Regalos - Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile - 05/08/2019

Regalos

Después el Señor se le apareció a Abrahán en el encinar de Mamre, mientras él estaba sentado a la entrada de su tienda, en el calor del día. Al levantar los ojos vio que allí, junto a él, había tres varones. Al verlos, rápidamente se levantó de la entrada de su tienda para recibirlos. Se postró en tierra, y dijo: «Señor, si en verdad he hallado gracia ante tus ojos, te ruego que no te apartes de este siervo tuyo. Mandaré traer un poco de agua, para que ustedes se laven los pies, y luego podrán descansar debajo de un árbol. Traeré también un bocado de pan, para que recobre fuerzas su corazón, y luego seguirán su camino. ¡Para eso han pasado ustedes cerca de este su siervo!». Y ellos dijeron: «Haz todo tal y como has dicho». Entonces Abrahán fue de prisa a la tienda de Sara, y le dijo: «Toma pronto tres medidas de flor de harina, amásala, y cuece unos panes». Luego corrió Abrahán a donde estaban las vacas y tomó un becerro tierno y bueno, se lo dio al criado, y éste se apresuró a prepararlo. Tomó además mantequilla y leche, y el becerro que había preparado, y poniéndolo ante ellos se quedó a su lado debajo del árbol, mientras ellos comían. Ellos le dijeron: «¿Dónde está Sara, tu mujer?». Y él respondió: «Aquí, en la tienda». Uno de ellos dijo: «Ten por seguro que volveré a ti, y conforme al tiempo de gestación Sara tu mujer tendrá un hijo».

Génesis 18:1-10a

Génesis 18 nos cuenta la historia del día en que Dios y dos de sus ángeles fueron a visitar a Abraham. Abraham levantó la vista y vio a tres viajeros de pie frente a él. Inmediatamente, les dio la bienvenida y los instó a sentarse a la sombra, mientras la familia les preparaba una comida.

Esto no debe sorprendernos. Así era como se trataba a los viajeros en aquellos días. Lo sorprendente es lo lejos que Abraham lo llevó. Primero corrió hacia su esposa y le pidió que hiciera pan, ¡usando más de cinco galones de harina para solo tres personas! Hizo matar un becerro para asarlo, completó la comida con leche y cuajada, y luego se detuvo junto a sus visitantes mientras comían, listos para traerles cualquier otra cosa que pudieran necesitar.

Parece ser una cantidad de comida exagerada. Sin embargo, está claro que en algún momento durante la visita, Abraham reconoció a sus visitantes. Se dio cuenta de que era el Señor mismo quien había llegado a su familia. Eso podría explicar por qué Abraham hizo todo lo posible por agasajar bien a sus visitantes. Era su manera de mostrar amor y adoración al Señor: un regalo.

Pero Abraham tuvo una sorpresa, porque Dios también estaba planeando darle un regalo a su familia. El Señor le dijo: “Ten por seguro que volveré a ti, y conforme al tiempo de gestación Sara tu mujer tendrá un hijo”. Y eso es lo que sucedió. Dios superó la generosidad de Abraham con su propio regalo de amor.

Dios también ha hecho eso por nosotros: nos ha dado a su propio Hijo, Jesús, para que se convirtiera en nuestro Salvador, de modo que todos los que confían en Él sean hijos de Dios y tengan vida eterna. Debido a que Jesús murió y resucitó por nosotros, los que le pertenecemos festejaremos con Él en el reino de Dios.

¿Qué regalo más generoso podría dar Dios?

ORACIÓN: Padre santo, gracias por el regalo de tu Hijo Jesús. Amén.

Dra. Kari Vo

Para reflexionar:

1.- ¿Cómo crees que Abraham se dio cuenta de quién era su visita?

2.- Dios viene a nosotros a través de su Palabra. ¿Cómo te preparas para recibirlo?

© Copyright 2019 Cristo Para Todas Las Naciones


Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

Regalos
¡Compártelo!

You May Also Like

One thought on “Regalos

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *