Sobrevivientes - Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile - 17/09/2019

Sobrevivientes

Yo sé bien lo que hacen y lo que piensan. Pero ha llegado el tiempo de juntar a todas las naciones y lenguas, y ellas vendrán y verán mi gloria. Yo pondré una señal entre ellos, y a los que sobrevivan los enviaré a las naciones. Los mandaré a Tarsis, Fut y Lud (naciones expertas en el manejo del arco); a Tubal y Javán, y a las costas lejanas que nunca supieron de mí ni vieron mi gloria. Ellos darán a conocer mi gloria entre las naciones.

Isaías 66:18-19

Este es un pasaje bíblico diferente. Suena como una profecía bastante directa del comienzo de la iglesia cristiana ese primer Pentecostés. Dios dice: “Pero ha llegado el tiempo de juntar a todas las naciones y lenguas”, que es un eco verbal de muchos pasajes de Pentecostés. Y continúa: “y ellas vendrán y verán mi gloria. Yo pondré una señal entre ellos, y a los que sobrevivan los enviaré a las naciones”

Hay una palabra que me desconcierta: es la palabra “sobrevivan”. Dios dice: “Yo pondré una señal entre ellos, y a los que sobrevivan los enviaré a las naciones”. Pero, ¿acaso el ver la gloria de Dios no es algo maravilloso y alegre? ¿No es una bendición que da vida, algo que luego compartimos con todos los que nos rodean? ¿Por qué, entonces, se refiere a las personas que ven la gloria de Dios y la comparten como “sobrevivientes”? ¿Es esto algún tipo de guerra, algún tipo de desastre?

Pareciera que sí.

Es que el ver la gloria de Dios provoca una reacción. O vemos el sacrificio de amor y entrega de Jesús y respondemos con amor y alegría propia, o no lo hacemos. Nadie bosteza al ver la cruz del Calvario. Nadie se encuentra cara a cara con el Creador de todo colgando en la cruz, y dice: “Ah, sí, creo que es interesante”. Jesús provoca una reacción, ya sea de gozo y amor o de rechazo y terror.

Si estás leyendo esto, probablemente estés entre los que “sobrevivan” tal encuentro. En algún momento, ya sea a través del bautismo o del testimonio cristiano, fuiste llevado a la cruz y el Espíritu Santo plantó la fe en tu corazón. Perteneces a Jesús, y “declaras su gloria” con tus palabras y acciones.

Pero, ¿qué de quienes no sobrevivieron?

Todos los que confiamos en Jesús somos enviados a compartir con los demás el mensaje del perdón y la vida eterna de Dios. Esto incluye a quienes lo han rechazado previamente.

Dios es paciente: su amor puede perseguir a una persona de por vida para llevarla a la fe en Jesús. Dios con gusto te usará para amar a esas personas, para cuidarlas y para compartir las Buenas Nuevas con ellas, una y otra y otra vez. Porque su objetivo es que todos sobrevivamos, ¡no, mejor que eso! Su objetivo es que todos seamos sus hijos, compartiendo la vida gozosa y eterna que Jesús obtuvo para nosotros con su sacrifico y resurrección.

ORACIÓN: Querido Señor, úsame en la forma que tú sabes es la mejor para hacer que otras personas confíen en ti. En Jesús. Amén.

Dra. Kari Vo

Para reflexionar:

1.- ¿Cómo llegaste a la fe en Jesús?

2.- ¿De qué manera compartes el perdón y la vida eterna de Jesús con otras personas?

© Copyright 2019 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

Sobrevivientes
¡Compártelo!

You May Also Like

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *