Derribados, avergonzados, vulnerables. Ahí nos encuentra Cristo para salvarnos - Frase destacada del devocional cristiano de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile - 26/03/2022

El que pierde, gana

Luego llamó a la gente y a sus discípulos, y les dijo: “Si alguno quiere seguirme, niéguese a sí mismo, tome su cruz, y sígame. Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá, y todo el que pierda su vida por causa de mí y del evangelio, la salvará. Porque ¿de qué le sirve a uno ganarse todo el mundo, si pierde su alma?”.

Marcos 8:34-36

Ganar todo, y al final quedarse sin nada. Andar por la vida utilizando a los demás como medios para nuestros fines. Considerarlos como rivales a vencer a toda costa. Vivir sólo para ganar, escalar, dominar, manipular. Personajes como el patriarca Jacob, gran parte de su vida. Tramposos. Ventajeros.

¿Cuándo consideras que tendrás suficiente? ¿A quién más crees que podrás dominar o manipular? ¿Qué significan los demás para ti?

Tarde o temprano, las personas así muerden el polvo, tocan fondo, se quedan solas. Y más vale que les suceda en esta vida; así todavía tendrán chance de reflexionar y experimentar un cambio, de no perder su alma. Es Dios mismo quien repentinamente toca la escalera del éxito, y ¡pum!

Pero no es tan malo ahí abajo, al fin y al cabo. Porque es ahí donde nos encuentra Dios liberados de la coraza de la omnipotencia. En esa condición puede hacer con nosotros lo que no habríamos ni soñado: negarnos a nosotros mismos, ser conscientes de nuestra vulnerabilidad, mirar a los otros como prioridad. La cruz tiene el poder de crucificar y matar aquellas cosas que usamos para “ganar”. Crucificados, parece que perdemos, pero ganamos. La cruz hace un gran trabajo.

Derribados, avergonzados, vulnerables. Ahí nos encuentra Cristo para salvarnos. Tras él hay un camino nuevo de humildad, de otras prioridades y con esperanza. Él se convierte en el TODO de nuestro presente y futuro. Toma la cruz. Síguelo.

ORACIÓN: Jesús, Señor y Salvador, ayúdame a tomar la cruz y seguirte. Gracias porque tu primera opción no fue salvar tu vida, sino salvar la mía. Amén.

Prof. Antonio R. Schimpf – Seminario Concordia, Buenos Aires, Argentina

Para reflexionar:

•¿Por qué crees que duele tanto perder en la vida?

•¿Cómo te sientes si alguien te aísla por la manera en que le tratas?

•¿Qué te impide tomar la cruz y seguir a Cristo?

© Copyright 2022 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

El que pierde, gana
¡Compártelo!

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.