"Una persona es suficiente para que Jesús mismo entregue su vida para salvar..." - devocional cristiano de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile "Solo uno" - 12/05/2021

Solo uno

Un ángel del Señor le habló a Felipe, y le dijo: «Prepárate para ir al desierto del sur, por el camino que va de Jerusalén a Gaza.» Felipe obedeció y fue. En el camino vio a un etíope eunuco, funcionario de la Candace, reina de Etiopía. Era el administrador de todos sus tesoros, y había venido a Jerusalén para adorar; y ahora iba de regreso en su carro, leyendo al profeta Isaías. 

El Espíritu le dijo a Felipe: «Acércate y júntate a ese carro». Cuando Felipe se acercó y lo oyó leer al profeta Isaías, le preguntó: «¿Entiendes lo que lees?». El etíope le respondió: «¿Y cómo voy a entender, si nadie me enseña?». Y le rogó a Felipe que subiera al carro y se sentara con él (…) Entonces Felipe le empezó a explicar a partir de la escritura que leía, y le habló también de las buenas noticias de Jesús. 

En el camino encontraron agua, y el eunuco dijo: «Aquí hay agua; ¿hay algo que me impida ser bautizado?». Felipe le dijo: «Si crees de todo corazón, puedes ser bautizado». Y el eunuco respondió: «Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios». Y el eunuco mandó detener el carro, y ambos descendieron al agua y Felipe lo bautizó.

Cuando salieron del agua, el Espíritu del Señor se llevó a Felipe y el eunuco no volvió a verlo, pero siguió su camino lleno de gozo. Mientras tanto, Felipe se encontró en Azoto, y allí anunció el evangelio en todas las ciudades, hasta que llegó a Cesarea. 

Hechos 8:26-31, 35-40

¡Qué cantidad de problemas tuvo que enfrentar Dios para salvar a un solo ser humano! Este hombre de Etiopía, nada menos que el tesorero de una reina, está viajando por el desierto de camino a casa. Dios envía a Felipe, uno de los apóstoles de Jesús, para que lo encuentre al costado del camino. Tienen un pequeño estudio bíblico, el hombre se bautiza y el Espíritu Santo se lleva a Felipe. ¡Todo ese trabajo solo para convertir a una persona!

Recordar esto me ayuda cuando me preocupo por una persona que parece estar lejos del Señor. Pero a pesar de que yo me preocupo por esa persona, no es más que una persona, y nadie importante a los ojos del mundo. Los líderes de este mundo dirían: “No es rentable enviar a alguien para que lo cuide. Podemos obtener un mayor retorno de nuestra inversión si enviamos personas a grupos grandes o si nos concentramos en personas conocidas e influyentes”.

Pero Dios no piensa de esa manera. “Una” persona es suficiente para que mueva montañas para que él o ella escuche la Buena Nueva. Una persona es suficiente para que Dios envíe un mensajero de su amor, ¡incluso alguien tan importante como uno de los doce discípulos de Jesús! Una persona es suficiente para que Jesús mismo entregue su vida para salvar, sí, y también para resucitar de entre los muertos. Porque esa persona es amada por Dios y por el pueblo de Dios. Uno es suficiente.

ORACIÓN: Querido Padre, gracias por acercarte a cada persona con tu amor y salvación. Amén.

Dra. Kari Vo

Para reflexionar:

* ¿Por cuál “persona” estás orando para que confíe en Jesús?

* ¿Cómo puedes mostrarle amor a esa persona?

© Copyright 2021 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

Solo uno
¡Compártelo!

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.