a la ley, a fin de que recibiéramos la adopción de hijos” (Gálatas 4:4-5).

Si bien Jesús era el Hijo de Dios, también era descendiente de Abraham (ver Mateo 1:1) y tuvo una relación íntima con su Padre Celestial. De hecho, él dijo: “Yo y el Padre uno somos” (Juan 10:30). Jesús también tenía pleno conocimiento de su ascendencia humana, llegando hasta Abraham.

¿Y tú? ¿Tienes una relación íntima con tu Padre Celestial, el Dios que te dio vida y aliento y sostiene tu vida día a día? Sea que lo sepas o lo creas o no, en el momento justo, en la plenitud de los tiempos, Dios envió a su Hijo por ti.

¿Por qué? Porque tú y yo necesitábamos un Salvador.

Una vida tuvo que ser cambiada por tu vida. Alguien tuvo que pagar con su sangre por tus pecados. Alguien tuvo que pagar con su vida para que fueras liberado y salvado. Jesús fue ese alguien que fue a la cruz a morir voluntariamente contigo en mente para que pudieras reunirte con tu Padre Celestial. Tu relación con Dios había sido rota por el pecado, pero con su muerte y resurrección, Jesús hace posible que seas adoptado nuevamente en la familia de Dios. Tus documentos de adopción han sido firmados con Su sangre.

¿Conoces al Hijo de Dios? ¿Es él tu Señor y Salvador?

ORACIÓN: Padre Celestial, gracias por tu promesa a Abraham, cumplida en Jesús y dada a nosotros. Ayúdanos a creer siempre en tu Hijo, nuestro Salvador. Amén.

Del mensaje “¿De quién eres hijo?”, del Rev. Dr. Mark Hannemann.

Para reflexionar:

1.- ¿Puedes creer en las promesas que la gente te hace?

2.- ¿Cuándo te sientes más cerca de Dios? ¿De qué depende eso?

© Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

"Él puede hacer inimaginablemente más que cualquier cosa que se nos pueda ocurrir" - Cita del Devocional de Hoy de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile "Las puertas del infierno" - 21/08/2020

Las puertas del infierno

Al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos: «¿Quién dice la gente que es el Hijo del Hombre?». Ellos dijeron: «Unos dicen que es Juan el Bautista; otros, que es Elías; y otros, que es Jeremías o alguno de los profetas». Él les preguntó: «Y ustedes, ¿quién dicen que soy yo?». Simón Pedro respondió: «¡Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente!». Entonces Jesús le dijo: «Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló ningún mortal, sino mi Padre que está en los cielos. Y yo te digo que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia, y las puertas del Hades no podrán vencerla. A ti te daré las llaves del reino de los cielos. Todo lo que ates en la tierra será atado en los cielos, y todo lo que desates en la tierra será desatado en los cielos». Entonces mandó a sus discípulos que no dijeran a nadie que él era Jesús, el Cristo. 

Mateo 16:13-20

Siempre me ha encantado esa frase: “Sobre esta roca edificaré mi iglesia, y las puertas del Hades no podrán vencerla”. Me hace pensar en Dios manteniendo a su iglesia a salvo de todo mal. ¡Ni siquiera el infierno mismo podrá alcanzarnos!

Pero, ¿qué quiere decir Jesús cuando dice que las puertas del infierno no prevalecerán contra su iglesia? Quiere decir que no podrán enfrentarse a nosotros. Jesús está describiendo a la iglesia en la ofensiva, no al infierno. El infierno está perdiendo. Jesús está pintando una imagen del pueblo de Dios llevando la batalla hasta las mismas puertas del infierno, y más allá. Es como si dijera: “Con mi ayuda, nada podrá resistirte, ni el mismo diablo”.

