A medida que la Palabra de Dios se abre frente a nuestros ojos, oídos, corazones y mentes, el Espíritu Santo nos ilumina y nos da entendimiento - cita del devocional cristiano de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile "De la A a la Z" - 6/09/2021

De la A a la Z

La enseñanza de tus palabras ilumina; y hasta la gente sencilla las entiende. Grandes son mi sed y mis ansias por recibir y entender tus mandamientos. Mírame, y ten misericordia de mí, como la tienes con quienes te aman. 

Salmo 119: 130-132

Sabemos lo que es tener sed de un trago de agua fresca en un día caluroso, desear la luz del día después de una noche de insomnio o esperar con gozoso anhelo a un amigo o familiar después de una larga ausencia. El salmista anhela, jadea con la boca abierta, no por el agua o la luz del día ni por su familia, sino por la Palabra de Dios. Para él, las enseñanzas del Señor eran tan refrescantes como aguas frescas y tranquilas en un prado verde.

A medida que la Palabra de Dios se abre frente a nuestros ojos, oídos, corazones y mentes, el Espíritu Santo nos ilumina y nos da entendimiento. A lo largo de los siglos, la Palabra reveló la promesa de Dios de enviar al Mesías. A través de los profetas, Dios reveló “el misterio de su voluntad, […] para que cuando llegara el tiempo señalado reuniera todas las cosas en Cristo” (Efesios 1: 9b, 10a). Cuando vino Jesús el Mesías, el misterio se reveló en él y a través de él mientras cumplía su propósito salvador en la cruz y la tumba vacía. En Jesús, la Palabra se desarrolló e impartió entendimiento como nunca antes.

El primer día de Pascua, el Señor crucificado y resucitado se unió a dos discípulos en el camino hacia el pueblo de Emaús. Mientras sus compañeros de viaje hablaban de la crucifixión de Jesús y las noticias de su resurrección, el Señor resucitado (y no reconocido) “comenzó a explicarles todos los pasajes de las Escrituras que hablaban de él” (Lucas 24: 27b). El anhelo de esos discípulos estalló cuando sus corazones ardieron ante la enseñanza de Jesús. Entonces Jesús se acercó a todos sus discípulos y les demostró que estaba vivo. “Entonces les abrió el entendimiento para que pudieran comprender las Escrituras” (Lucas 24:45). Se había escrito en las Escrituras del Antiguo Testamento que el Mesías debía sufrir, morir y resucitar al tercer día. Por eso ahora el arrepentimiento y el perdón deben ser proclamados en su Nombre a todas las naciones mientras el Espíritu Santo obra a través de la Palabra del Evangelio para iluminar nuestros corazones y mentes.

Los que se oponían a Jesús escudriñaban las Escrituras del Antiguo Testamento con la esperanza de encontrar la vida eterna en sus palabras, pero rechazaron a Jesús, el Verbo hecho carne, de quien testificaban las Escrituras. De principio a fin, la Palabra de Dios de la que tenemos sed da testimonio de Jesús. Él es el Alfa y la Omega, el principio y el fin, de la “A a la Z” por quien y para quien está escrita la Escritura (ver Apocalipsis 21: 6). Las palabras inspiradas por el Espíritu de las Sagradas Escrituras “se han escrito para que ustedes crean que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que al creer, tengan vida en su nombre” (Juan 20: 31b). La Palabra de Dios que se revela e imparte luz, la Palabra de la que tenemos sed, señala a Jesús nuestro Salvador. En Cristo Jesús, Dios ha tenido misericordia de nosotros, porque así es con los que aman su nombre.

ORACIÓN: Señor, guíame por tu Espíritu a amar y estudiar tu Palabra. Amén.

Dra. Carol Geisler

Para reflexionar:

* ¿Alguna vez has anhelado que los mandamientos de Dios te guíen y dirijan tus pasos?

* ¿Sientes que Dios te ha abierto los ojos para entender las Escrituras? Si no es así, ¿cómo sucede algo así?

© Copyright 2021 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

De la A a la Z
¡Compártelo!

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.