Él nos da a nuestros hermanos cristianos para que nos tomen de la mano y nos ayuden a [...] compartir nuestra fe con los demás - Frase destacada del devocional cristiano de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile - 15/07/2022

Enviado

Después de esto, el Señor eligió a otros setenta y dos, y de dos en dos los envió delante de él a todas las ciudades y lugares adonde él tenía que ir. Les dijo: «Ciertamente, es mucha la mies, pero son pocos los segadores. Por tanto, pidan al Señor de la mies que envíe segadores a cosechar la mies. Y ustedes, pónganse en camino. Pero tengan en cuenta que yo los envío como a corderos en medio de lobos. No lleven bolsa, ni alforja, ni calzado; ni se detengan en el camino a saludar a nadie. 

Lucas 10:1-4

Hoy tenemos la historia de cómo Jesús envió a 72 de sus seguidores a contar las Buenas Nuevas por todo el país. Se suponía que tenían que preparar las cosas para que Jesús viniera.

A decir verdad, este tipo de encargo me aterra. Aunque he trabajado en misiones durante más de 30 años, leer este pasaje me da ganas de esconderme debajo de la cama. Yo sería ese que dice: “No estoy aquí, Señor. ¡Envía a ese otro tipo!”.

Y se pone peor el asunto cuando ves los detalles de esta tarea. Él les dice que oren al Padre por más ayuda, aunque ni siquiera han salido. Claramente iba a ser un gran trabajo. Y les dice que no se detengan a charlar con la gente en el camino. Su trabajo es muy urgente para eso.

Lo más aterrador de todo es que Él dice: “los envío como a corderos en medio de lobos”. Él les dice rotundamente que algunas personas se resistirán a ellos y tal vez incluso intentarán lastimarlos, y no se les permite devolverles el daño. ¿Cuán aterrador es eso?

Sin embargo, hay dos cosas aquí que me consuelan. La primera es el hecho de que Jesús los envió de dos en dos. Jesús no espera que lo hagamos solos. Él nos da a nuestros hermanos cristianos para que nos tomen de la mano y nos ayuden a dar pequeños pasos para compartir nuestra fe con los demás.

La segunda cosa que encuentro reconfortante es que dice, “de dos en dos los envió delante de él a todas las ciudades y lugares a donde él tenía que ir”. No había necesidad de estar nerviosos. Jesús tenía que ir y el Espíritu Santo ya estaba con ellos.

Puedo testificar que esto es cierto. Hace cuarenta años, Dios tomó a esta adolescente nerviosa y me arrojó en medio de un grupo de personas de mi iglesia que salían a compartir las Buenas Nuevas en nuestra comunidad. Estaba muerta de miedo, pero pronto descubrí que no necesitaba estarlo. No estábamos haciendo nada extraño o inusual, solo visitábamos a las personas y les preguntábamos cómo podíamos ayudar. A medida que pasó el tiempo y nos hicimos amigos, pudimos responder preguntas y contarles cómo Jesús nos había ayudado. Si no conocían ya la historia, podríamos decirles que Dios había venido al mundo para vivir, morir y resucitar para liberarnos del poder del mal y hacernos hijos de Dios. No fue tan aterrador después de todo.

ORACIÓN: Señor, tú sabes a qué le tengo miedo y cuál dificultad tengo. Por favor, ayúdame a poder compartir tu amor con las personas a quienes me envías. Amén.

Dra. Kari Vo

Para reflexionar:

* ¿Alguna vez has hablado de Jesús fuera de tu familia o iglesia?

* ¿Cuáles pudieran ser algunos pasos pequeños que no te asusten y que podrías tomar, si no es así?

© Copyright 2022 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

Enviado
¡Compártelo!

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.