Adoptados como hijos. Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones (CPTLN) - Chile. 21_11_2018.

Adoptados como hijos

Pero cuando se cumplió el tiempo señalado, Dios envió a su Hijo, que nació de una mujer y sujeto a la ley, para que redimiera a los que estaban sujetos a la ley, a fin de que recibiéramos la adopción de hijos (Gálatas 4:4-5).

 

 

Artyom, un niño de siete años nacido en Rusia, fue adoptado por una familia de los Estados Unidos. Pero luego de tenerlo por seis meses, su familia adoptiva lo puso en un avión y lo envió de vuelta a Rusia. ¿La razón? Dijeron que Artyom era “mentalmente inestable”.

 

Por su parte, los médicos rusos que examinaron al niño dijeron no haberle encontrado ningún problema.

 

El presidente de Rusia dijo que quien tenía algún problema era la familia que había adoptado a Artyom, y que rechazar al niño había sido un “acto monstruoso… no sólo inmoral, sino también ilegal”.

 

Cuando escuché la noticia, recordé lo que Pablo escribió en Gálatas: “Dios envió a su Hijo a redimirnos para que podamos ser adoptados como hijos”.

 

Sí, nuestra fe en el Salvador nos ha hecho miembros adoptados en la familia de la fe. Gracias a lo que Jesús ha hecho por nosotros en Belén, Galilea, Judea, Samaria y en la cruz del calvario, a nosotros se nos ha dado una nueva vida.

 

Jesús hizo todas esas cosas a la perfección, incluyendo entregar su vida, para que nosotros podamos ser salvos y adoptados.

 

Lo que me entristece es que somos espiritualmente inestables. Somos parte de la familia de Dios, pero seguimos pecando, o sea, seguimos haciendo las cosas que hacíamos cuando pertenecíamos a la familia humana que no reconoce a Jesús.

 

Es asombroso que Dios no nos envíe de regreso. Pero no lo hace. La misericordia del Padre hace que nos perdone, nos ame, nos anime y nos apoye. Gracias a la obra de Jesús, completada en la cruz y aceptada en el Domingo de Resurrección, nuestro Padre celestial envía su Espíritu Santo para hacernos parte de la familia de fe.

 

ORACIÓN: Señor Dios, perdóname cuando no vivo como uno de tus hijos adoptados. Borra mis pecados y crea en mí un corazón nuevo. Haz que mi corazón esté agradecido por la obra y sacrificio de Jesús, para que viva como corresponde a un hijo tuyo. En el nombre de Jesús. Amén.

 

 

Publicado originalmente en Paraelcamino.com

 

 

© Copyright 2018 Cristo Para Todas Las Naciones

Adoptados como hijos
¡Compártelo!

You May Also Like

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *