La paz de Dios - Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile - 27/09/2019

La paz de Dios

[Jesús dijo:] La paz les dejo, mi paz les doy; yo no la doy como el mundo la da. No dejen que su corazón se turbe y tenga miedo.

Juan 14:27

¡Paz! Queremos paz entre las naciones, en nuestras comunidades, en la familia, en nosotros mismos. Pero al pensar en la paz solo como la ausencia de guerra, disturbios civiles, disputas y conflictos personales, podemos pasar por alto una cualidad muy importante de la verdadera paz: su entrega.

Jesús dijo que la paz que nos da es una paz que este mundo nunca puede dar. Tome nota del verbo que usa: “dar”. La paz es un regalo que se puede pasar de uno a otro. Si los padres mantienen la calma en una emergencia, sus hijos también lo harán. Cuando el profesor entra al aula sonriendo, los alumnos se relajan. Si el jefe maneja una situación difícil con calma, la oficina permanece en paz.

¡La paz da paz! Cuando Cristo nos da su paz no se queda en nosotros, sino que a medida que la recibimos y experimentamos la compartimos en palabras y acciones. La paz se demuestra en nuestras acciones. Gracias a que Cristo me ha dado su paz estoy en paz conmigo mismo y con los demás, porque sé que él está conmigo.

Dios nos da su paz a través de Jesús, quien es nuestro pacificador e intercesor ante él. Cuando el mundo apremia y la paz parece estar muy lejos, Jesús está aquí por nosotros. “Estas cosas les he hablado para que en mí tengan paz. En el mundo tendrán aflicción; pero confíen, yo he vencido al mundo” (Juan 16:33).

Cuando los temperamentos estallan, cuando las situaciones se nos escapan de las manos, cuando un mundo perturbado parece estar cercándonos, podemos contar con la paz de Dios que va más allá de cualquier temor que el mundo nos puede causar. “Y que la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guarde sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús” (Filipenses 4:7).

Dios quiere que todos conozcan esa paz. ¿Qué tan presente y activa es la paz de Dios en tu vida? ¿Suficiente como para motivarte a compartir el mensaje del amor de Dios y su paz transformadora con quienes te rodean?

ORACIÓN: Padre Celestial, dador de toda paz verdadera y duradera, concédenos el don del Espíritu Santo para que nuestras vidas reflejen la paz que tenemos por medio de tu Hijo Jesucristo. En su nombre oramos. Amén.

Para reflexionar:

1.- ¿De qué maneras afecta tu vida el saber que Jesús te da su paz?

2.- ¿Logras ser un agente de calma cuando las emociones estallan?

© Copyright 2019 Cristo Para Todas Las Naciones


Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

La paz de Dios
¡Compártelo!

You May Also Like

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *