"En este mundo hay innumerables cosas que nos asedian, pero Dios puede curarlas todas" - Cita del Devocional de Hoy de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile "Noticias inquietantes" - 19/06/2020

Noticias inquietantes

Jesús envió a estos doce, con las siguientes instrucciones: «No vayan por camino de paganos, ni entren en ciudad de samaritanos, sino vayan más bien a las ovejas perdidas de la casa de Israel…

El hermano entregará a la muerte al hermano, y el padre al hijo. Los hijos se levantarán contra los padres, y los harán morir. Por causa de mi nombre todo el mundo los odiará, pero el que resista hasta el fin será salvado.

Cuando los persigan en una ciudad, huyan a otra; porque de cierto les digo que no terminarán de recorrer todas las ciudades de Israel, antes que venga el Hijo del Hombre.

El discípulo no es más que su maestro, ni el siervo más que su señor. Al discípulo debe bastarle con ser como su maestro, y al siervo como su señor. Si al dueño de la casa lo han llamado Beelzebú, ¿cuánto más a los de su familia?

Así que, no los teman, porque no hay nada encubierto que no haya de ser manifestado, ni nada oculto que no haya de saberse… No teman a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma. Más bien, teman a aquel que puede destruir alma y cuerpo en el infierno.

¿Acaso no se venden dos pajarillos por unas cuantas monedas? Aun así, ni uno de ellos cae a tierra sin que el Padre de ustedes lo permita, pues aun los cabellos de ustedes están todos contados. Así que no teman, pues ustedes valen más que muchos pajarillos.

Mateo 10:5-6, 21-26, 28-31

Aquí Jesús está enviando a sus discípulos en un viaje misionero, sin él. Su destino: “las ovejas perdidas de la casa de Israel”. Su tarea era hacer lo que Jesús hizo: sanar a los enfermos, resucitar a los muertos, limpiar a los leprosos y expulsar demonios (ver Mateo 10:8a). En otras palabras: poner en práctica todo lo que habían aprendido de Jesús.

No hace falta decir que la gira de los discípulos recibió críticas mixtas. Por un lado, toda la sanidad, limpieza y expulsión de demonios probablemente fueron recibidos con gusto. Pero eso de resucitar muertos pudo haber sido un poco exagerado. Aun así, y a pesar de lo terrible que esto debe haber sido para los judíos, probablemente no sea lo que más les inquietó sobre la visita de los discípulos.

Lo que más los inquietó fue el mensaje añadido a su predicación sobre la llegada inminente del reino de Dios. “Los doce salieron e iban predicando a la gente que se arrepintiera” (Marcos 6:12). Ahora sí tenemos un problema. Quienes conocían a los discípulos podían manejar los milagros, incluso procesar los casos extremos que involucraban enfermedad o muerte. Pero eso del arrepentimiento ya era otra cosa.

Aquí es donde Dios nos muestra su mano. En este mundo hay innumerables cosas que nos asedian, pero Dios puede curarlas todas. Pero un corazón impenitente, un corazón alejado de Él y de su oferta de gracia y perdón, es la razón por la que Jesús vino, murió y resucitó. Al igual que aquellos con quienes se encontraron los discípulos, nosotros también debemos escuchar el llamado de Dios al arrepentimiento.

Entre esos primeros discípulos viajeros estaba Pedro, quien luego transmitió un mensaje similar a una audiencia mucho más grande en Jerusalén (incluidos los no judíos): “Y Pedro les dijo: ‘Arrepiéntanse, y bautícense todos ustedes en el nombre de Jesucristo, para que sus pecados les sean perdonados. Entonces recibirán el don del Espíritu Santo’” (Hechos 2:38).

ORACIÓN: Padre celestial, tu llamado a la fe está en cada una de nuestras vidas. Ayúdanos a arrepentirnos a diario y haz que tu luz brille a través de nosotros hacia quienes nos rodean. En el Nombre de Jesús oramos. Amén.

Paul Schreiber

Para reflexionar:

1.- ¿Practicas el arrepentimiento diario? ¿Te sirve para algo?

2.- ¿Qué mensaje llevas tú de parte de Cristo a quienes te rodean?

© Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

Noticias inquietantes
¡Compártelo!

You May Also Like

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *