La misericordia de Dios. Cita de Mateo 7:12.

La misericordia de Dios

Así que, todo lo que quieran que la gente haga con ustedes, eso mismo hagan ustedes con ellos, porque en esto se resumen la ley y los profetas (Mateo 7:12).

 

 

El pasaje bíblico para la devoción de hoy es parte del gran discurso de Jesús conocido como el “Sermón del Monte”. El texto antes indicado resume lo que muchos conocen como “la regla de oro”, o sea, tratar a los demás así como queremos que nos traten a nosotros.

 

Esta “regla” puede ser usada para evaluar el comportamiento en todo aspecto de la vida. Al comentar sobre los mandamientos, Martín Lutero explica que debemos tratar a los demás como quisiéramos ser tratados, sea nuestro hermano o hermana, padre o madre, compañero de trabajo, vecino o pastor.

 

Pero, si bien ésta es una guía útil que nos enseña cómo comportarnos, no refleja la forma en que un Dios perfectamente justo se comporta con nosotros.

 

Si la respuesta de Dios hacia nosotros dependiera de cómo nos comportamos con él -aun en nuestros mejores momentos- nos iría muy mal, pues su justicia no tiene comparación con la humana: es perfecta, absoluta e incapaz de ser satisfecha por nuestros esfuerzos o mejores intenciones.

 

Aun cuando le faltamos el respeto, lo ignoramos o no seguimos su Palabra, Dios sigue siendo paciente con nosotros. Aun cuando nos apartamos del camino correcto y desdeñamos la relación que tenemos con él, Dios está dispuesto a perdonarnos y a restablecer una relación genuina y saludable con nosotros.

 

En lugar de sanción, Dios ofrece misericordia, la interminable e inmerecida fuente de amor y perdón mostrada a la humanidad a través de la entrega sacrificada en la cruz de su Hijo Jesucristo. “Porque hay un solo Dios y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, quien dio su vida como rescate por todos…” (1 Timoteo 2:5-6a).

 

Jesús es la paciente misericordia de Dios otorgada gratuitamente a todo hombre.

 

ORACIÓN: Padre celestial, gracias por el perdón que tenemos a través de la muerte y resurrección de Jesús, tu Hijo eterno. Amén.

 

 

Biografía del autor:
Esta devoción está basada en un texto facilitado por el Rev. Josef Henning, pastor de la English Lutheran Fellowship en la ciudad de Randburg, Sudáfrica. Cristo Para Todas Las Naciones proclama el Evangelio en Sudáfrica desde sus oficinas en Johannesburgo.

 

 

Publicado originalmente en Paraelcamino.com

 

 

© Copyright 2018 Cristo Para Todas Las Naciones

La misericordia de Dios
¡Compártelo!

You May Also Like

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *