Lobo

Disfrazados de ovejas

“Cuídense de los falsos profetas, que vienen a ustedes disfrazados de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces.” Mateo 7:15

Al igual que muchas otras personas, a Sam White le gustaba la Guerra Civil, y por lo tanto también le gustaban las reliquias de esa época terrible de conflicto.

Lo que durante su niñez fuera fascinación, se convirtió en pasión al viajar por el sur de los Estados Unidos buscando armas, banderas, cascos de artillería que habían sido enterrados, etc. Tan fuerte era la afición de Sam por las cosas militares, que a veces se ponía un traje de buzo y se sumergía en el cieno de ríos y estanques.

Sin lugar a dudas, a Sam le apasionaban las reliquias de la Guerra Civil. Notarán que estoy hablando en pasado. Sam White se convirtió en la última víctima mortal de esa Guerra. Sam murió al explotar una bala de cañón que estaba restaurando en la entada al garaje de su casa. La explosión fue tan fuerte, que un trozo de metralla atravesó la entrada de una casa a un cuarto de milla de distancia.

Los expertos en explosivos dijeron que una bala de cañón de 140 años no debería explotar. Un coronel retirado de la Armada dijo: “No se puede hacer explotar una de estas balas simplemente tirándola al piso”.

Algo que debería haber sido totalmente inocente se convirtió en mortal.

Lo mismo es cierto para otras cosas, más allá de viejas balas de cañón de la Guerra Civil. Hace mucho tiempo, Jesús advirtió a sus seguidores que se encontrarían con lobos disfrazados de ovejas, personas que parecen ser inocentes e inofensivas, pero que, en realidad, son unos lobos peligrosos.

Teniendo presente la advertencia de Jesús, los elegidos de Dios saben que deben ser cuidadosos.

Hay demasiados hombres y mujeres en la televisión, en la radio, en los púlpitos, que son los lobos a los cuales Jesús se refería. Estos predicadores aparentan ser y sonar sinceramente religiosos, pero en realidad no lo son. Utilizan palabras que suenan religiosas, pero no hablan mucho acerca del Redentor. Juntan ofrendas, pero lo que dan los fieles a menudo va a parar a cofres privados y no a extender el Reino de Dios.

Estas personas hablan de la fe, pero no hablan mucho acerca del perdón que recibimos a través de la sangre derramada en la cruz por nuestro Salvador.

Las advertencias del Salvador siguen en pie: es necesario que nos cuidemos de los lobos; es necesario que juzguemos sus palabras y acciones con la verdad de la Sagrada Escritura. Y, si encontramos un líder que predica la ley y el Evangelio correctamente, demos gracias a Dios por él.

ORACIÓN: Querido Salvador, envía tu Santo Espíritu y concede discernimiento a tu pueblo. Ayúdanos de distinguir entre los lobos y los testigos. En tu nombre. Amén.

© Copyright 2016 Cristo Para Todas Las Naciones

Disfrazados de ovejas
¡Compártelo!

You May Also Like

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *