"Siento tristeza de ver a personas tan amables hablándoles a figuras que tienen oídos, pero no pueden escuchar, buscando ayuda en imágenes que tienen manos, pero no pueden moverse" - Cita del Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile "Confianza injustificada (en los ídolos) - 13/02/2020

Confianza injustificada

Los dioses de los paganos son de oro y plata, y están hechos por la mano del hombre. Tienen boca, pero no hablan; tienen ojos, pero no ven; orejas tienen, pero no oyen, y en sus labios no hay aliento de vida.

Salmos 135:15-17

Conocida como la “tierra de las sonrisas”, los visitantes de Tailandia quedan inmediatamente impresionados por lo cortés y amable que es su pueblo.

Aunque los tailandeses no forjan amistades profundas rápidamente, una vez que desarrollan una relación nunca la rompen.

Debido a que casi el 94 por ciento de los habitantes de Tailandia son budistas, la influencia de la religión budista se puede ver en prácticamente todos los aspectos de la cultura tailandesa. Las creencias y valores del budismo están estrechamente entrelazados en la sociedad tailandesa. Esto se hace muy evidente con la miríada de templos y santuarios que se pueden encontrar en cada comunidad a lo largo de todo el país. Las estatuas de Buda, los ídolos y las imágenes de otros seres míticos son parte común de la decoración. Aunque estén hechas de madera u hormigón o talladas en piedra, muchas de estas figuras de Buda están recubiertas de oro. Es muy común ver a los tailandeses arrodillados ante una imagen de Buda o ante los ídolos que ponen en lugares destacados en sus hogares.

Después de colocar ofrendas de comida, un vaso de agua o flores en el altar, los fieles budistas a menudo encienden varias varitas de incienso. Con la sinceridad grabada en sus rostros, se inclinan y repiten cánticos y oraciones con la esperanza de que el humo que se eleva del incienso lleve de alguna manera sus peticiones a Buda o a sus antepasados. En algunos santuarios se pueden comprar pequeñas piezas de pan de oro y luego ponerlas en la figura de Buda como una ofrenda especial.

Como cristiano, siento emociones encontradas cuando observo a personas budistas rezándole a ídolos o imágenes hechas por manos humanas. Siento tristeza de ver a personas tan amables hablándoles a figuras que tienen oídos, pero no pueden escuchar, buscando ayuda en imágenes que tienen manos, pero no pueden moverse. Siento compasión por ellos, porque sé que están haciendo lo único que saben hacer. Al mismo tiempo, siento alegría y profunda gratitud porque tengo un Dios que está vivo, que tiene poder para ayudar y que me ama. Cuando oro, Dios me escucha y me responde. Cuando lo necesito, Él actúa en mi favor. Él me guía y me protege. No hay otro dios como Él.

Hay personas en todo el mundo, como los millones de budistas de Tailandia, que necesitan escuchar el amor de Dios dado en su Hijo Jesús. Nuestro Dios es un Dios que ama, escucha y salva. Le agradecemos por el don de la vida eterna a través de la muerte de Jesús en la cruz por nuestros pecados, y le agradecemos por la victoria que es nuestra a través de su resurrección de la muerte.

ORACIÓN: Dios misericordioso, envía a tu Espíritu Santo a trabajar en los corazones de las personas en todas partes del mundo. En el nombre de Jesús oramos. Amén.

Por Dennis Denow, misionero en Asia.

Para reflexionar:

1.- ¿Por qué les resultó tan difícil a los hijos de Israel resistirse a la adoración de ídolos de oro?

2.- ¿En qué cosas injustificadas depositan las personas su fe o confianza en la actualidad?

© Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

Confianza injustificada
¡Compártelo!

You May Also Like

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *