Mujer y paraguas

Las tentaciones

“Hagan todo lo posible para entrar por la puerta angosta, porque yo les digo que muchos tratarán de entrar y no podrán hacerlo.” Lucas 13:24 

Hoy en día se promueven y aceptan diferentes y muy variados estilos de vida.

Cualquiera que se fije un poco se dará cuenta que la sociedad espera que uno acepte y adopte estos cambios morales, junto con sus principios y valores espirituales. Uno no tiene que ser un genio certificado para darse cuenta que no todos esos estilos de vida y cambios cuentan con la bendición de la Escritura.

En los últimos meses, varias veces he escuchado una expresión que parece estar convirtiéndose en bastante popular. Es la expresión que dice que ‘lo que es prohibido tiene más gusto’. Imagino que esto no es nada nuevo. Después de todo, Adán y Eva pensaron así del fruto que Dios les había prohibido… además de lucir apetecible al estómago y a la vista, también tenía la promesa de darles mucha sabiduría.

Sin embargo, Adán y Eva pronto descubrieron que no todo resultó tan bueno como les había parecido.

Se me ocurre que muchas personas que hoy están probando los ‘frutos prohibidos’, también van a llegar a esa conclusión.

Ese no es el camino por el cual el pueblo redimido de Dios debe andar. Como hijos de Dios que somos, sabemos que las atracciones del mundo no pueden ser eternas… pero sí es eterna la condenación que esos pecados traen consigo.

Es por ello que necesitamos un Salvador. Ese Salvador viene a nosotros en la persona de Jesucristo, el Hijo de Dios, el Redentor del mundo. Jesús vino al mundo para liberarnos y perdonarnos de todas las veces que probamos el fruto prohibido. Con su vida perfecta y su muerte inocente, él restituye la relación con Dios de todos los que se arrepienten.

Por la gracia de Dios, la victoria de Jesús es nuestra victoria. Gracias a él, la salvación y la vida en su reino es eterna.

ORACIÓN: Padre celestial, apártanos de las tentaciones y las malas influencias que nos rodean, y ayúdanos a guiar a muchos en el camino recto. En el nombre de Jesús. Amén.

Biografía del autor: Esta devoción fue escrita por Citia Karina, voluntaria en la Oficina de Cristo Para Todas Las Naciones en Nicaragua. Los Centros Ministeriales de CPTLN atienden a las necesidades de las personas compartiendo las Buenas Nuevas de la salvación de Jesucristo con hombres y mujeres en más de 50 países en seis continentes a través de 34 Centros Ministeriales. 

© Copyright 2016 Cristo Para Todas Las Naciones

Las tentaciones
¡Compártelo!

You May Also Like

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *