“Jesús nos llama así como llamó a ese hombre: ‘¡Ven y sígueme!” - cita del devocional cristiano de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile "Ven y sígueme" - 05/03/2021

Ven y sígueme

Un hombre llegó corriendo, se arrodilló delante de él, y le preguntó: “Maestro bueno, ¿qué debo hacer para heredar la vida eterna?”. Jesús le dijo: “[…] Ya conoces los mandamientos: No mates. No cometas adulterio. No robes. No des falso testimonio. No defraudes. Honra a tu padre y a tu madre”. Aquel hombre le respondió: “Maestro, todo esto lo he cumplido desde mi juventud”. Jesús lo miró y, con mucho amor, le dijo: “Una cosa te falta: anda y vende todo lo que tienes, y dáselo a los pobres. Así tendrás un tesoro en el cielo. Después de eso, ven y sígueme”. Cuando aquel hombre oyó eso, se afligió y se fue triste, porque tenía muchas posesiones.

Marcos 10:17b-18a, 19-22

Este hombre lo había intentado… ¡y mucho! “Todo esto lo he cumplido desde mi juventud”, le dijo a Jesús. Pero quería hacer más, tener algo que le garantizara la vida eterna. Estaba seguro de que Jesús podría decirle qué era lo que debía hacer.

Y Jesús miró a ese hombre ferviente y religioso y lo amó. Luego, le dijo la verdad. Sus riquezas se habían vuelto más importantes para él que cualquier otra cosa, incluso Dios. Jesús le ofreció revertir esa situación, cambiando sus riquezas por él, quien es la vida eterna.

Pero el hombre no pudo y se fue triste. ¿Y Jesús? Él también se quedó triste, pues lo amaba, así como también nos ama a nosotros, incluso cuando nos equivocamos, cuando permitimos que algo o alguien se vuelva más importante que él mismo. Jesús nos llama así como llamó a ese hombre: “¡Ven y sígueme!”. ¿Por qué? Porque nos ama. Porque nos valora. Porque quiere que vivamos para siempre… tanto, que dio su vida en la cruz para que sea posible.

Jesus es nuestro verdadero amor, nuestra verdadera riqueza. Y nosotros somos su amor y riqueza.

ORACIÓN: Espíritu Santo, haz que Jesús sea lo primero en mi vida. Amén.

Para reflexionar:

1.- ¿Cuáles son las cinco prioridades en tu vida?

2.- ¿A qué dedicas más tiempo y esfuerzo?

3.- ¿Qué es lo que más interfiere en tu relación con Jesús?

© Copyright 2021 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

“¡Mantén tu mirada en Jesús! Él es el centro, el único que importa” - Cita del devocional cristiano de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile "Jesús es suficiente" - 04/03/2021

Jesús es suficiente

Seis días después, Jesús se llevó aparte a Pedro, Jacobo y Juan. Los llevó a un monte alto, y allí se transfiguró delante de ellos. Sus vestidos se volvieron resplandecientes y muy blancos, como la nieve. ¡Nadie en este mundo que los lavara podría dejarlos tan blancos! Y se les aparecieron Elías y Moisés, y hablaban con Jesús. Pedro le dijo entonces a Jesús: «Maestro, ¡qué bueno es para nosotros estar aquí! Vamos a hacer tres cobertizos; uno para ti, otro para Moisés, y otro para Elías». Y es que no sabía qué decir, pues todos estaban espantados. En eso, vino una nube y les hizo sombra. Y desde la nube se oyó una voz que decía: «Éste es mi Hijo amado. ¡Escúchenlo!». Miraron a su alrededor, pero no vieron a nadie; sólo Jesús estaba con ellos.

Marcos 9:2-8

Pedro quedó impresionado. Elías y Moisés estaban allí hablando con Jesús, ¡dos grandes héroes de la historia de Israel! Y como nos sucede a muchos cuando estamos bajo presión, Pedro empezó a balbucir: “Vamos a hacer tres cobertizos; uno para ti, otro para Moisés, y otro para Elias”. ¿Qué habrá querido decir?

Parece que Pedro quería que todos se quedaran en esa montaña. Y también parece que estaba poniendo a Moisés y a Elías al mismo nivel que Jesús. iPobre Pedro, qué confundido estaba!

Dios puso fin a esas tonterías de inmediato cuando dijo: “Éste es mi Hijo amado. ¡Escúchenlo!”. No balbucees. No te preocupes por los distinguidos visitantes. ¡Mantén tu mirada en Jesús! Él es el centro, el único que importa.

Jesús es suficiente. Al final, no importa si estamos en la cima de una montaña emocional o en los valles del sufrimiento. Si hacemos compañía a los grandes o si somos ignorados como los pobres. Jesús, nuestro Salvador, está con nosotros.

ORACIÓN: Señor, te doy gracias porque tú eres mío y yo soy tuyo. Amén.

Para reflexionar:

1.- ¿Te pones nervioso cuando estás ante personas importantes?

2.- Entendiendo quién es Jesús, ¿te da vergüenza estar con él? ¿Por qué sí o por qué no?

3.- ¿De qué formas te ha ayudado en la vida fijar tu mirada en Jesús?

© Copyright 2021 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

“Pedro acababa de sugerir que Jesús debía evitar hablar de la cruz (...) Pero ¿dónde nos hubiera dejado eso al resto de nosotros?” - cita del devocional cristiano de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile "Nada impedirá que nos salve" - 03/03/2021

Nada impedirá que nos salve

Jesús comenzó entonces a enseñarles que era necesario que el Hijo del Hombre sufriera mucho y fuera desechado por los ancianos, los principales sacerdotes y los escribas, y que tenía que morir y resucitar después de tres días. Esto se lo dijo con toda franqueza. Pero Pedro lo llevó aparte y comenzó a reconvenirlo. Entonces Jesús se volvió a ver a los discípulos, y reprendió a Pedro. Le dijo: «¡Aléjate de mi vista, Satanás! ¡Tú no piensas en las cosas de Dios sino en cuestiones humanas!».

Marcos 8:31-33

En esta historia hay una frase que atrapa. Es la que describe lo que Jesús hizo cuando Pedro comenzó a decirle que no hablara de la cruz. Dice: “Entonces Jesús se volvió a ver a los discípulos, y reprendió a Pedro…”. Jesús deliberadamente se volvió y miró primero al resto de sus discípulos. Tiene que haber una razón para eso, de lo contrario, ¿por qué el Espíritu Santo lo pondría en el texto? Quizás Jesús quería comprobar si alguien más estaba de acuerdo con Pedro, o si estaban prestando atención.

Pero, conociendo a Jesús, quizás haya sido por una tercera razón. Pedro acababa de sugerir que Jesús debía evitar hablar de la cruz. No, más que eso, debía por completo evitar ir a la cruz, debía apartarse del plan de Dios para salvarnos, debía salvarse de todo el dolor que le esperaba. Pero ¿dónde nos hubiera dejado eso al resto de nosotros? Camino al infierno, sufriendo los efectos de nuestros corazones quebrantados y rebeldes y separados del Dios que nos ama y que quiere que vivamos con él para siempre.

Jesús se volvió a ver a sus discípulos, no sólo a los doce, sino a ti y a mí y a todas las personas que ama, a aquellos que vino a rescatar, a aquellos por quienes vino a morir y resucitar. Nada impedirá que él nos salve.

ORACIÓN: Señor, gracias por amarnos tanto. Amén.

Para reflexionar:

1.- ¿Alguna vez alguien trató de impedir que hicieras lo que tenías que hacer?

2.- ¿Por qué haces las tareas más difíciles de tu vida?

3.- ¿Cómo te hace sentir saber que Jesús siempre te tiene en mente?

© Copyright 2021 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

“Jesús se ha comprometido a ser nuestro Salvador desde mucho antes de nacer en Belén” - cita del devocional cristiano de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile "Comprometido para siempre" - 02/03/2021

Comprometido para siempre

Jesús y sus discípulos fueron entonces a las aldeas de Cesarea de Filipo. En el camino, Jesús les preguntó: «¿Quién dice la gente que soy yo?». Ellos respondieron: «Unos dicen que eres Juan el Bautista; otros, que Elías; y otros más, que alguno de los profetas». Entonces él les preguntó: «Y ustedes, ¿quién dicen que soy?». Pedro le respondió: «Tú eres el Cristo». Pero él les mandó que no dijeran nada a nadie acerca de él.

Marcos 8:27-30

A veces las conversaciones superficiales derivan en temas profundos. Eso le sucedió a Pedro en el texto para hoy.

Jesús comienza con una pregunta general: “¿Quién dice la gente que soy yo?”. Y los discípulos no tienen problemas en darle respuestas. Después de todo, es solo un rumor. No les importa si las respuestas son correctas o incorrectas, realistas u ofensivas. No son respuestas de los discípulos, así es que, ¿a quién le importa?

Pero luego Jesús es más específico. Pregunta: “Y ustedes, ¿quién dicen que soy?”. Aquí las cosas cambian, porque ya nadie quiere equivocarse, no justo frente a Jesús. Sin embargo, no es fácil decir lo que recién están empezando a creer: ¡que él es el Mesías, el Salvador, el Hijo de Dios! ¡No es de extrañar que Pedro fuera el único en hablar!

Y va más profundo todavía. Al decir “Tú eres el Cristo”, se está comprometiendo. De allí en más tendrá que seguir a ese hombre, obedecer todo lo que él diga y permanecer con él en las buenas y en las malas. Tendrá que hacerlo porque ha admitido que él es el Cristo. Ya no hay marcha atrás.

Gracias a Dios, el compromiso es mutuo. Jesús se ha comprometido a ser nuestro Salvador desde mucho antes de nacer en Belén: se comprometió a rescatarnos, a perdonar nuestros pecados, a sanar nuestros quebrantos y a darnos vida eterna. ¡Gracias a Dios!

ORACIÓN: Señor Jesús, mantenme contigo siempre. Amén.

Para reflexionar:

1.- ¿Cuándo has tenido que responder una pregunta incómoda?

2.- ¿Le tienes miedo al compromiso? ¿Por qué?

3.- ¿Qué significa para ti que Jesús se haya comprometido a ser tu Señor para siempre?

© Copyright 2021 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

“Tal vez Dios nos está diciendo: ‘Eso no es asunto tuyo’. Y nos dirige a mantener los ojos en Jesús” - Cita del Devocional cristiano de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile "¿Por qué, Señor?" - 01/03/2021

¿Por qué, Señor?

Le llevaron un ciego y le rogaron que lo tocara. Jesús tomó la mano del ciego y lo llevó fuera de la aldea. Allí escupió en los ojos del ciego, y luego le puso las manos encima y le preguntó: “¿Puedes ver algo?”. El ciego levantó los ojos y dijo: “Veo gente. Parecen árboles que caminan”. Jesús le puso otra vez las manos sobre los ojos, y el ciego recobró la vista y pudo ver a todos de lejos y con claridad. Jesús lo envió a su casa, y le dijo: “No vayas ahora a la aldea”.

Marcos 8:22b-26

Esta es una historia un tanto extraña. Para empezar, vemos a Jesús llevando a un ciego fuera de la aldea para curarlo y luego prohibiendole que regrese a la aldea. ¿Por qué? No lo sabemos.

Después, ¿por qué escupir en los ojos del hombre? Y luego está la curación en dos partes: Jesús se detiene en medio de ella para consultar a su “paciente” y luego termina el milagro. No es la forma en que Jesús normalmente actúa. ¿Por qué será?

No lo sabemos. Pero se parece a algunos episodios en la vida en los que, aunque tratamos de seguir a Dios lo mejor que podemos, no lo logramos.”¿Por qué, Señor?”, preguntamos cuando no podemos tener hijos, cuando la familia se divide, cuando nos despiden del trabajo y tenemos que luchar para poner pan en la mesa.

Tal vez Dios nos está diciendo: “Eso no es asunto tuyo”. Y nos dirige a mantener los ojos en Jesús, quien nos acompaña, ayuda y sana, ¡incluso de maneras inusuales! Y también quien, finalmente, nos salva a través de su vergonzosa muerte en la cruz. Eso es suficiente. Nuestras preguntas pueden esperar para más adelante.

ORACIÓN: Señor, cuando no entiendo lo que estás haciendo, ayúdame a confiar en ti de todas maneras. Amén.

Para reflexionar:

1.- ¿Qué quisieras preguntarle a Jesús?

2.- ¿Qué haces cuando no puedes entender lo que Dios está haciendo en tu vida?

3.- ¿Alguna vez entendiste las decisiones de Dios sólo después de un tiempo?

© Copyright 2021 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

“...Jesús nos dice: ‘Yo estaré contigo’. Y eso es suficiente” - Cita del devocional cristiano de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile "Jesús está contigo" - 26/02/2021

Jesús está contigo

Jesús llamó a los doce y comenzó a enviarlos de dos en dos. Les dio autoridad sobre los espíritus impuros, y les mandó que no llevaran nada para el camino. Aparte de un bastón, no debían llevar mochila, ni pan, ni dinero en el cinto. También podían llevar sandalias, pero no dos mudas de ropa. Les dijo: “Cuando ustedes lleguen a una casa, quédense allí hasta que salgan de ese lugar. Si en algún lugar no los reciben ni los escuchan, salgan de allí y sacúdanse el polvo de los pies, como un testimonio contra ellos” […]. Los doce salieron e iban predicando a la gente que se arrepintiera. También expulsaban muchos demonios, y ungían con aceite a muchos enfermos y los sanaban.

Marcos 6:7-13

Porque Jesús tiene prisa por difundir las Buenas Nuevas, envía a sus apóstoles a predicar, enseñar y sanar. Y para que eso sea posible, les da lo único que sabe que necesitarán: autoridad sobre los demonios.

Pero fijémonos lo que no les da: no les da bolsa ni maleta, ni comida para el camino, ni billetera, ni ropa extra. Los envía sin autoridad sobre los seres humanos; si no escuchan, lo máximo que podían hacer era marcharse. Esto debe haberlos hecho sentir increíblemente vulnerables.

Y hay ocasiones en que Jesús también nos hace eso a nosotros. Nos envía a mostrar el amor de Dios a las personas en situaciones en las que nos sentimos tremendamente vulnerables, confundidos, asustados, sin preparación, sin saber qué decir o hacer. Entonces Jesús nos dice: “Yo estaré contigo”. Y eso es suficiente.

Y es suficiente, porque pronto descubrimos que él nos da lo que necesitamos cuando lo necesitamos. Al mirar hacia atrás, vemos que él tuvo el control de la situación todo el tiempo. A través de nosotros estaba llegando a otros para que también se acercaran a él, aquel que se hizo vulnerable hasta el punto de sufrir, morir y resucitar para que podamos ser salvos.

ORACIÓN: Señor, ayúdame a confiar en ti cuando atraviese situaciones difíciles. Amén.

Para reflexionar:

1.- ¿Alguna vez te olvidaste de empacar algo que realmente necesitabas?

2.- ¿A qué situación te está enviando Dios en estos momentos para que hagas algo por él?

3.- ¿Qué cosas te ha dado Dios para que puedas hacerlo?

© Copyright 2021 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

“Dios nos ama tanto, que nos ofrece ser parte de su vida eterna y resucitada” - cita del devocional cristiano de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile "Un muchacho de pueblo" - 11/02/2021

Un muchacho de pueblo

De allí Jesús se fue a su tierra, y sus discípulos lo siguieron. Cuando llegó el día de reposo, comenzó a enseñar en la sinagoga. Al escuchar a Jesús, muchos se preguntaban admirados: “¿De dónde sabe este todo esto? ¿Qué clase de sabiduría ha recibido? ¿Cómo es que con sus manos puede hacer estos milagros? ¿Acaso no es éste el carpintero, hijo de María y hermano de Jacobo, José, Judas y Simón? ¿Acaso no están sus hermanas aquí, entre nosotros?”. Y les resultaba muy difícil entenderlo […] y […] se quedó asombrado de la incredulidad de ellos. 

Marcos 6:1-3, 6a

Hay veces en que los conocimientos o sabiduría no sirven mucho o no son tenidos en cuenta. Cuando mi hijo tenía ocho años quise ayudarlo con sus tareas de gramática, pero su respuesta fue: “Tú solo eres mi mamá, pero mi maestra es una maestra de verdad”.

Algo similar le sucedió a Jesús. Los habitantes de Nazaret escucharon su sabiduría y vieron sus milagros, pero nada de eso les fue suficiente. No podían pasar por alto el hecho de que Jesús había crecido con ellos. no era más que un simple muchacho de su pueblo cuya familia todavía vivía entre ellos.

Nosotros también le hacemos esto a Jesús. Mientras Dios esté creando mundos y disparando rayos, lo escuchamos con los ojos bien abiertos. Pero que venga a nuestro mundo como un ser humano como nosotros, ¡eso es diferente!

Sin embargo, ese es el milagro más grande de todos: que Dios nos ame tanto que se rebaje al punto de hacerse hombre para vivir, sufrir y morir en una cruz para convertirnos en su familia. Nos ama tanto, que nos ofrece ser parte de su vida eterna y resucitada.

ORACIÓN: Señor, gracias por rebajarte por mí. Amén.

Para reflexionar:

1.- ¿Alguna vez alguien te subestimó porque te conocía demasiado bien?

2.- ¿Te resulta fácil confiar en un extraño en asuntos importantes?

3.- ¿Qué dificulta que las personas que conoces confíen en Jesús?

© Copyright 2021 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

“Jesús quiere darte más: quiere que seas su hijo gozoso, bendecido y perdonado...” - cita del devocional cristiano de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile "Algo mejor" - 24/02/2021

Algo mejor

Una gran multitud lo seguía y lo apretujaba. Allí estaba una mujer que desde hacía doce años padecía de hemorragias […], se le acercó por detrás, entre la gente, y le tocó el manto. Y es que decía: «Si alcanzo a tocar aunque sea su manto, me sanaré». Y tan pronto como tocó el manto de Jesús, su hemorragia se detuvo, por lo que sintió en su cuerpo que había quedado sana de esa enfermedad. Jesús se dio cuenta enseguida de que de él había salido poder. Pero se volvió a la multitud y preguntó: «¿Quién ha tocado mis vestidos?» […]. Entonces la mujer, que sabía lo que en ella había ocurrido, con temor y temblor se acercó y, arrodillándose delante de él, le dijo toda la verdad. Jesús le dijo: «Hija, por tu fe has sido sanada. Ve en paz, y queda sana de tu enfermedad». 

Marcos 5: 24b-25, 27b-30, 33-34.

La mujer de esta historia tenía buenas razones para tener miedo. De acuerdo con la tradición, su enfermedad la hacía impura y no debía estar en una multitud, y mucho menos tocar a un rabino famoso. Pero ella estaba desesperada, por lo que decidió “robar” su curación tocando la ropa de Jesús y desapareciendo luego, todo secretamente.

Pero Jesús quería algo mejor para ella, por lo que tan pronto como se dio cuenta de lo que había sucedido, se hizo cargo del asunto. Ella le dijo la verdad y, en lugar de ser castigada, fue bendecida: Jesús confirmó públicamente su curación, la llamó “hija” y la despidió en paz. De esa manera, Jesús le devolvió a la mujer su vida física, espiritual, social y emocional.

Dios se preocupa por ti de la misma manera. Quizás estés buscando su ayuda desesperadamente para algo, y es bueno que así lo hagas. Pero él quiere darte más: quiere que seas su hijo gozoso, bendecido y perdonado, que experimentes la vida real que Jesús ofrece a todos los que confían en él. Por eso Jesús murió y resucitó… por ti.

ORACIÓN: Señor, dame lo que tú sabes que necesito. Amén.

Para reflexionar:

1.- ¿Alguna vez has tratado de conseguir algo a escondidas?

2.- ¿Qué le pedirías hoy a Jesús?

3.- ¿Qué cosas buenas te ha dado Dios sin que se las pidieras?

© Copyright 2021 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

“Jesús te compró para Dios al precio de su propia vida y ahora te ofrece vida eterna” - cita del devocional cristiano de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile - 23/02/2021

Valió la pena

Llegaron al otro lado del lago, a la región de los gerasenos, y en cuanto Jesus salió de la barca, se le acercó un hombre que tenía un espíritu impuro. Este hombre vivía entre los sepulcros, y nadie lo podía sujetar, ni siquiera con cadenas […] Andaba de día y de noche por los montes y los sepulcros, gritando y lastimándose con las piedras, pero al ver a Jesús de lejos, corrió para arrodillarse delante de él. 