No tengo dudas de que conoces un puesto avanzado del infierno en algún área de tu vida, una situación en la que el diablo está metido y el Espíritu Santo te está llamando a la oración y la batalla. Quizás sea algo en un mal social con el que luchas, como la pobreza, la ignorancia, la enfermedad o la anarquía. Quizás sea algo en tu familia, como la adicción de un ser querido, un matrimonio en conflicto, un padre que sufre de demencia. O quizás sea algo en tu iglesia o vecindario.

Sea lo que sea, ese es tu campo de batalla. Llévaselo a Jesús. Él es quien dirige la batalla: tú eres su soldado. Pídele sabiduría al Espíritu Santo para que te muestre lo que debes hacer o decir. Pídele a Dios que intervenga de maneras que nunca podrías imaginar. Y pídele que te mantenga abierto a su voluntad. Él puede hacer inimaginablemente más que cualquier cosa que se nos pueda ocurrir.

Esto no quiere decir que todo saldrá exactamente como lo deseamos. Dios puede hacer algo diferente. Pero en Él confiamos. Después de todo, él dio su vida para rescatarnos de la muerte y el infierno. Ahora que ha resucitado de la muerte, seguramente podemos confiar en él para que nos dirija en la vida, tanto ahora como para siempre.

ORACIÓN: Querido Padre, no tengo poder. Obra con tu poder a través de mí para hacer tu voluntad. Amén.

Dra. Kari Vo

Para reflexionar:

1.- ¿Cómo imaginas que se verán las puertas del infierno cuando Jesús termine con ellas?

2.- ¿Qué problema específico pesa en tu corazón en este momento?

© Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

"Dios nos está rehaciendo día a día, cada vez más a la imagen de Jesucristo" - Cita del Devocional de Hoy de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile "Transformados" - 20/08/2020

Transformados

Así que, hermanos, yo les ruego, por las misericordias de Dios, que se presenten ustedes mismos como un sacrificio vivo, santo y agradable a Dios. ¡Así es como se debe adorar a Dios! Y no adopten las costumbres de este mundo, sino transfórmense por medio de la renovación de su mente, para que comprueben cuál es la voluntad de Dios, lo que es bueno, agradable y perfecto. 

Romanos 12:1-2

Me retuerzo cuando escucho hablar a las personas sobre la superación personal. Hacen propósitos y escriben listas para tratar de vivir como mejores personas. Algunos hasta parecen llevar un recuento mental de las buenas acciones que hacen. Cuantas más buenas obras hagan, mejores personas serán, ¿verdad?

Pero eso no es lo que dice la Biblia. Eso no es lo que Pablo escribe en nuestra lectura de hoy. Nos dice que “se presenten ustedes mismos como un sacrificio vivo, santo y aceptable a Dios… transfórmense por medio de la renovación de su mente”. ¡Qué completo! Dios no está pidiendo un montón de buenas obras, o que tengamos una sección limpia en nuestra vida. Nos está pidiendo todo: cuerpo, mente, obras. Él nos quiere a todos totalmente, todo el tiempo. Él tiene planes para nosotros.

“Santificación” es la palabra que usamos para lo que Dios tiene la intención de hacer con nosotros. Dios nos está rehaciendo día a día, cada vez más a la imagen de Jesucristo. Habrá un fuerte parecido familiar entre nosotros y Él cuando el Espíritu Santo haya terminado. Los demás verán que somos parte de la familia de Dios. Pero las semejanzas familiares no vienen por el trabajo duro, al menos ¡no por nuestro trabajo duro! Todo es un regalo. La Biblia lo llama “Cristo en ti, la esperanza de gloria” (Colosenses 1: 27b).

Entonces, ¿cuál es nuestra parte en este gran proceso de transformación? Es simplemente dejar que suceda, dejar que Dios haga lo que va a hacer, relajarse y disfrutar el proceso y, de vez en cuando, probar algo nuevo que Dios nos presenta: un nuevo desafío, un pequeño cambio o una idea en una situación difícil que podría marcar la diferencia.

Es posible que no veamos los cambios que Dios está obrando en nosotros; de hecho, es casi seguro que otras personas los verán mucho antes que nosotros. Pero lo está haciendo. Después de todo, el mismo Señor que sufrió, murió y resucitó por nosotros, ciertamente se encargará de que seamos todo lo que Él quiere que seamos. Pablo escribe: “Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad. Por lo tanto, todos nosotros, que miramos la gloria del Señor a cara descubierta, como en un espejo, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor” (2 Corintios 3:17-18).

ORACIÓN: Padre, hazme más y más a imagen de Jesús. Amén.

Dra. Kari Vo

Para reflexionar:

1.- ¿Conoces a alguien que se parezca a Jesús? ¿Por qué?

2.- ¿En qué área de tu vida está Dios obrando para hacerte más como Jesús?

© Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

“La conexión con Dios nos ayuda a comprender estos tiempos difíciles” - Frase del psicólogo Renato Erazo, quien dictó la charla Manejo del estrés y la ansiedad en la nueva normalidad - Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile

“La conexión con Dios nos ayuda a comprender estos tiempos difíciles”

La llamada “nueva normalidad” o adaptación de nuestras vidas a la ineludible existencia del COVID-19 nos entrega una oportunidad para reevaluarnos y conectarnos con Dios.

Esa fue la conclusión que entregó el psicólogo Renato Erazo, quien expuso la charla “Manejo del estrés y la ansiedad en la nueva normalidad” el jueves 13 de agosto de 2020, en tiempos en que en Chile (al momento de redactar esta nota) paulatinamente continúa su proceso de desconfinamiento, como ya ha ocurrido en otros países.

En la charla virtual, Renato invitó a reflexionar sobre este tiempo inédito para la humanidad. “La normalidad anterior o vieja normalidad nos ha traído a evaluar realmente cómo estábamos viviendo nuestra vida antes. ¿Sería que era una vida adecuada, una vida en la que estábamos sintiéndonos bien?”.

“Ojalá que el tiempo que hemos estado en casa -añadió- haya sido útil para analizar esta vieja normalidad, y no crear una nueva normalidad solo porque lo están exigiendo o porque las cosas conllevan a esto, sino para que llevemos una normalidad mucho más consciente de nosotros mismos. Debemos reevaluar lo que estaba pasando antes y ver si nuestras relaciones sociales eran adecuadas, o si estábamos llevándolas de una manera valiosa, que nos sintiéramos fortalecidos y apoyados por estos amigos”.

La fragilidad del ser humano

Renato, miembro del equipo de Cristo Para Todas Las Naciones – Guatemala y coordinador del Proyecto JOEL, programa que siembra valores morales y espirituales en adolescentes y jóvenes de escuelas e institutos públicos de ese país, subrayó la importancia de la espiritualidad para enfrentar situaciones complejas.

“Aunque hemos llegado a un avance tecnológico muy alto, el ser humano sigue siendo muy frágil. Esta fragilidad frente a un virus que no se ve me hace pensar que hay algo mucho más poderoso que nosotros”, expresó el psicólogo.

Subrayó que la conexión con Dios “nos ayuda a comprender estos tiempos difíciles, nos trae esperanza, paz y tranquilidad”.

“Cuando hay una creencia y una comunidad espirituales, eso nos ayuda muchísimo a afrontar estas situaciones, a tener más herramientas a nuestro alcance”, completó.

Esta charla fue el segundo evento virtual desarrollado por nuestro Centro de Ministerio como un aporte a la comunidad. La primera charla en esta modalidad la hicimos el 9 de julio de 2020, titulada “Miedo e incertidumbre en tiempos de pandemia. ¿Cómo gestionarlos?”, que fue dictada por la psicóloga Mandy Riquelme.

Mira la charla completa de Renato Erazo en el video, en el que además enseña varias técnicas de relajación para calmar el estrés y la ansiedad.

¿Te gustó el artículo? Suscríbete y recibe contenidos como este en tu e-mail: