Al pie de la letra y más - Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile - 06/11/2019

Al pie de la letra y más

En su camino a Jerusalén, Jesús pasó entre Samaria y Galilea. Al entrar en una aldea, le salieron al encuentro diez leprosos, los cuales se quedaron a cierta distancia de él, y levantando la voz le dijeron: «¡Jesús, Maestro, ten compasión de nosotros!». Cuando él los vio, les dijo: «Vayan y preséntense ante los sacerdotes». Y sucedió que, mientras ellos iban de camino, quedaron limpios. Entonces uno de ellos, al ver que había sido sanado, volvió alabando a Dios a voz en cuello, y rostro en tierra se arrojó a los pies de Jesús y le dio las gracias. Este hombre era samaritano. Jesús dijo: «¿No eran diez los que fueron limpiados? ¿Dónde están los otros nueve? ¿No hubo quien volviera y alabara a Dios sino este extranjero?». Y al samaritano le dijo: «Levántate y vete. Tu fe te ha salvado».

Lucas 17:11-19

“Bueno, no están equivocados”. Cada vez que escucho esa frase me da risa. Es una especie de eufemismo, ¿no? Significa: “Están técnicamente en lo correcto, pero no tienen toda la razón”.

“No estaban equivocados” se aplica a los nueve leprosos que no volvieron a Jesús. Jesús les había dicho: «Vayan y preséntense ante los sacerdotes». Jesús se refería a la ley bíblica que aplicaba a las personas que habían sido sanadas de la lepra. Antes que nada debían ir para que los sacerdotes les hicieran una revisión médica y luego certificaran que, de hecho, estaban sanos y podían regresar a casa. Todos los leprosos tenían que estar alejados de las personas sanas hasta que un sacerdote los declarara sanos.

Estos diez hombres sabían a qué se refería Jesús. Y se fueron lo más rápido posible. Les esperaba una nueva vida, de regreso a sus hogares y familias, una vida normal con un trabajo y vecinos, iglesia y una comunidad, todo lo que habían perdido por tanto tiempo. Entonces hicieron exactamente lo que Jesús les dijo que hicieran: fueron donde los sacerdotes. ¡No estaban equivocados!

Pero tampoco tenían toda la razón. Al seguir el mandato de Jesús al pie de la letra y nada más, se perdieron algo aún mejor: la oportunidad de agradecerle, de alabar a Dios, de mostrarle amor, gratitud y alegría. Después de eso podían haber ido a Jerusalén para que los sacerdotes los declararan sanos. Eso hubiera sido mucho mejor que simplemente “no estar equivocados”; habrían estado felices y alegres en la compañía de Jesús.

Esto también se aplica a nosotros, ¿no? Podemos tratar de seguir la ley de Dios al pie de la letra y nada más; después de todo, sabemos el catecismo, tenemos los Diez Mandamientos memorizados, y podemos seguir con más, ¿verdad? Pero si ese es nuestro único enfoque, bueno, lo mejor que se puede decir de nosotros es que “no estamos equivocados”. El corazón de nuestras vidas como cristianos no es guardar la Ley (como si pudiéramos hacerlo perfectamente, pero esa es otra historia).

El corazón de nuestras vidas es Jesús, quien nos ha visto en nuestra peor miseria y se nos acerca y nos cura. Él es a quien le debemos todo lo que somos y todo lo que tenemos: él nos ama tanto, que incluso dio su vida por nosotros. Él es con quien esperamos pasar toda la eternidad celebrando su amor y disfrutando su compañía y la de nuestros hermanos y hermanas en la fe. Él es nuestro corazón y nuestra vida y nuestra alegría. Que nunca perdamos eso de vista.

ORACIÓN: Querido Señor, gracias por hacer más que solo curarme y salvarme del pecado, gracias por darte a ti mismo. Amén.

Dra. Kari Vo

Para reflexionar:

1.- ¿Qué piensas de alguien que va la milla extra y muestra gracia, misericordia o amabilidad?
2.- ¿Qué sientes al saber que Dios va más allá para mostrarte misericordia y amor todos los días?

© Copyright 2019 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

Al pie de la letra y más

You May Also Like

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *