Es nuestra obligación y responsabilidad llevar la antorcha de la fe a todos los que encontramos a lo largo de nuestro camino de vida - cita del devocional cristiano de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile "Pásalo" - 2/08/2021

Pásalo

Ahora bien, ¿cómo invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quién no han oído? ¿Y cómo oirán si no hay quién les predique? 

Romanos 10:14

Tradicionalmente, las Olimpiadas comienzan transfiriendo la antorcha de llamas desde el sitio original de los juegos en Olimpia, Grecia, al lugar donde se llevarán a cabo los siguientes Juegos Olímpicos.

Es un privilegio ser escogido como portador de la antorcha. Atletas, actores, músicos, famosos del deporte y políticos han llevado la antorcha olímpica, pasándola a la siguiente persona en la procesión a medida que avanza hacia su destino final. Es un espectáculo impresionante con millones de personas viendo el certamen centenario en la televisión. Esta ceremonia inicial concluye cuando el fuego enciende la antorcha del estadio anfitrión. Entonces es hora de que comiencen las competencias.

El compartir nuestra fe funciona de la misma manera. Con la obra expiatoria por nuestros pecados realizada por la muerte y resurrección de Jesucristo hace dos mil años, el mensaje a sus discípulos fue llevar el Evangelio a todo el mundo. Él les dijo: “Por tanto, vayan y hagan discípulos en todas las naciones, y bautícenlos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo” (Mateo 28:19). Desde entonces, el fuego de la fe se ha extendido a los rincones distantes de la tierra, ya que vemos a muchas personas en todo el mundo compartiendo la llama del Evangelio con otros.

El apóstol Pablo sabía, también, que llegar a otros con la luz de la salvación significa compartir la Buena Nueva del amor de Dios en Jesucristo: “Así que la fe proviene del oír, y el oír proviene de la palabra de Dios” (Romanos 10:17). Les digo a ustedes, pueblo de Dios que participan en este gran maratón de fe: la predicación es nuestro deber y una bendita oportunidad para participar en el crecimiento del reino de Dios en la tierra. Es nuestra obligación y responsabilidad llevar la antorcha de la fe a todos los que encontramos a lo largo de nuestro camino de vida. ¡Qué maravilloso es cuando Dios nos usa para compartir el Evangelio con los demás! Es un gran regocijo ver personas en todo el mundo, recibir a JesÚs como Señor y Salvador, por fe e inspirados por el poder del Espíritu Santo. Estas personas pueden entonces decir, junto con el apóstol Pablo: “Así, pues, justificados por la fe tenemos paz con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo” (Romanos 5: 1).

¡Cuán bendecidos somos nosotros también cuando las personas recientemente redimidas por la gracia de Dios toman la antorcha del Evangelio y se unen para compartir su historia de salvación con otros!

ORACIÓN: Padre Celestial, danos la fuerza para llevar la antorcha de tu Palabra a un mundo que anda a tientas en la oscuridad. En el nombre de Jesús, oramos. Amén.

Del mensaje “El maratón de la fe”, de Igor Savich, director de LHM-Rusia.

Para reflexionar:

* ¿Has estado alguna vez en los Juegos Olímpicos? Si es así, ¿qué es lo que más te gustó?

* ¿Qué importancia tiene para nosotros “transferir la antorcha del Evangelio” de Jesús y la salvación que Dios ofrece?

© Copyright 2021 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

Pásalo
¡Compártelo!

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.