Jesús compartió nuestra muerte así como nuestro nacimiento - cita del devocional cristiano de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile "Por medio del agua y la sangre" - 20/05/2021

Por medio del agua y la sangre

Todo aquel que cree que Jesús es el Cristo, ha nacido de Dios. Todo aquel que ama al que engendró, ama también al que ha sido engendrado por él… 

Porque todo el que ha nacido de Dios vence al mundo. Y ésta es la victoria que ha vencido al mundo: nuestra fe. 

¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios?

Éste es Jesucristo, que vino mediante agua y sangre; no mediante agua solamente, sino mediante agua y sangre. Y el Espíritu es el que da testimonio, porque el Espíritu es la verdad. 

Porque tres son los que dan testimonio [en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo; y estos tres son uno. Y tres son los que dan testimonio en la tierra]: el Espíritu, el agua y la sangre; y estos tres concuerdan. 

1 Juan 5:1, 4-8

Es un versículo extraño: “Este es Jesucristo, que vino mediante agua y sangre”. ¿Qué significa venir con agua y sangre? Suena misterioso y un poco aterrador. 

Sea lo que sea, es muy serio. Juan dice que el agua y la sangre, junto con el Espíritu, son testigos, ya que los tres dan testimonio de la misma verdad: que Jesucristo ha venido; que es el Cristo y el Hijo de Dios; que se ha convertido en nuestro Salvador. Sabemos y creemos esto porque el Espíritu Santo lo testifica en nuestro corazón y nos da la fe en Jesús. Esa parte la entendemos. Pero ¿qué pasa con el agua? ¿Qué significa venir por agua?

Quizás podamos hacernos una idea al leer Juan 3: 5-6, donde Jesús le dice a Nicodemo que “el que no nace de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. Lo que nace de la carne, carne es; y lo que nace del Espíritu, espíritu es”. El agua aquí parece referirse al nacimiento físico. Y como sabe cualquiera que haya nacido un niño, hay mucha agua involucrada. Los bebés llegan a este mundo rodeados por las aguas de nacimiento del vientre de sus madres.

¿Vino Jesús por agua de esta manera? Oh, sí. Nació de una madre humana, María, al igual que todos los bebés humanos. No es un ser humano falso, ningún espíritu disfrazado de hombre falso. Él realmente es Dios encarnado, el Dios que vino por el agua, al igual que nosotros.

Pero Él es más que eso: Jesús es el Dios que vino por sangre, la sangre de su cruz. No es solo el nacimiento de Jesús entre nosotros lo que nos salva: es su muerte y resurrección. Jesús compartió nuestra muerte así como nuestro nacimiento; más bien, tomó nuestra muerte sobre sí mismo y la llevó por nosotros. La cruz no fue una fantasía ni una ilusión, como algunas personas imaginan. Jesús realmente sufrió; realmente sangró; realmente murió. Su sangre se convirtió en nuestra vida.

Así que estos son los testigos de quién es realmente Jesús y de lo que ha hecho para salvarnos: el Espíritu, el agua y la sangre. Recordando estos tres, nunca debemos dudar de quién es Jesús. Él es nuestro hermano. Él es nuestro Señor. Él es nuestro Salvador.

ORACIÓN: Querido Padre, gracias por enviar a tu Hijo para ser nuestro Salvador. Amén.

Dra. Kari Vo

Para reflexionar:

* ¿Qué conexiones ves con el bautismo en la venida de Jesús por agua?

* ¿Qué conexiones ves con la Cena del Señor en Su venida por sangre?

© Copyright 2021 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

Por medio del agua y la sangre
¡Compártelo!

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.