"Meditar y descansar en las promesas de Dios en Cristo puede ser otro paso para salir de la depresión y la angustia" - Cita del Devocional de Hoy de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile - "Amor constante ante los temblores de la vida" - 13/07/2020

Amor constante ante los temblores de la vida

Por la misericordia del Señor no hemos sido consumidos; ¡nunca su misericordia se ha agotado! ¡Grande es su fidelidad, y cada mañana se renueva! 

Lamentaciones 2:22-23

Muchas personas viven en silencio, desesperadas, infelices con sus vidas, con ocasionales períodos de depresión, temerosas del futuro y, sin embargo, seguras de que tiene que haber más en la vida de lo que están experimentando.

Los cristianos también podemos sufrir de depresión, y ello no indica automáticamente la pérdida de la fe. Sin embargo, algunos piensan que la fe debe resolver todos nuestros problemas por lo que, el admitir estar abatido, temeroso o con problemas, sería mostrar una gran debilidad o falta de fe.

Pero no es así. En las Escrituras vemos a personas poderosas luchar contra la depresión y la desesperación. En 1 Reyes 19 se nos narra cuando el profeta Elías quería dejarse morir a causa de la soledad y la consternación con su ministerio. Los escritores de los Salmos 6, 38, 88, 102 estaban terriblemente abatidos y planteaban sus cuestionamientos a Dios. Y hasta el apóstol Pablo admite sus debilidades y angustias en 2 Corintios 11.

Somos santos por medio de Jesucristo, pero también somos pecadores viviendo en un mundo pecaminoso. El camino para salir de la depresión y la duda se abre para nosotros solo cuando admitimos nuestra debilidad y desesperación, como lo hicieron los escritores bíblicos. Nunca venceremos las depresiones de la vida negando que las tengamos.

Recuerda al Dios que tienes y las hermosas promesas que te hace. Toda la Biblia anuncia el hecho de que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores. Dios vino a este mundo dañado con el solo propósito de restaurar personas rotas y abatidas. Cristo murió por nuestros pecados y resucitó de la muerte para nuestro beneficio futuro en el cielo. También lo hizo para que tengamos esperanza ahora, en este mundo.

Considera pasajes como 1 Pedro 1:3-5 que hablan de la esperanza viva que Dios tiene para tu futuro y el mío en unión con Cristo. Si Dios tiene tanta confianza en nosotros, ¿no podemos seguir adelante con fe, sin importar cuán desesperada parezca la vida en este momento? Fue este recuerdo del amor y las grandes obras de Dios lo que ayudó a David en sus peores momentos (ver Salmo 13:5-6; 25:15-21). Meditar y descansar en las promesas de Dios en Cristo puede ser otro paso para salir de la depresión y la angustia.

También recuerda que no tienes que lidiar solo con tus problemas. Jesús promete: “Vengan a mí todos ustedes, los agotados de tanto trabajar, que yo los haré descansar” (Mateo 11:28), y Él es fiel a sus promesas.

Esta es nuestra mayor esperanza: confiar nuestra vida a Aquel que dio la suya por nosotros, para que podamos vivir en la victoria sobre este mundo. Jeremías (otra figura bíblica que soportó grandes dificultades) nos recuerda que Dios está cerca, especialmente en tiempos de problemas: “Invoqué, Señor, tu nombre… el día que te invoqué, viniste a mí y me dijiste: «No tengas miedo.»!” (Lamentaciones 3:55a, 57).

ORACIÓN: Padre celestial, ayúdanos cuando las preocupaciones nos hagan dudar de nuestra fe. En el nombre de Jesús. Amén.

The Lutheran Layman, febrero de 1978, Rev. Jim Barton.

Para reflexionar:

1.- ¿Por qué podemos decir que las misericordias de Dios son nuevas cada mañana?

2.- ¿Alguna vez has ayudado a alguien que estaba muy deprimido a resolver sus problemas?

© Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

El desaliento. Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN - Chile. 11/01/2019

El desaliento

Pero eres tú quien me dio la vida, eres tú quien me infundió confianza desde que era un niño de pecho. Salmo 22:9

 

 

Hace muchos años, el desaliento y la depresión eran compañeros constantes de un joven abogado. Llegó a caer en tan profunda oscuridad emocional, que sus amigos decidieron hacer desaparecer de su casa todos los cuchillos y las hojas de afeitar.

 

En su momento de mayor oscuridad, este abogado escribió: “Soy el hombre más miserable del mundo. No sé si algún día me mejoraré. Creo que ni siquiera lo merezco”.

 

Después de un tiempo ese joven, Abraham Lincoln, superó el desaliento y llegó a un puesto de poder y autoridad. Por la gracia de Dios, Lincoln, al igual que Martin Luther King, Jr., se dedicó a mejorar la vida de los demás.

 

Pero eso no quiere decir que fuera inmune al desaliento.

 

No tengo dudas que usted también ha experimentado desaliento. Todos pasamos por momentos en los que parece que el mundo se nos viene abajo, y que nada sale como quisiéramos. Quizás hasta alguna vez hayamos jugado con la idea de dejar este “valle de lágrimas”.

 

Si esta es una descripción de lo que usted siente en estos momentos, es hora que el Espíritu Santo le cambie la vida, ya sea a través de aconsejamiento o de confesión, o aclarándole la visión que tiene de lo que el Señor ha hecho por usted.

 

Preste atención a las personas que le rodean y verá que hay algunas que están dispuestas a ayudarle. Entre ellas se encuentra el mismo Dios. Él quiere que sepa que lo que está sufriendo sólo es pasajero. Es más, se lo garantiza con su promesa.

 

A través de Jesucristo Dios nos lleva de la desesperación a la victoria. Así fue para Lincoln, y que así sea también para usted.

 

ORACIÓN:Querido Señor, tú eres mi escudo y quien me reanima cuando estoy desalentado. Te doy gracias por la victoria que es mía a través de Jesucristo. En su nombre. Amén.

 

 

De una devoción escrita originalmente para “By the Way”

 

 

Editado por CPTLN-Chile (enero 2019)

 

 

© Copyright 2018 Cristo Para Todas Las Naciones

Consuelo en la tristeza_Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones (CPTLN) - Chile. 26112018

Consuelo en la tristeza

Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación. (2 Corintios 1:3)

 

 

Hay veces en que necesitamos la ayuda de otros.

 

Para tratar su depresión y encontrar paz para su vida, una persona buscó la ayuda de un psiquiatra a quien le explicó los traumas de su juventud y los fracasos de su vida que tanta angustia y dolor le causaban.

 

Una de las maneras en que el profesional le aconsejó que manejara la tristeza que lo embargaba, fue diciéndole que encarara la vida desde una perspectiva diferente: que disfrutara y se alegrara con las cosas positivas y buenas que le rodeaban.

 

Como sugerencia práctica, le dijo que quizás le ayudaría ir a ver a un comediante que aparentemente era muy bueno para hacer reír a las personas. Grande fue la sorpresa del médico cuando el hombre, luego de dar un gran suspiro, le dijo: “Si el ir a ver a ese comediante me va a hacer feliz, entonces estoy perdido, porque yo soy él”.

 

Al igual que el hombre de nuestra historia, muchas personas viven pretendiendo ser felices, y lo hacen bien, ya que la sociedad no está interesada en escuchar sus quejas. Muchas veces no queremos escuchar los problemas de los demás, porque con los nuestros ya tenemos más que suficiente.

 

Sin embargo, hay alguien que nos conoce muy bien y que nos ama tanto, que no necesitamos esconder de él nuestros problemas ni tristezas. El amor de Dios nos da la fuerza necesaria para recobrarnos de cualquier crisis y nos ayuda a seguir adelante con nuevos ímpetus.

 

En Jesucristo, Dios demostró que no sólo se preocupa por nosotros, sino que también se identifica con nuestros dolores y necesidades. Gracias al sacrificio de Jesús conocemos la compasión perfecta de Dios y su consuelo eterno.

 

Cuando los problemas y las dificultades le agobien recuerde que, con la ayuda de Jesucristo, podemos descansar en él, disfrutar de su consuelo y recibir la fuerza necesaria para vencer nuestras crisis y sufrimientos.

 

ORACIÓN: Padre celestial, ayúdanos a volvernos a ti para todas nuestras necesidades, y a darte gracias por todo lo que nos das. En el nombre de Jesús. Amén.

 

 

Biografía del autor: Esta devoción está basada en un texto escrito por Alexander Jesús Pérez León, de Venezuela.

 

 

 

© Copyright 2018 Cristo Para Todas Las Naciones

charla-hacia-una-vida-plena-la-depresión-cristo-para-todas-las-naciones-foto-1-público-iglesia-luterana-la-cruz-de-cristo-la-florida-santiago-y-psicóloga-mandy-riquelme-dictando-la-charla

La depresión es una enfermedad y debe buscarse ayuda médica y espiritual

Quien sufre de episodios recurrentes de tristeza, de falta de interés en las cosas cotidianas de la vida, debe estar alerta: puede estar enfermo de depresión y es necesario que busque ayuda, tanto médica, como espiritual.

Este fue el mensaje que compartieron la psicóloga Mandy Riquelme y el pastor Cristian Rautenberg en la charla “Hacia Una Vida Plena. Depresión: causas, consecuencias y posibilidades”, patrocinada por Cristo para Todas Las Naciones (LHM/CPTLN) – Chile y dictada en la Iglesia La Cruz de Cristo, en la comuna de La Florida, en Santiago, el viernes 19 de octubre de 2018.

La psicóloga Mandy Riquelme, especialista en infancia y familia, subrayó las diferencias entre la tristeza y la depresión, pues aunque Chile sobresale en Latinoamérica como el país con mayor índice de depresión, existe también una tendencia a confundir estos dos estados emocionales, por lo cual hay un sobrediagnóstico de esta enfermedad. Mientras que la tristeza es un estado pasajero, normal en todos los seres humanos, la depresión se presenta de forma continua o intermitente, que afecta todos los sistemas vitales del organismo.

charla-hacia-una-vida-plena-la-depresión-cristo-para-todas-las-naciones-foto-2-psicóloga-mandy-riquelme-dictando-la-charla-en-la-iglesia-luterana-la-cruz-de-cristo-la-florida-santiago
Si la persona sufre de depresión debe preocuparse por ir al médico, dijo la psicóloga Mandy Riquelme

Una persona triste manifiesta decaimiento, ganas de llorar, un pesimismo variable, irritabilidad, nostalgia, propensión al aislamiento y ganas de dormir para despertar mejor. “Todo esto se parece mucho a los síntomas de depresión, pero la diferencia es que en la depresión se te entorpecen varias áreas de la vida”, aclaró la especialista Riquelme.

Para enfrentar la tristeza, la psicóloga Riquelme recomendó reconocer las emociones, reflexionar para buscar la causa, llorar si se tienen ganas de hacerlo (se libera endorfina, sustancia que permite cierto nivel de placer), hablar, hacer ejercicio, reír, tener una vida espiritual activa y escoger a dos personas que estén dispuestas a escuchar y ayudar.

En cambio, si la persona sufre de depresión debe preocuparse por ir al médico, mejor si va acompañado de un familiar, pues a los pacientes depresivos les cuesta ir al especialista, y luego obedecer a la terapia, ya que la causa de la depresión es biológica, incluso por una predisposición genética, según la psicóloga Mandy Riquelme.

 

“La depresión afecta el cuerpo y alma”

El pastor Cristian Rautenberg, a cargo de la congregación de la Iglesia Luterana La Cruz de Cristo, señaló que los seres humanos “somo personas integrales”, y, por tanto, “la depresión afecta el cuerpo y alma”.

Magíster en Teología, el pastor Rautenberg recordó que los seres humanos heredamos el pecado, a la vez que vivimos en una sociedad que impone sus estándares de felicidad y éxito, situación que contribuye a que las personas se depriman. “Es una sociedad que niega lo malo. Si alguien dice que está mal, no sabemos cómo responder”.

El pastor Rautenberg desmitificó afirmaciones como “los fieles no deben deprimirse”, “tomar drogas para combatir la depresión refleja una falta de fe” y “las personas están deprimidas porque Dios las está castigando por algún pecado o error”, pero aseveró que lo que sí es una certeza es que en la mayoría de los episodios de depresión ocurre una “desconexión espiritual”, como lo reflejan cientos de pasajes de la Biblia.

charla-hacia-una-vida-plena-la-depresión-cristo-para-todas-las-naciones-foto-3-pastor-cristian-rautenberg-dictando-la-charla-en-la-iglesia-luterana-la-cruz-de-cristo-la-florida-santiago
El pastor Cristian Rautenberg desmitificó afirmaciones como “los fieles no deben deprimirse”

“Desde el punto de vista de la fe, la depresión se define como la pérdida de la esperanza”, acotó el reverendo Rautenberg. Sin embargo, aclaró que “Dios da esperanza”, tal como se manifiesta en Salmos 34:18 y Jeremías 29:11-12.

Buscar ayuda es fundamental para sanar, y tan importante es la terapia médica, como la participación en la iglesia. “La Palabra de Dios no es muerta, es eficaz”, resaltó el pastor Cristian Rautenberg.

 

Programas que benefician a la comunidad

Esta charla formó parte del trabajo que, en conjunto, realiza LHM/CPTLN – Chile con la Iglesia Luterana La Cruz de Cristo.

“Tenemos preparado un ciclo de charlas con el fin de aportar información y apoyo a nuestra comunidad”, anunció a los asistentes Marianela Bravo, directora de Cristo Para Todas Las Naciones – Chile.

“Todos nuestros programas están desarrollados para beneficiar a la sociedad y tener un Mejor Vivir”, añadió la directora Bravo.

charla-hacia-una-vida-plena-la-depresión-cristo-para-todas-las-naciones-foto-4-marianela-bravo-directora-presentando-la-charla-en-la-iglesia-luterana-la-cruz-de-cristo-la-florida-santiago
“Todos nuestros programas están desarrollados para beneficiar a la sociedad y tener un Mejor Vivir”, indicó la directora de LHM/CPTLN Chile Marianela Bravo

LHM/CPTLN – Chile es una organización cristiana sin fines de lucro, que difunde el mensaje de Jesucristo a todos los grupos sociales sin distinción de credos religiosos, cuyo objetivo es ayudar a reflexionar a quien lo necesite, en diferentes temas de actualidad, brindando una orientación cristiana y valórica a niños, jóvenes y adultos.

esperanza-viva-devocional-03092018-cristo-para-todas-naciones-chile-foto-chica-triste-recostada-viendo-invierno-a-traves-de-ventana-casa-estilo-europeo-desenfocada-al-fondo

Una esperanza viva

Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que por su gran misericordia y mediante la resurreción de Jesucristo nos ha hecho nacer de nuevo a una esperanza viva. 1 Pedro 1:3

 

Septiembre es el mes de la prevención del suicidio. Quienes se quitan la vida son personas de diferentes edades, sexos y situaciones. Aun así, todas esas muertes tienen algunas cosas en común. Todas son atroces, todas son trágicas y ninguna soluciona ningún problema. Lo único que hacen es quitar del muerto el peso de los problemas y cargárselo a quienes han quedado con dolor y con muchas preguntas sin respuesta.

Es por eso que, cuando la agencia de noticias Reuters informó que había habido un cambio en las estadísticas de los suicidios en los Estados Unidos, tomé nota. Los cambios reportados eran alarmantes: de 1999 a 2005, el índice nacional de suicidios había aumentado en un 0,7%. Durante el mismo período, el suicidio de hombres de mediana edad había aumentado en un 2,7% y el de mujeres de mediana edad en un 3,9%.

Son muchas las explicaciones que se dan para este aumento tan dramático: problemas económicos, familias infelices, frustración, desaliento, depresión, y la lista continúa. Hay muchas razones que podrían motivar a alguien a terminar su propia vida… quizás algunas de esas razones sean conocidas para usted o para alguien que usted conoce.

Razón por la cual, sin tratar de ser demasiado simplista, quiero decir que, sea cual fuera la situación en que usted se encuentra, Jesús y sus representantes pueden ayudarle. Si usted está pensando que en su futuro sólo hay oscuridad, quiero que sepa que Jesús es luz y que tiene consejeros, congregaciones, pastores y personas alrededor suyo que están dispuestos a reflejar esa luz. Puede que la duda y la depresión lo atormenten, pero el Salvador quiere darle ayuda, a veces personal, otras veces médica, otras veces espiritual, la ayuda que sea necesaria para restaurarlo.

El Salvador resucitado puede restaurarlo…
… como hizo con San Pablo, quien había cometido asesinatos.
… como hizo con San Pedro, quien lo había negado y abandonado.
… como hizo con Tomás, quien había dudado de él.
… como quiso hacer por Judas, quien lo había traicionado.

Por el sacrifico del Salvador y con el poder del Espíritu Santo, usted puede nacer de nuevo… tanto espiritual como mentalmente.

Ese es el mensaje del Salvador para los pocos de ustedes que juegan con la idea del suicidio… y para los muchos de ustedes que conocen a alguien que está pasando por momentos muy difíciles en su vida.

ORACIÓN: Señor Jesús, a través de los siglos tú has transformado vidas. Ahora te pido que traigas luz y esperanza a quienes están en la oscuridad. Y, si es posible, úsame a mí para cumplir tus propósitos en este mundo. En tu nombre. Amén.

 

Publicado originalmente en Paraelcamino.com

© Copyright 2018 Cristo Para Todas Las Naciones

foto-don-manuel-segovia-sentado-mientras-lee-folleto-depresion-cristo-para-todas-las-naciones-chile

Folletos son “como un manjar rico”

Una visita al consultorio médico le bastó para quedar enganchado al Programa de Literatura de Cristo Para Todas Las Naciones – Chile. Aquejado por su depresión, don Manuel Segovia encontró en el folleto que trata esta enfermedad un gran alivio espiritual.

“Lo disfruté tanto que es como un manjar rico que uno quiere seguir comiendo”, expresa este poeta de 78 años, de mirada y hablar afables. “A mí me ayudó bastante, es lo que necesito. Me aconsejó para que yo tuviera más calma y supiera llevar la depresión”.

El “librito”, tal como lo llama cariñosamente, se convirtió para él en una ventana de esperanza y el primero de una colección. “El martes siguiente volví a buscar otro. Ya llevo nueve libros”, nos comenta.

A mí me ayudó bastante, es lo que necesito. Me aconsejó para que yo tuviera más calma y supiera llevar la depresión

Desde entonces, don Manuel ha establecido una relación cercana con CPTLN – Chile, y no solo nos visita en nuestro estand del Centro de Salud Familiar (CESFAM) Dr. Fernando Maffioletti, en la comuna de La Florida, en Santiago, donde dos veces a la semana distribuimos los folletos a pacientes y sus familiares, sino también en nuestro Centro de Ministerio, en la misma comuna.

 

“He aprendido mucho de Lutero”

Otra obra apreciada por don Manuel es la versión Reina Valera Contemporánea de la Biblia, que CPTLN – Chile ofrece.

Una de sus lecturas favoritas es el Catecismo Menor de Martin Lutero, reformador de la iglesia cristiana. “He aprendido mucho de Lutero. Me he dado cuenta de cómo estaba desordenada la iglesia, y él la puso en orden. ¡Hizo tanto por la humanidad!”, afirma.

Don Manuel, que se congrega en la Iglesia Evangélica Pentecostal, no ha perdido la oportunidad de llevar la Palabra de Dios a otras personas. Hasta el momento de escribir esta nota, ya había adquirido cuatro ejemplares más de la Biblia para obsequiar a vecinos y amigos.

 

“No hay que ser egoístas”

Don Manuel está feliz de haber descubierto los materiales del Programa de Literatura de CPTLN – Chile, que también le han permitido sobrellevar problemas familiares.

Por eso, recomienda los folletos a todo el que tenga la oportunidad de solicitarlos. “Si no lo va a leer usted, entonces lléveselo a un familiar, un amigo, a otra persona. No hay que ser egoístas”.