“Los papás que aman se toman el tiempo para poner límites” - Cita de Patricia Nagel, en la charla Educando a los niños con amor - Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile

“Los papás que aman se toman el tiempo para poner límites”

“Una persona que nunca tuvo límites es una persona que no va a poder vivir en sociedad, ni adaptarse”.

La frase es de la psicopedagoga Patricia Nagel, quien dictó la charla “Educando a los niños con amor” el pasado 12 de noviembre de 2020 de forma virtual, un evento realizado conjuntamente por los Centros de Ministerio de Cristo Para Todas Las Naciones en Argentina, Chile y Uruguay, con el apoyo de Vivenciar.net.

“Los papás que aman son papás que se toman el tiempo para poner límites, porque poner límites y disciplina toma mucho tiempo, sobre todo si lo voy a hacer con amor”, dijo, a la vez que acotó que no se trata de gritar, insultar o pegar, pues estos comportamientos lo único que demuestran es “incapacidad para dominar nuestras propias emociones”.

La psicopedagoga explicó que los límites y la disciplina se ponen desde que los niños son bebés, con amor y consistencia, es decir, que un “no” sea siempre no, que un “sí” sea siempre sí, pero nunca que un “no” a veces sea un “sí”. Esta es una de las necesidades de los niños para crecer con una estructura psíquica y emocional fuertes.

“Una persona que nunca tuvo límites es una persona que no va a poder vivir en sociedad, ni adaptarse”

A las personas que avalan la violencia bajo la creencia de que así fueron criados y, según afirman, no tienen traumas, la experta les aclaró lo siguiente: “Tal vez no tengan un trauma muy visible cuando caminan por la vereda, pero muchos de los fumadores están controlando ansiedades viejas de cosas que les han pasado y no han podido resolver. Muchos de los que tienen la necesidad de comer desaforadamente están calmando ansiedades. La adicción a la bebida, al juego, al trabajo, tiene que ver con satisfacer cosas que no han sido completadas en algún momento”. “Lo más importante es que cuando charlamos con los que ejercieron violencia al educar, la mayoría nos dice que no lo volverían a hacer”, comentó.

Niños seguros y valorados

A la charla transmitida desde Argentina asistieron más de 70 personas. La alta participación durante la fase de preguntas y respuestas reveló el gran interés que existe en torno a la crianza de los niños.

La psicopedagoga Patricia Nagel subrayó que los niños necesitan sentirse valorados, por lo que hay que evitar las críticas, burlas y comparaciones.

Lo contrario tiene sus consecuencias. “El niño que no se siente amado será un adulto con muchas dificultades. Estas cosas quedan sin resolver, y muchas veces se necesitan de procesos terapéuticos para que estas huellas y heridas sean resueltas”, dijo.

“El niño que no se siente amado será un adulto

con muchas dificultades”

Por eso, aconsejó dedicar tiempo de calidad, planificando momentos especiales en familia; dialogar, “empezar por preguntar cosas concretas e ir entremezclando esto con lo que me pasó a mí”; proponerse conocer, aprender y apoyarlos en las cosas que les gustan y por las que demuestran gran habilidad, y evitar dar repetidamente “la señal de ocupado”, de que no se tiene tiempo para ellos.

Aclaró que esto no significa crear chicos narcisistas, que se crean el centro del mundo, sino personas con capacidad para construir su autoestima. Asimismo, los niños requieren crecer en un clima que les transmita seguridad, es decir, con padres conscientes de lo que están haciendo. Por eso, observó, es fundamental hablar acerca de la crianza de los hijos, de lo que se quiere lograr.

“La pantalla no debería ser un calmante”

La psicopedagoga se refirió a 2020 como el año en que los límites de la tecnología “se desdibujaron” debido a la pandemia y el teletrabajo.

La exposición de los niños a las pantallas de computadoras, tabletas y celulares se disparó. Por ello, lanzó una advertencia: “El niño pequeño no necesita la pantalla. Esta no debería ser un calmante, una niñera. No tomemos este mal hábito. Nos separa de nuestros hijos, no nos permite demostrar nuestro amor. Nos aleja de ellos y hace que nos olvidemos que el tiempo está pasando; lo olvidan ellos y lo olvidamos nosotros.

“La pantalla nos separa de nuestros hijos, no nos permite demostrar nuestro amor”

Por esta razón, recomendó una mínima exposición. “Y, cuando sea así, que sea algo que realmente valga la pena. No perdamos la lectura, el juego, comunicarnos, hablar, charlar, reírnos y contarnos chistes. Todas esas cosas en las familias de hoy se están perdiendo”.

La espiritualidad en la crianza

La charlista enfatizó que la espiritualidad es fundamental para la crianza de los hijos.

“Eso hace que nuestros hijos crezcan en un ambiente muy contenedor, muy seguro, y que, ante las distintas dificultades, cuando se terminen todos los recursos, sepan que hay Uno que todavía está presente”, argumentó Patricia Nagel.

Esta fue la segunda ocasión en que los tres Centros de Ministerio del Cono Sur se juntaron para organizar una charla a través de internet. En ella estuvieron presentes Gloria Tolisano, Directora de CPTLN – Argentina; Marianela Bravo, Directora de CPTLN – Chile; Gabriela Silveira, Directora de CPTLN – Uruguay, y Flavio Knopp, Director de Vivenciar.net. También asistió como invitada Rebeca Franco, Directora de CPTLN – Guatemala.

La próxima charla será en diciembre, un evento a cargo de CPTLN – Uruguay. El tema será la depresión en la época de Navidad y fin de año.

Abajo compartimos el video completo de la charla “Educando a los niños con amor”.

MGHG / CPTLN – Chile

¿Te gustó el artículo? Suscríbete y recibe contenidos como este en tu e-mail:

"El clímax de la inteligencia emocional es la sabiduría" - Cita de Mandy Riquelme, psicóloga y educadora - Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile

“El clímax de la inteligencia emocional es la sabiduría”

De acuerdo con la psicóloga y educadora Mandy Riquelme, “el clímax de la inteligencia emocional es la sabiduría”, la cual es mucho más que un equilibrio entre la razón y la emoción.

“El clímax de la inteligencia emocional es la sabiduría. Sin embargo, la sabiduría no es solamente el equilibrio entre la emoción y la razón. Tiene que ver con algo que va más allá, hacia lo espiritual. Es un concepto que habla del hombre y la mujer íntegros, que es capaz de supeditar sus necesidades a los demás, si es necesario; de vivir en la incertidumbre y tolerarla, de entregar al otro lo que requiere y no solamente lo que yo quiero dar”, dijo.

Mandy, que fue la ponente en la charla “Inteligencia emocional” el pasado sábado 3 de octubre de 2020, agregó que la sabiduría “tiene que ver con la justicia, con la capacidad de amar y con la madurez, y hacia allá es que nosotros, como seres humanos, es que debemos caminar en el desarrollo de la inteligencia emocional”.

Además, citando los pasajes bíblicos de Proverbios 1:7 y Santiago 1:5, expresó que, en caso de no poseer sabiduría, “Él (Dios) nos las puede entregar”.

“La sabiduría parte por el temor, por el conocimiento de Dios”, enfatizó.

Separadas

Esta charla fue un evento virtual transmitido conjuntamente y por primera vez por los Centros de Ministerio de Cristo Para Todas Las Naciones Argentina, Uruguay y Chile.

El tema fue muy bien recibido por la audiencia, compuesta por asistentes de los tres países.

Mandy explicó que el término “inteligencia emocional”, que significa saber controlar las emociones propias y reconocerlas en las otras personas, se popularizó a partir de 1995, cuando Daniel Goleman, escritor, periodista y psicólogo, publicó un libro respecto a este tema.

Sin embargo, otros teóricos ya habían hablado acerca de las socioemocionales e inteligencias múltiples, pues a lo largo de la historia la inteligencia y las emociones se habían considerado de manera separada.

“La sociedad ha valorado más el coeficiente intelectual que el emocional, pero este último hoy día vemos que intenta equipararse. ¿Qué es lo que queremos lograr con esta nueva concepción? Queremos que estas funciones que, por un lado, son de índole intelectual, caminen de la mano con estas funciones de tipo afectivo o emocional”, precisó Mandy.

¿Cómo desarrollar la inteligencia emocional?

Nuestra experta invitada hizo hincapié en la necesidad de desarrollar la inteligencia emocional no solo como adultos, si no también en los niños, pues “las emociones son una herramienta para la vida”.

Por eso, compartió las siguientes recomendaciones generales:

Para los adultos:

  • Autoevaluarse. ¿Cómo te sientes contigo mismo? ¿Puedes pasar un tiempo a solas contigo mismo?
  • Reconocer mis emociones, ponerles nombres. ¿Tengo una pena muy profunda o estoy enojado?
  • Buscar un equilibrio entre mi mente racional y la emocional. Debemos funcionar de una manera integrada. Cuando yo estoy pensando también estoy sintiendo.
  • Ejercitar la escucha activa, tanto personal como de quienes nos rodean.
  • Activar relaciones nutritivas y comunitarias. Cuando estamos sanos queremos estar con personas más sanas.
  • Practicar la empatía y la misericordia, es decir, ponerse en lugar del otro y renunciar a lo mío.
  • Practicar la honestidad.
  • Practicar la perseverancia.

De los padres hacia sus hijos:

  • Construir un vínculo de apego seguro.
  • Establecer un patrón de crianza valórica consistente.
  • Conservar la autoridad de madre o padre. No convertirse en “amigos” de los hijos.
  • Entregar un modelo de madre o padre misericordioso y empático, es decir, no hablar mal de los vecinos, criticar a otros, y no permitir los lenguajes verbal y no verbal irrespetuosos.
  • Pasar tiempo con los hijos.
  • Trabajar de forma progresiva la autonomía vs. la dependencia.
  • Crear situaciones de vida comunitaria amorosa y colaboradora.
  • Permitirles equivocarse, reflexionar sobre ello y animarlos a superarlos.
  • Entregar lo que necesitan y no todo lo que quieren.
  • Impulsarlos a trabajar por lo que quieren y retardarles la gratificación o recompensa.

Si deseas ver todos los puntos desarrollados, te invitamos a ver el video de la charla:

¿Te gustó el artículo? Suscríbete y recibe contenidos como este en tu e-mail:

"En la resignación nos quedamos en la tristeza, la angustia, la paralización, pero en la aceptación nos abrimos al cambio” - Frase de la psicóloga Mandy Riquelme, en la charla “Miedo e incertidumbre en tiempos de pandemia. ¿Cómo gestionarlos?” de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile

“La resignación no abre posibilidades para la vida”

De acuerdo con la psicóloga clínica y educativa Mandy Riquelme, en estos tiempos de la pandemia por el coronavirus debemos evitar resignarnos, y más bien abrirnos a la oportunidad de cambio que se nos presenta.

“Las palabras confinamiento, aislamiento o encierro, que son las que más escuchamos en los medios de comunicación o las decimos nosotros mismos, nos entregan un sentido de resignación, y la resignación no abre posibilidades para la vida, no abre posibilidades de movimiento para el enfrentamiento, sino que cierra posibilidades. La resignación es distinta a la aceptación. Cuando nosotros le ponemos otro sentido desde el punto de vista del lenguaje a lo que estamos viviendo, sin dejar de reconocer la realidad, tenemos más posibilidades de movernos, de sentirnos mejor”, señaló.

Mandy, quien dictó nuestra charla “Miedo e incertidumbre en tiempos de pandemia. ¿Cómo gestionarlos?”, el pasado 9 de julio de 2020 a través de videoconferencia, recomendó que, “en vez de confinamiento o encierro, usemos las siguientes frases: encuentro conmigo mismo, con mi familia, oportunidad de cambio. Inmediatamente esta significación nueva nos abre ante la aceptación, es decir, a las posibilidades de acción. En la resignación nos quedamos en la tristeza, la angustia, la paralización, pero en la aceptación nos abrimos al cambio”.

La resignificación es una de las fases comentadas por la experta para gestionar el miedo y la incertidumbre. Consiste en “entregar otro sentido a lo que estoy viviendo”.

“En vez de confinamiento o encierro, usemos encuentro conmigo mismo, con mi familia, oportunidad de cambio”

Las otras etapas son situar el problema real, aceptar la realidad (limitaciones personales), definir un propósito, evaluar las posibilidades reales, activar redes, tener una rutina flexible, practicar el autocuidado, agradecer y reflexionar acerca de cuál es nuestro soporte en momentos difíciles.

Escuchar el mensaje de la pandemia

En los primeros minutos de la charla, Mandy invitó a los asistentes a participar en una actividad. Ésta consistió en ingresar en un sitio web las primeras palabras que se les ocurrieran en torno a la pandemia. Las más repetidas -y que resaltaban de entre una nube de términos- eran “angustia”, “muerte”, “contagiarme”, “miedo” y “pérdida de trabajo”. 

Mandy enfatizó que debemos reflexionar en cuál es el propósito de esta pandemia en nuestra vida, “qué mensaje me entrega el miedo”.  

“A veces pensamos que el miedo no cumple más que una función de dolor en nuestra vida, de traernos problemas. Pero el miedo tiene una función de entregarnos una alarma para poder responder ante el peligro”, observó.

“Somos la casa”

Por su asociación con el confinamiento, la idea de permanecer en casa es en estos tiempos de la COVID-19 algo negativo.

No obstante, Mandy aconsejó cambiar la perspectiva.

“Hay que utilizar el simbolismo de que nosotros somos la casa, ver cada rincón, qué está pasando en mí, definir cuáles son las cosas que me están doliendo, qué me está generando más temor e incertidumbre. Hay que hacer el ejercicio de limpiar y desinfectar la casa, así como lo hacemos físicamente. Hagamos un trabajo de limpieza, de pureza de nosotros mismos”, invitó.

La vulnerabilidad de lo humano

Partiendo de su experiencia personal, Mandy recomendó buscar a Dios como soporte para los momentos difíciles. “Dios es mi soporte. Él no se mueve, no se vulnerabiliza”.

Puntualizó que “no podemos poner nuestra vida sobre una persona u otras personas. Tenemos que ponerla sobre algo que sea más grande, y que no cambie, pues lo humano tiene que ver con la vulnerabilidad”. 

“Hagamos un trabajo de limpieza, de pureza de nosotros mismos”

Este evento en línea, el primero de una serie que desarrollaremos en Cristo Para Todas Las Naciones – Chile, estuvo encabezado por el equipo de nuestro Centro de Ministerio, integrado por Marianela Bravo, Directora; Marlene Albarrán, Asistente Administrativa; Milagros Vilches, Asistente Ejecutiva, y Moisés Hernández, Social Media Manager.

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

charla-ser-padres-colegio-luterano-concordia-viña-del-mar-02102018

Cómo ser padres y educar desde las emociones

Favorecer el respeto, la comunicación, la empatía y el establecimiento de límites en la práctica de la crianza fue la recomendación que brindó la psicóloga Gabriela Bravo Rodríguez en la charla “Ser padres: perspectivas para un desarrollo emocional y disciplinario”, patrocinada por Cristo para Todas Las Naciones – Chile.

La conferencia fue dictada el martes 2 de octubre en la capilla del Colegio Luterano Concordia de Viña del Mar, en la cual estuvieron presentes el pastor Juan Pablo Lanterna, a cargo de la congregación “Cristo Redentor” de esta ciudad; Andrés Valdebenito, profesor de la institución educativa, y Marianela Bravo, directora de CPTLN – Chile.

En su presentación del tema, el pastor Lanterna señaló que la crianza actual de los niños atraviesa por las siguientes dificultades: se están sustituyendo las ausencias con cosas, se encaminan las frustraciones “a golpes” y uno de los padres -incluso ambos- abandona el hogar.

 

“Educar desde los corazones”

La psicóloga Gabriela Bravo Rodríguez explicó a los apoderados asistentes “el arte de educar los corazones”, que consiste en centrarse en el niño y sus necesidades, “escuchar su corazón” practicando la escucha activa, enseñarle a identificar sus emociones y no reprimírselas, favorecer la reflexión sobre la conducta, ayudarle a reconocer los pensamientos, proporcionarle un clima y pensamientos positivos y no olvidar manifestarle el afecto.

La especialista concluyó la charla con dos citas bíblicas para exponer lo que Dios quiere de la relación entre padres e hijos. La primera, de Colosenses 3:21, en la que el apóstol Pablo dice: “Padres, no exasperen a sus hijos, no sea que se desanimen”. La segunda cita, de Efesios 6:2-4, en la que el mismo apóstol exhorta a honrar “a tu padre y a tu madre -que es el primer mandamiento con promesa- para que te vaya bien y disfrutes de una larga vida en la tierra. Y ustedes, padres, no hagan enojar a sus hijos, sino críenlos según la disciplina e instrucción del Señor”.

Esta disertación forma parte de las actividades que apoya Cristo para Todas Las Naciones – Chile para vincular el mensaje del Evangelio con las necesidades de las comunidades.