Cumpliendo las promesas. Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile. Foto de arco iris en un campo de yerba amarilla con cielo nublado.

Cumpliendo las promesas

Cuando hagas un voto al Señor tu Dios, no tardes en cumplirlo, porque ciertamente el Señor tu Dios te exigirá que lo cumplas, y cometerás un pecado si no lo cumples. Aunque no cometerás ningún pecado si te abstienes de prometer, toda promesa que salga de tus labios deberás cumplirla. Tal y como lo prometiste al Señor tu Dios, cumplirás con la ofrenda voluntaria que hiciste con tu propia boca. Deuteronomio 23:21-23

 

Después de la Segunda Guerra Mundial, Albert Gubay fue dado de baja de la Marina Británica Real.

Siendo devoto católico, Albert estaba agradecido de haber sobrevivido la guerra. Por otro lado, estaba entristecido por el hecho de que todo lo que poseía eran 80 libras. Aun cuando una libra británica valía más en aquellos tiempos, no era suficiente como para ser considerado “rico”.

Fue entonces que decidió hacer un pacto con Dios, diciéndole: “Si me haces millonario, puedes tener la mitad de mi dinero”.

Para hacerla corta, Dios lo hizo millonario… y luego multimillonario. ¿Qué pasó con su promesa? Albert estaba decidido a cumplir la promesa hecha a Dios, por lo que en su testamento indicó que la mitad de su dinero sería destinado a obras de caridad elegidas por la Iglesia Católica y sus administradores.

Cuando leí la historia me pregunté si Dios estaría sorprendido al ver que un pecador había estado decidido a mantener su promesa. No quiero parecer difamador de la humanidad, pero nuestros récords en esa materia no son muy alentadores.

Si duda de lo que digo, hable con su pastor. Pregúntele cuántas promesas hechas en el bautismo, en la confirmación y en el matrimonio han sido olvidadas y quebrantadas. Es una señal de nuestra naturaleza pecadora que con gran facilidad podemos hacer promesas a Dios y el uno al otro, y con más facilidad aún podemos olvidar esas promesas.

Damos gracias a Dios porque nuestras imperfecciones no lo detienen a él de mantener su promesa. Dios prometió enviar al mundo a un Salvador, y mantuvo su promesa en la persona y sacrificio de Jesús. Él prometió que todo el que cree en Jesús como su Redentor será perdonado y salvado, y es una promesa que ha mantenido decenas y cientos de millones de veces.

Lo cual es tan sólo una de las razones por la que él es Dios y nosotros no, y por lo que podemos confiar absolutamente en él y las cosas que él nos dice en su Santa Palabra.

ORACIÓN: Señor, te doy gracias porque tú cumples sin depender en mi fidelidad. Gracias por cumplir tus promesas de salvación para todas las personas en la persona de Jesucristo. En su nombre. Amén.

 

Publicado originalmente en Paraelcamino.com

 

© Copyright 2018 Cristo Para Todas Las Naciones

Cumpliendo las promesas
¡Compártelo!

You May Also Like

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *