Contra nuestra naturaleza - Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile - 07/10/2019

Contra nuestra naturaleza

(Jesús dijo:) Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él los guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oiga, y les hará saber las cosas que habrán de venir. Él me glorificará, porque tomará de lo mío y se lo hará saber.

Juan 16:13-14

Remodelar la cocina puede venir con sorpresas.

No estaba preparado para el polvo que habría de cubrir todo, ni con varias semanas de tener que ser creativos con las comidas, ni de lo útil que era tener un mostrador. Mi querida esposa tampoco estaba preparada para lavar los platos en la bañera, tener que sacar agua del baño para preparar café, y no contar con el horno durante tanto tiempo.

Lo que pensé que sería una tarea simple bajo la dirección de trabajadores competentes con las herramientas adecuadas, resultó ser un proceso de renovación mayor que tomaría más tiempo y dinero de lo planeado. Al fin y al cabo, todo lleva más tiempo y cuesta más de lo que uno se imagina. Cada día parecía traer nuevos desafíos.

Al principio estaba en shock y me preguntaba: “¿Será que algún día terminaremos?”. Después de tres semanas me resigné: viviría con la realidad de la situación, apoyaría a mi esposa y mantendría el sentido del humor. Debo agregar que la ayuda de no pocos amigos hizo que el proyecto fuera soportable.

Me alegra decir que la cocina está casi terminada ahora. Será, ¿me atrevo a decirlo? Definitivamente glamorosa y mucho más eficiente (como de costumbre, mi esposa tenía razón). Ahora me pregunto por qué me resistí al proyecto, aunque en realidad, esa es mi naturaleza.

Por supuesto que esto no me pasa solo a mí. Muchos otros han pasado por circunstancias similares. Parece ir de la mano con la forma en que frecuentemente resistimos el cambio, rechazando ideas nuevas o desconocidas. Nos resulta difícil aceptar algo nuevo, sean personas, teorías o formas de hacer las cosas. Luchamos contra lo que a menudo es para nuestro bien.

Si es por nosotros, también resistiríamos las Buenas Nuevas de Jesús. “Nadie puede decir que me convencieron de darle la bienvenida a Jesús en mi vida”, diríamos con orgullo. Pero, gracias a Dios, esto no es algo que logramos con nuestro propio esfuerzo. Todo ha sido hecho por Dios: tenía que ser así, porque nosotros nunca lo buscaríamos por nuestra propia cuenta. El apóstol Pablo lo sabía muy bien: “Ciertamente la gracia de Dios los ha salvado por medio de la fe. Ésta no nació de ustedes, sino que es un don de Dios; ni es resultado de las obras, para que nadie se vanaglorie” (Efesios 2:8-9).

Toda la gloria a Dios por la obra del Espíritu Santo en nuestras vidas, convenciéndonos de nuestro pecado, incitándonos al arrepentimiento, llevándonos a la verdad y sellándonos en la fe en Jesús.

¡Alabado sea Dios por su cambio en nuestras vidas!

ORACIÓN: Padre celestial, cámbianos para ser más como Jesús. En su nombre Amén.

Jon Suel, The Lutheran Layman, abril de 1980.

Para reflexionar:

1.- ¿De qué manera nos guía el Espíritu Santo a toda verdad?
2.- ¿Qué cambios está haciendo Dios en tu vida? ¿De qué manera?

© Copyright 2019 Cristo Para Todas Las Naciones


Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

Contra nuestra naturaleza

You May Also Like

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *