"Al igual que los tesalonicenses, Dios quiere que nos aferremos con fe a sus promesas" - Cita del Devocional de Hoy de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile "Consuelo ante la incertidumbre" - 06/11/2020

Consuelo ante la incertidumbre

Hermanos, no queremos que ustedes se queden sin saber lo que pasará con los que ya han muerto, ni que se pongan tristes, como los que no tienen esperanza. Así como creemos que Jesús murió y resucitó, así también Dios levantará con Jesús a los que murieron en él. Les decimos esto como una enseñanza del Señor: Nosotros, los que vivimos, los que habremos quedado hasta que el Señor venga, no nos adelantaremos a los que murieron, sino que el Señor mismo descenderá del cielo con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de Dios, y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros, los que aún vivamos y hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes, para recibir en el aire al Señor, y así estaremos con el Señor siempre. Por lo tanto, anímense unos a otros con estas palabras. 

1 Tesalonicenses 4:13-18

Este año ciertamente quedará grabado en los libros de historia. Con la alteración a la vida que ha traído el coronavirus y con tantas personas que han sido afectadas por él, abundan las preguntas y los miedos. En medio de tanta incertidumbre buscamos certeza, pero la certeza es escasa.

A algo así se refería el apóstol Pablo en su carta a la iglesia de Tesalónica, quienes se preguntaban qué pasaba con quienes habían muerto. Querían algo de certeza, algo de claridad. Si bien estos primeros cristianos fueron “un ejemplo para todos los creyentes de Macedonia y Acaya”, por sus vidas de devoción a Dios y servicio a los demás (ver 1 Tesalonicenses 1), al igual que muchos de nosotros estaban desconcertados por lo que les pasa a quienes mueren.

Entonces Pablo les da un mensaje para centrarlos en la fe. Él conocía bien la lucha que enfrentaban con la cultura pagana circundante y la oposición que encontraron de muchos judíos. Ambos grupos eran hostiles a la salvación ofrecida gratuitamente a todos a través de la obra de Jesús en la cruz y confirmada en su resurrección. Tantos mensajes contradictorios. Tantas fuerzas opuestas a la gracia de Dios en Jesús. El corazón del apóstol debe haber sufrido por los tesalonicenses. Pablo quería que ellos supieran que Dios se preocupaba por ellos no solo en este mundo, sino también en el venidero. La verdad “que Jesús murió y resucitó”, que Pablo compartió con ellos desde el principio, es la misma verdad que un día encontrará cumplimiento en la propia resurrección de los muertos de los creyentes tesalonicenses.

Buenas noticias, sin duda, pero a veces difíciles de aceptar en un mundo donde recibimos tantos mensajes contradictorios. Al igual que los tesalonicenses, Dios quiere que nos aferremos con fe a sus promesas. Como Pablo escribió a la iglesia en Roma: “¡Que el Dios de la esperanza los llene de todo gozo y paz en la fe, para que rebosen de esperanza por el poder del Espíritu Santo!” (Romanos 15:13).

ORACIÓN: Padre Celestial, da certeza a nuestra fe mientras confiamos en tus promesas eternas. En el nombre de Jesús. Amén.

Paul Schreiber

Para reflexionar:

1.- ¿De qué maneras ha cambiado tu vida debido al coronavirus?

2.- ¿De qué maneras te aferras a Dios cuando los mensajes del mundo que te rodea se oponen a tu fe?

© Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

"Al pie de la cruz encontramos el terreno llano que buscamos y que no se puede encontrar en ningún otro lugar" - Cita del Devocional de Hoy de Cristo para Todas las Naciones CPTLN Chile "En terreno firme" - 25/08/2020

En terreno firme

Yo, en cambio, me conduzco con integridad; ¡sálvame y ten compasión de mí! Plantado estoy en terreno firme y te bendigo, Señor, en las reuniones de tu pueblo.

Salmo 26:11-12

Al momento de escribir esto, algunas iglesias están comenzando a abrir después de estar cerradas debido a la pandemia del coronavirus. Una vez más se les permite reunirse como hermanos en Cristo para adorar al Señor que los redimió. Aun así, muchas personas pueden estar sintiendo que en realidad no están parados en terreno firme. Todo parece estar cambiando: desde los temores de la pandemia global y los conflictos políticos, hasta los problemas que nos tocan más de cerca, como la pérdida del hogar o el empleo, la enfermedad de los seres queridos, etc. Podemos hacer todo lo posible para caminar en integridad, como el Señor quiere que lo hagamos, pero no podemos encontrar ese terreno firme. Con el salmista suplicamos: “¡Sálvame y ten compasión de mí!”.

Solo un hombre realmente ha caminado con integridad, el Dios-Hombre Jesucristo, quien “no cometió ningún pecado, ni hubo engaño en su boca. Cuando lo maldecían, no respondía con maldición; cuando sufría, no amenazaba, sino que remitía su causa al que juzga con justicia” (1 Pedro 2: 22-23). Nuestro Señor no siempre tuvo suelo firme bajo sus pies: se enfrentó al odio, al rechazo y la incredulidad. En la noche en que fue traicionado, Jesús le suplicó a su Padre redención y gracia, pidiéndole que le quitara la terrible copa del sufrimiento y la muerte, la copa de la ira de Dios contra el pecado.

Pero Jesús también pidió que se hiciera la voluntad de su Padre, y así fue. El suelo se movió bajo los pies del Salvador cuando fue traicionado y arrestado, juzgado e injustamente condenado a muerte. Probablemente había muy poca tierra firme en el Gólgota donde Jesús fue clavado en la cruz. Aunque había recorrido toda su vida en inocencia e integridad, Jesús llevó a la cruz nuestros pecados en su cuerpo. Allí fue castigado por nuestra falta de integridad, nuestro odio y egoísmo, orgullo y celos, todo pecado de pensamiento, palabra y acción. En nuestro lugar, Él drenó la copa de la ira de Dios contra el pecado.

Bajado de la cruz, el cuerpo de Jesús fue depositado en una tumba. Al tercer día, la primera mañana de Pascua, el suelo se sacudió como nunca antes: Jesús fue resucitado corporalmente de la muerte y su victoria sobre la muerte es nuestra victoria. La redención por la cual oramos se logró. Por la gracia de Dios, a través de la fe en Jesucristo, nuestros pecados son perdonados, la carga de la culpa levantada. Gracias a que Jesús vive, nosotros también tenemos una nueva vida en su Nombre. Unidos con él en el bautismo, hemos sido enterrados con él y nacidos de nuevo para caminar con integridad en la nueva vida.

Al pie de la cruz encontramos el terreno llano que buscamos y que no se puede encontrar en ningún otro lugar. Es posible que no siempre podamos reunirnos con nuestros hermanos en la fe para adorar, pero un día estaremos ante el trono de Dios en la gran asamblea de todos los redimidos para bendecir al Señor que nos salvó.

ORACIÓN: Señor Jesús, cuando la tierra parece moverse bajo nuestros pies, dirige nuestros corazones y mentes a las promesas de tu Palabra, y sostennos con seguridad en tu mano. Amén.

Dra. Carol Geisler

Para reflexionar:

1.- ¿De qué manera mantiene Dios tus pies en terreno llano?

2.- ¿Crees que tu caminar en fe está permeado de integridad, o necesitas hacer algún ajuste para mantenerte enfocado en Jesús?

© Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

“La conexión con Dios nos ayuda a comprender estos tiempos difíciles” - Frase del psicólogo Renato Erazo, quien dictó la charla Manejo del estrés y la ansiedad en la nueva normalidad - Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile

“La conexión con Dios nos ayuda a comprender estos tiempos difíciles”

La llamada “nueva normalidad” o adaptación de nuestras vidas a la ineludible existencia del COVID-19 nos entrega una oportunidad para reevaluarnos y conectarnos con Dios.

Esa fue la conclusión que entregó el psicólogo Renato Erazo, quien expuso la charla “Manejo del estrés y la ansiedad en la nueva normalidad” el jueves 13 de agosto de 2020, en tiempos en que en Chile (al momento de redactar esta nota) paulatinamente continúa su proceso de desconfinamiento, como ya ha ocurrido en otros países.

En la charla virtual, Renato invitó a reflexionar sobre este tiempo inédito para la humanidad. “La normalidad anterior o vieja normalidad nos ha traído a evaluar realmente cómo estábamos viviendo nuestra vida antes. ¿Sería que era una vida adecuada, una vida en la que estábamos sintiéndonos bien?”.

“Ojalá que el tiempo que hemos estado en casa -añadió- haya sido útil para analizar esta vieja normalidad, y no crear una nueva normalidad solo porque lo están exigiendo o porque las cosas conllevan a esto, sino para que llevemos una normalidad mucho más consciente de nosotros mismos. Debemos reevaluar lo que estaba pasando antes y ver si nuestras relaciones sociales eran adecuadas, o si estábamos llevándolas de una manera valiosa, que nos sintiéramos fortalecidos y apoyados por estos amigos”.

La fragilidad del ser humano

Renato, miembro del equipo de Cristo Para Todas Las Naciones – Guatemala y coordinador del Proyecto JOEL, programa que siembra valores morales y espirituales en adolescentes y jóvenes de escuelas e institutos públicos de ese país, subrayó la importancia de la espiritualidad para enfrentar situaciones complejas.

“Aunque hemos llegado a un avance tecnológico muy alto, el ser humano sigue siendo muy frágil. Esta fragilidad frente a un virus que no se ve me hace pensar que hay algo mucho más poderoso que nosotros”, expresó el psicólogo.

Subrayó que la conexión con Dios “nos ayuda a comprender estos tiempos difíciles, nos trae esperanza, paz y tranquilidad”.

“Cuando hay una creencia y una comunidad espirituales, eso nos ayuda muchísimo a afrontar estas situaciones, a tener más herramientas a nuestro alcance”, completó.

Esta charla fue el segundo evento virtual desarrollado por nuestro Centro de Ministerio como un aporte a la comunidad. La primera charla en esta modalidad la hicimos el 9 de julio de 2020, titulada “Miedo e incertidumbre en tiempos de pandemia. ¿Cómo gestionarlos?”, que fue dictada por la psicóloga Mandy Riquelme.

Mira la charla completa de Renato Erazo en el video, en el que además enseña varias técnicas de relajación para calmar el estrés y la ansiedad.

¿Te gustó el artículo? Suscríbete y recibe contenidos como este en tu e-mail: