¿Qué lo mueve? ¿Qué lo empuja? El gran amor por aquellos a quienes viene a salvar - Frase destacada del devocional cristiano de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile - 06/03/2022

Afirmó su rostro para ir a Jerusalén

Se acercaba el tiempo en que Jesús había de ser recibido arriba, así que resolvió con firmeza dirigirse a Jerusalén. Envió mensajeros delante de él, y ellos se fueron y entraron en una aldea samaritana para prepararle todo; pero los de allí no lo recibieron porque se dieron cuenta de que su intención era ir a Jerusalén. 

Lucas 9:51-53

Durante la cuaresma, los cristianos somos invitados a caminar con Jesús hacia Jerusalén. Todos sabemos lo que le espera al llegar a destino. Él también lo sabe, y sin embargo está resuelto a dirigirse hacia allí. Un poco antes él ya había dicho “es necesario que el Hijo del Hombre padezca muchas cosas, que sea desechado por los ancianos, por los principales sacerdotes y por los escribas, y que muera y resucite al tercer día”. Nuestro destino eterno está ligado a ese viaje. 

Jesús se encamina hacia la cruz, la vergüenza, la humillación, la muerte. De acuerdo al modo que eligió el evangelista San Lucas para narrar la vida de Jesús, ese largo viaje hacia la cruz comienza aquí, cuando Jesús “afirmó su rostro”, o como dicen otras versiones, “resolvió con firmeza dirigirse a Jerusalén”. Eso sí que puede llamarse “determinación”. ¿Qué lo mueve? ¿Qué lo empuja? El gran amor por aquellos a quienes viene a salvar. Su amor por ti y por mí, seres humanos perdidos y condenados.

A partir de ese momento, Jesús va por “el camino”. Un camino lleno de acción, donde el destino de muchos se define. No es un viaje en soledad. Pero sobre el final del viaje la soledad lo tomará por asalto. Habrá traición, negación e indiferencia. Abandonado por su nación, por la cúpula religiosa judía, por el estado romano, por sus discípulos… Y en la hora más oscura, abandonado por Dios mismo. ¡Qué gran misterio!

ORACIÓN: Amado Jesús: Te alabo por el gran amor que te hizo caminar hacia la cruz. Que yo dirija mi rostro hacia ti en fe y adoración. Amén.

Prof. Antonio R. Schimpf – Seminario Concordia, Buenos Aires, Argentina

Para reflexionar:

¿Qué cosas te atan o impiden ser un auténtico seguidor de Jesús?

¿Qué parte has tenido en la muerte de Jesús?

¿Qué resolución importante te animarías a tomar por amor a Jesús?

© Copyright 2022 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

Afirmó su rostro para ir a Jerusalén
¡Compártelo!

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.