Unidas a la Palabra de Dios, las tranquilas aguas bautismales son profundamente poderosas... - frase destacada del devocional cristiano de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile "Poder", del 24/11/2021 - En la imagen, primer plano de una pila bautismal recién usada.

Poder

Los ríos levantaron, Señor; los ríos levantaron su voz; los ríos levantaron sus olas. Tú, Señor, en las alturas, eres más poderoso que el estruendo de los mares; ¡más poderoso que las fieras olas del mar! 

Salmo 93: 3-4

Conocemos el poder que tiene el agua, en el mar o en inundaciones abrumadoras. Los ríos que fluyen a través de los canales adecuados proporcionan energía para iluminar hogares y negocios o proporcionan riego o agua potable. La lluvia refresca la tierra, pero el mar o las inundaciones que rugen con fuerza destructiva pueden destruir hogares, propiedades y vidas. El salmista conoce el poder del agua rugiente, pero se regocija en el Señor, quien es más poderoso que los torrentes y las olas del mar.

Las inundaciones y el mar pueden alzar sus voces y rugir, pero es el Señor quien los creó y los manda. Él estableció los límites de los océanos, diciéndoles: “Podrás llegar hasta aquí, pero no más allá. Hasta aquí llegarán tus orgullosas olas” (Job 38:11). 

Cuando el pueblo de Israel quedó atrapado contra el Mar Rojo, y nuevamente cuando llegaron al río Jordán, que se desbordaba, Dios hizo que las aguas dejaran de fluir. Tanto en el mar como en el río, el agua se amontonó y la gente cruzó a salvo por tierra seca. Durante su ministerio terrenal, el Hijo de Dios ordenó que el mar y la tormenta se calmaran y las aguas dejaran de rugir.

Dios domina no solo los mares poderosos, sino también las aguas más pacíficas. Él hace que llueva para que los cultivos crezcan y los arroyos se repongan. El Creador llena “las fuentes con los arroyos que corren ligeros entre los montes” (Salmo 104: 10). Y proporciona aguas tranquilas en verdes pastos. Dios provee el agua dulce que, por mandato de nuestro Salvador, se extiende por la tierra: “Por tanto, vayan y hagan discípulos en todas las naciones, y bautícenlos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo” (Mateo 28: 19). Unidas a la Palabra de Dios, las tranquilas aguas bautismales son profundamente poderosas, más poderosas que “el estruendo de los mares; ¡más poderoso que las fieras olas del mar!”.

En el agua dulce y la poderosa Palabra del Bautismo, estamos unidos a Jesucristo. Morimos con Él. Somos sepultados con Él y “al mismo tiempo (resucitamos) con él, por la fe en el poder de Dios, que lo levantó de los muertos” (Colosenses 2: 12b). Allí nuestros pecados son lavados y resucitamos, nacemos de nuevo por mandato del Señor. Hemos visto las olas del océano y las crecientes inundaciones “levantar su voz” mientras el agua vence todo a su paso. Y en la pila bautismal estamos unidos a Jesús, nuestro Señor vencedor, quien por su muerte y resurrección venció los poderes del pecado, la muerte y a Satanás. Unidos a nuestro Señor a través del agua y la Palabra, somos “más que vencedores por medio de aquel que nos amó” (Romanos 8: 37b). Su victoria es nuestra victoria y ni los truenos de las inundaciones ni las rugientes olas del océano “ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor que Dios nos ha mostrado en Cristo Jesús nuestro Señor” (Romanos 8: 39b).

ORACIÓN: Señor Jesús, me regocijo en la victoria de tu resurrección y en el agua dulce y la Palabra del Santo Bautismo. Amén.

Dra. Carol Geisler

Para reflexionar:

*¿Alguna vez has visto la marea subir rápidamente o una inundación repentina? ¿Dónde fue?

* ¿Por qué crees que el agua se usa a menudo para representar el poder de Dios?

© Copyright 2021 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

Poder
¡Compártelo!

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.