Marcos 5:1-3,56

¿Recuerdas cómo sigue esta historia? Jesús libera al hombre de los demonios, que se van a tomar posesión de un hato de cerdos; pero los cerdos deciden que no les gustan sus nuevos compañeros de cuarto y muy sensatamente se tiran al mar y se ahogan. Todo el vecindario va a ver lo que ha sucedido y quedan totalmente aterrorizados, por lo que le ruegan a Jesús que se vaya. Jesús no tiene más remedio que volver inmediatamente a la misma barca en la que ya había pasado una noche, e ir a otro lugar (ver Marcos 5:7-16).

¿Valió la pena? Para Jesús, sí. Había salvado una vida, un ser humano, del poder del mal. Comparado con eso, ¿qué importaba el viaje, los aldeanos trastornados o incluso los dos mil cerdos muertos? La vida de ese hombre hizo que todo el desastre valiera la pena.

Y eso es lo que Jesús siente también por ti. Para Jesús valió la pena haber nacido en un establo; valieron la pena sus años como predicador ambulante. Valió la pena ser traicionado, golpeado y clavado en una cruz; valió la pena morir… todo por ti. Jesús tenía la intención de rescatarte del poder del mal, y lo hizo. Te compró para Dios al precio de su propia vida y ahora te ofrece vida eterna. Porque para él, tú vales la pena.

ORACIÓN: Señor, gracias porque te importo tanto. Amén. 

Para reflexionar:

1.- ¿En base a qué calificas a una persona de valiosa?

2.- A los ojos de Dios eres valioso. ¿Qué crees tú de ti mismo?

3.- ¿Cuán valiosas son las personas que te rodean?

© Copyright 2021 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

“Mientras él esté con nosotros, no vamos a perecer. Incluso si pareciera que está dormido, lo lograremos” - Cita del devocional cristiano de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile "A salvo en sus manos" - 22/02/2021

A salvo en sus manos

Ese mismo día, al caer la noche, Jesús les dijo a sus discípulos: “Pasemos al otro lado”. Despidió a la multitud, y partieron con él en la barca donde estaba […] Pero se levantó una gran tempestad con vientos, y […] las olas azotaban la barca […] Jesús estaba en la popa, y dormía sobre una almohada. Lo despertaron y le dijeron: “¡Maestro! ¿Acaso no te importa que estamos por naufragar? 

Marcos 4:35-36a, 37a, 38.

Las tormentas pueden dar miedo, especialmente cuando uno está en un bote pequeño lejos de la costa. Incluso los discípulos, que habían pasado toda su vida en barcas, estaban asustados. ¿Se hundirían esta vez?

Así es que despertaron a Jesús y se quejaron: “¿Acaso no te importa que estamos por naufragar?”. Entonces Jesús se levantó, calmó la tormenta y les preguntó: “¿Por qué tienen tanto miedo?

El podría decirnos lo mismo a ti y a mí, ¿verdad? Nosotros también tenemos tormentas en nuestra vida: enfermedades, peligro, dolor y pérdidas, todas cosas que amenazan con hundir nuestros pequeños botes. Sabemos que podemos hundirnos muy fácilmente. ¡Por supuesto que tenemos miedo!

Sin embargo, tenemos a Jesús. Mientras él esté con nosotros, no vamos a perecer. Incluso si pareciera que está dormido, lo lograremos. ¡La tormenta conoce a su Señor!

Entonces, ¿qué debemos hacer cuando estamos asustados? ¡Exactamente lo que hicieron los discípulos, aunque con mejores modales! Podemos pedirle ayuda a Dios, sabiendo que él tiene todo el poder. Podemos confiar en que él nos salvará. Después de todo, él nos ama tanto como para morir por nosotros, y resucitar para que podamos tener vida eterna. Porque nos ama, estamos a salvo en sus manos.

ORACIÓN: Amado Señor, cuando tenga miedo, ayúdame a confiar en ti. Amén.

Para reflexionar:

1.- ¿Te gustan las tormentas?

2.- ¿Qué tormentas has tenido en la vida?

3.- ¿Cómo te ha ayudado Jesús a sobrevivir esas tormentas?

© Copyright 2021 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail: