El poder Transforma

“Pero en mi corazón recapacito, y eso me devuelve la esperanza. Por la misericordia del Señor no hemos sido consumidos; ¡nunca su misericordia se ha agotado! ¡Grande es su fidelidad, y cada mañana se renueva!” Lamentaciones 3:21-23

¿Qué es lo que hace la diferencia? ¿Por qué una persona es buena y otra es mala?

En el año 1865 ocurrieron dos sucesos que hasta el día de hoy afectan vidas aquí en los Estados Unidos. En 1865, el General William Booth fundó el Ejército de Salvación. Gracias a él, cientos de miles de personas que habían perdido toda esperanza, descubrieron que tenían un futuro aguardándoles, y dieron (y siguen dando) gracias al Señor Jesús, quien murió para que ellos fueran libres.

El mismo año, John Wilkes, un primo lejano del General Booth, asesinó al Presidente Abraham Lincoln. Al contrario del de su primo, el nombre John Wilkes Booth se ha convertido en uno de los nombres más despreciados de la historia de este país.

Me pregunto: “¿Qué fue lo que marcó la diferencia entre estos dos hombres?” Después de haber leído un poco sobre ambos, he podido llegar a una sola conclusión: El Evangelio de Jesucristo. Uno fue transformado por el Salvador; el otro vivió la vida a su manera.

Casi todos conocemos a alguien que insiste en vivir a su manera. Por eso es que, si usted conoce a alguien así, le invito a que, con mucho respeto y amor, le muestre el camino al poder transformador de Jesucristo. Hágale saber que, cuando siga al Salvador, su vida va a adquirir un nuevo sentido y esperanza.

ORACIÓN: Querido Jesús, gracias por tu sacrificio, tu perdón, tu salvación, y tu poder que transforma vidas. Haz que tu Espíritu Santo bendiga a quienes me rodean con la alegría que sólo tú puedes dar. En tu nombre. Amén.

De una devoción escrita originalmente para “By the Way”

© Copyright 2016 Cristo Para Todas Las Naciones

El poder Transforma
¡Compártelo!

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.