La ayuda de los indefensos - Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile - 23/10/2019

La ayuda de los indefensos

En ese momento los discípulos se acercaron a Jesús, y le preguntaron: «¿Quién es el mayor en el reino de los cielos?». Jesús llamó a un niño, lo puso en medio de ellos, y dijo: «De cierto les digo, que si ustedes no cambian y se vuelven como niños, no entrarán en el reino de los cielos. Así que, cualquiera que se humilla como este niño es el mayor en el reino de los cielos; y cualquiera que recibe en mi nombre a un niño como éste, me recibe a mí». Tengan cuidado de no menospreciar a uno de estos pequeños, porque yo les digo que sus ángeles en los cielos ven siempre el rostro de mi Padre que está en los cielos.

Mateo 18:1-5, 10

“Cualquiera que se humilla como este niño es el mayor en el reino de los cielos”.

La mayoría de nosotros hemos escuchado estas palabras de Jesús tan a menudo que no nos sorprenden. Ay, qué lindo, podemos pensar. Los niños son tan adorables, tan inocentes. A eso debe referirse Jesús. Excepto que… los niños no son realmente tan puros e inocentes, ¿verdad? Cualquier maestra de preescolar puede decirte lo contrario. Los niños son pecadores igual que los adultos. La diferencia es que tienen menos experiencia, menos poder y oportunidades para causar daño.

Entonces, ¿qué quiere decir Jesús cuando nos dice que seamos como niños? Me parece que el rasgo definitorio único de los niños es que son indefensos. Un niño no tiene nada que ofrecer, nada con que negociar. Los niños no tienen dinero, poder, prestigio, experiencia, talentos o habilidades. No pueden protegerse, porque todos los que los rodean son más grandes, fuertes e inteligentes. Son víctimas potenciales, a menos que encuentren quien los proteja.

Esto es lo que Jesús nos llama a reconocer en nosotros mismos. Somos totalmente indefensos, nos demos cuenta o no. Podemos tener educación o astucia callejera, poder o dinero. Pero nada de eso sirve contra los ataques del pecado, la muerte y el diablo. En lo que realmente importa, todos somos tan indefensos como los recién nacidos, ¡y muy afortunadas son las personas que se dan cuenta de esta realidad y corren de todo corazón hacia Jesús para que las proteja! Esas personas han renunciado a la idea de querer salvarse a sí mismas. Están poniendo toda su confianza en su Salvador, en Jesús, y eso las hace las más grandes en el reino de los cielos. Todo lo que tienen viene de Jesús.

Él es la ayuda de los indefensos. Él es quien los tiene en sus manos y advierte a todos para que no les hagan daño. Dios el Padre no olvidará a los que dañan a sus pequeños, y eso incluye no solo a los niños, sino a cualquiera, incluso a ti, que has corrido hacia él en busca de refugio. Nos atesora como a su propio Hijo. Como dijo Jesús: “Quien recibe a uno de esos niños en mi nombre me recibe a mí”. Por eso sabemos cuán importantes somos para Dios y cuán cuidadosamente debemos apreciar a las personas que nos rodean.

ORACIÓN: Querido Señor, ayúdame a confiar en ti y en nada más. Amén.

Dra. Kari Vo

Para reflexionar:

1.- ¿En qué estás tentado a confiar para tu protección?
2.- ¿Qué cosas prácticas puedes hacer para reconocer el alto valor que Dios pone en las personas indefensas que te rodean?

© Copyright 2019 Cristo Para Todas Las Naciones


Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

La ayuda de los indefensos
¡Compártelo!

You May Also Like

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *