Lo que solo Dios puede hacer - Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile - 10/10/2019

Lo que solo Dios puede hacer

Esta palabra es fiel y digna de ser recibida por todos: Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero. Pero por esto fui tratado con misericordia, para que en mí, el primer pecador, Jesucristo mostrara toda su clemencia para ejemplo de los que habrían de creer en él para vida eterna. Por tanto, al Rey de los siglos, al inmortal e invisible, al único y sabio Dios, sean el honor y la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

1 Timoteo 1: 15-17

¿Conoces a alguien que “lo haya cambiado todo”?

Por lo general son personas destacadas que nos inspiran a revisar los planes, ya sea para encontrar un nuevo trabajo o para hacer cambios en la forma en que nos cuidamos, ayudándonos a cambiar la forma en que vemos nuestra vida al mostrarnos lo que hicieron con las suyas. No es que simplemente hayan tomado una clase a la noche, sino que analizaron seriamente lo que significa un cambio duradero y persiguieron sus objetivos día tras día, sin perder de vista su estrategia y ejecución.

La mayoría de nosotros quisiéramos cambiar una o dos cosas de nosotros mismos. Y, si somos honestos, quizás sean más que una o dos. Si consideramos todo lo que hemos dejado sin hacer o lo que nos gustaría hacer de manera diferente, quizás hasta nos dé vergüenza.

Con el apóstol Pablo no fue así: él expuso todo su pasado. No lo endulzó; de hecho, no podia endulzarlo. Su estilo de vida precristiano había dejado una mancha sangrienta en la vida de muchos: había servido brutalmente a la causa de una religión con estricta adhesión a la ley judía, una ley contra la cual orgullosamente se consideraba “irreprensible” (ver Filipenses 3:4-6). Para cualquier “estrella” farisaica prometedora bajo su ala, Pablo era auténtico, frío, duro, insensible… todo lo que un fariseo estridente debía ser.

Pero los planes de Dios para ese extraordinario pecador eran más grandes. Al final, sus logros como fanático religioso no llegaron a nada. De hecho, la vida del apóstol lejos de Dios antes de su conversión se convirtió en una lección de la “paciencia perfecta” de Dios hacia los pecadores, pecadores como tú y yo.

Tal es el Dios al que servimos, alabamos y adoramos. Él entra en nuestras vidas y hace algo nuevo de nosotros. Y no se trata de una remodelación superficial. No, es una transformación de principio a fin, dada como un regalo y envuelta en su misericordia.

“Porque la paga del pecado es muerte, pero la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, nuestro Señor” (Romanos 6:23).

ORACIÓN: Padre celestial, a través de tu Hijo nuestros pecados son perdonados y la muerte ha sido conquistada. Concédenos la gracia de vivir esta victoria cada día de nuestras vidas. En el nombre de Jesús. Amén.

Paul Schreiber

Para reflexionar:

1.- ¿Crees que Pablo mantuvo algo de su antigua vida como fariseo en su nueva vida en Cristo?
2.- ¿Qué haces para mantener presente tu testimonio cuando conversas con otras personas?

© Copyright 2019 Cristo Para Todas Las Naciones


Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

Lo que solo Dios puede hacer

You May Also Like

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *