jesus-unico-principe-de-paz-devocional-cristo-para-todas-naciones-chile-persona-sola-mirando-atardecer-montaña-cielo-azul-oscuro-y-naranja

“Jesús, único Príncipe de Paz”

Porque un niño nos ha nacido, ¡un hijo nos ha sido concedido! Sobre sus hombros llevará el principado, y su nombre será «Consejero admirable», «Dios fuerte», «Padre Eterno» y «Príncipe de paz». Isaías 9:6

 

La lista de nombres es impresionante. En ella se encuentra George Marshall, general de los Estados Unidos, y Albert Schweitzer, el doctor-organista de África. Los cuáqueros figuran como una organización y John Raleigh Mott como ejecutivo de la YMCA. Teddy Roosevelt estaría complacido de ver que su nombre no quedó afuera, al igual que el de Jean Dunant, fundador de la Cruz Roja.

Y ahora el presidente Obama tiene su nombre inscrito junto con el de todos los otros que han ganado el Premio Nobel de la Paz.

Esta noticia causó reacciones encontradas. Hay quienes dicen que “no lo merece” y otros que dicen que “todavía no lo merece”.

La noticia me hizo pensar en el pasaje de Isaías que nos sirve como texto para esta devoción.

Siglos antes del nacimiento de Cristo en Belén, Isaías profetizó que Jesús sería el Consejero Admirable, el Dios fuerte, el Padre eterno, el PRÍNCIPE DE PAZ.

Esa es la parte que quiero enfatizar: Jesús es el Príncipe de Paz. El único Príncipe de Paz. En realidad, el Salvador es único.

A pesar de que todas esas otras personas y organizaciones se pasan la vida tratando de traer la paz al mundo, los resultados de sus esfuerzos no han probado ser exitosos a largo plazo.

Por otro lado, la paz que reciben los pecadores a través de su fe en la vida, sufrimiento, sacrificio, muerte y resurrección de Jesús es única. El perdón que Cristo trae a las mentes confundidas y la alegría que trae a los corazones heridos son permanentes, completos y totales.

Y ninguna otra persona en la lista de ganadores de premios de paz, ni aún el mayor de ellos, podría reclamar ese premio. Sólo Jesús permanecerá como el único, el Divino Príncipe de Paz.

ORACIÓN: Señor Jesús, Isaías profetizó que tu sacrificio traería paz a la mente, al corazón y al alma de todos los que creen. Cuando resucitaste de la muerte, derramaste paz sobre tus temerosos discípulos. Te doy gracias por regalarnos tu gracia y te pido que nos envíes tu Espíritu Santo como una fuerza poderosa que toque nuestra alma. Danos fe, perdón y paz permanente. En tu nombre, amén.

 

*Barack Obama recibió el Premio Nobel de la Paz en 2009.

Publicado originalmente en Paraelcamino.com

© Copyright 2018 Cristo Para Todas Las Naciones

“Jesús, único Príncipe de Paz”
¡Compártelo!
En septiembre regalamos biblias - Banner Mes de la Biblia 2020 - CPTLN Chile

You May Also Like

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *