"Lo único que Belén tenía para ofrecer era a sí misma: su gente humilde, su historia simple" - Frase destacada del devocional de adviento de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile "Cosas pequeñas", del 6/12/2021 - En la imagen, unas formaciones rocosas del desierto del sur de Israel.

Cosas pequeñas

Tú, Belén Efrata, eres pequeña para estar entre las familias de Judá; pero de ti me saldrá el que será Señor en Israel. Sus orígenes se remontan al principio mismo, a los días de la eternidad. 

Miqueas 5:2

¿Has notado que Dios tiende a elegir cosas pequeñas para cumplir su propósito? Elige a un hombre sin hijos para engendrar una nación, elige a un pastorcito para que se convierta en rey y elige una pequeña aldea cerca de Jerusalén para convertirse en el lugar de nacimiento de su Hijo Jesús.

Si hubieran tenido oportunidad, los habitantes de Jerusalén se habrían quejado a Dios por eso. Después de todo, ellos tenían la gran ciudad, el templo, los palacios; de ellos eran los sacerdotes, los reyes y los soldados. ¿Qué ofrecía la pequeña Belén?

No mucho. Lo único que Belén tenía para ofrecer era a sí misma: su gente humilde, su historia simple. Eso era justo lo que Dios quería: traer a su Hijo Jesús, nuestro Salvador, a un lugar simple y humilde. Nadie podría reclamar crédito por él. Nadie podría decir: “Por supuesto, nació rico; tuvo los mejores maestros; creció en un palacio”. Jesús no tuvo ninguno de esos privilegios. Lo que tuvo, venía solo de Dios.

¿Qué tuvo? Tuvo a las personas simples de Dios: tú, yo, los pastores, las familias locales. Tuvo gente común, pecadora y quebrantada, amada por Dios y llamada a ser suya. Tuvo que salvar a Belén y luego al resto del mundo, ¡incluso a Jerusalén!

Jerusalén fue el lugar donde Jesús fue traicionado, sufrió, murió y resucitó de entre los muertos. Pero para la primera venida de Dios al mundo como ser humano, Dios eligió a la pequeña Belén, un lugar tan humilde como las personas a las que vino a salvar.

ORACIÓN: Señor, gracias por elegirme para ser tuyo, a pesar de mi pequeñez e insignificancia. Amén.

Dra. Kari Vo

Para reflexionar:

¿Te sientes inferior porque quienes te rodeaban son más importantes que tú?

¿Te ha usado Dios para hacer algo demasiado grande o importante para ti?

¿Por qué crees que a Dios le gusta usar lo más pequeño e insignificante para su obra?

© Copyright 2021 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

Cosas pequeñas
¡Compártelo!

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.