Dios está con nosotros - Devocional de Adviento de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile - 24/12/2019

Dios está con nosotros

Como José era descendiente de David y vivía en Nazaret, que era una ciudad de Galilea, tuvo que ir a Belén, la ciudad de David, que estaba en Judea, para inscribirse junto con María, que estaba desposada con él y se hallaba encinta.

Lucas 2:4-5

No pudo haber sido un viaje fácil. José necesitaba llegar a Belén por razones legales, y llevó a María con él casi al tiempo del parto. Hay una buena posibilidad de que ambos hayan hecho el viaje de al menos 110 kilómetros a pie. La Biblia no dice nada acerca de un burro.

¿Por qué no dejar a María en casa? Allí estaría más cómoda y tendría una partera de guardia. No lo sabemos. Quizás recordaron la profecía de que Belén sería el lugar del nacimiento de Jesús. Quizás José simplemente no quería dejar a su esposa expuesta a los chismes.

Y luego el trabajo de parto y el nacimiento. Por fin, un bebé adorable y un pesebre rústico para mantenerlo lejos del piso. No era como María y José hubieran querido. Pero era lo que Dios había escogido.

Así es de inmenso el amor de Dios, que envió a su único Hijo al mundo en tales circunstancias. Así es cómo Jesús nuestro Salvador nos ama. Nuestros problemas, sufrimiento, pobreza, penas, él los compartió desde el principio, todos los días de su vida. El vino para ser lo que el profeta predijo: el “hombre más sufrido, el más experimentado en el sufrimiento” (Isaías 53:3). Jesús llevó el sufrimiento a la cruz.

Y luego resucitó de los muertos, triunfante sobre el mal, el pecado, la muerte, el poder del diablo. Lo hizo por ti y por mí, porque nos ama. Así como él compartió nuestro sufrimiento, así también ahora compartimos su alegría y la vida eterna. Jesús vino a ser Emanuel, Dios con nosotros para siempre.

ORACIÓN: Señor, gracias por amamos tanto. Acércame más a ti. En el nombre de Jesús. Amén.

Para reflexionar:

1.- ¿Cómo puedes saber cuando alguien realmente te ama?

2.- ¿Qué significa para ti estar cerca de Jesús?

© Copyright 2019 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

Valor - Devocional de Adviento de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile - 23/12/2019

Valor

Cuando José despertó del sueño, hizo lo que el ángel del Señor le había mandado y recibió a su mujer, pero no la conoció hasta que dio a luz a su hijo primogénito. Y le puso por nombre JESÚS.

Mateo 1:24-25

Realmente admiro el coraje de José: se despertó y se llevó a su esposa a casa, todo sobre la base de un sueño. María y Zacarías tuvieron el beneficio de una reunión cara a cara con un verdadero ángel. ¿José? Al igual que el José del Antiguo Testamento, recibió las instrucciones en sueños. La mayoría de nosotros nos parecemos más a José que a María en esto.

Dios nos habla de maneras menos extravagantes: a través de la Biblia, a través de la oración, a través de consultas con amigos cristianos maduros. Dios se da a conocer, pero lo hace de maneras más fáciles de confundir. Y eso nos preocupa. ¿Qué pasa si me equivoco? ¿Qué pasa si creo que Dios quiere que haga algo y luego no funciona? Nos inquietamos y preocupamos, como si conocer la voluntad de Dios fuera algún tipo de prueba en la que podríamos obtener una mala nota, como si pudiéramos fallar y decepcionar a Dios.

El rey David escribió: “El Señor se compadece de los que le honran con la misma compasión del padre por sus hijos, pues él sabe de qué estamos hechos; ¡él bien sabe que estamos hechos de polvo!” (Salmo 103:13-14).

No es posible que el mismo Dios, que se convirtió en bebé por amor a nosotros, busque cosas por las cuales culparnos. Con la ayuda del Espíritu Santo tomaremos las mejores decisiones; y si las cosas salen mal (y sabemos que con frecuencia lo hacen), no dudaremos de que Dios todavía está con nosotros y que seguimos siendo sus hijos. Después de todo, él es Emanuel; él es “Dios con nosotros”.

ORACIÓN: Señor, sabes que me confundo fácilmente. Guíame y ayúdame a confiar en ti cuando estoy nervioso y asustado. En el nombre de Jesús. Amén.

Dra. Kari Vo

Para reflexionar:

1.- ¿Puede algo “ir mal” desde un punto de vista humano y aún ser usado en los planes de Dios?

2.- ¿Recuerdas alguna ocasión en que te equivocaste y aun así encontraste el amor y la aceptación de otra persona?

© Copyright 2019 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

Llamarás su nombre Jesús - Devocional de Adviento de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile - 22/12/2019

Llamarás su nombre Jesús

Mientras José reflexionaba al respecto, un ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: “José, hijo de David, no temas recibir a María, tu mujer, porque su hijo ha sido concebido por el Espíritu Santo. María tendrá un hijo, a quien pondrás por nombre JESUS”.

Mateo 1:20-21

“No temas”, le dice el ángel a José. No temas tomar a María como esposa, a pesar de los problemas que eso traerá consigo. No tengas miedo de los chismes, de las personas que sin duda decidirán que tú eres quien la embarazó prematuramente, de las personas que susurrarán que tal vez hubo alguien más. No tengas miedo.

Pero debe haber habido más que eso. No tengas miedo de traer a María a casa como tu esposa, aunque estás a punto de comenzar un matrimonio como ningún otro matrimonio en la historia, que se verá ensombrecido desde el principio por la venida del Hijo de Dios. No tengas miedo, a pesar de que este Niño es encarnado por Dios, aunque criarlo esté más allá de la imaginación, aunque vaya a tener enemigos a diestra y siniestra, y aunque te vaya a romper el corazón. No tengas miedo.

No tengas miedo, porque ella “tendrá un hijo, a quien pondrás por nombre JESÚS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados”. Anímate y lleva a María a tu casa como tu esposa, porque con ella viene Jesús y él es Emanuel, el Dios contigo. Ninguno de ustedes dos estará solo. Dios mismo está contigo mediante este Niño en el vientre de María. No tengas miedo.

Este Niño es tu Salvador: él te rescatará a ti y a todas las personas del poder de la muerte y del demonio. Dios ha escuchado los gritos de la raza humana y ha venido a salvarnos. Y lo llamarás Jesús, que significa “el Señor es Salvador”.

No tengas miedo. Jesús es para ti.

ORACIÓN: Querido Jesús, gracias por venir a ser mi Salvador, y el Salvador de todo el mundo. En tu nombre. Amén.

1.- ¿Qué significa para ti la palabra “Salvador?

2.- ¿De qué tienes miedo en estos momentos? ¿Cómo te ayuda Jesús con eso?

© Copyright 2019 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

La sabia ayuda que necesitamos - Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile - 21/12/2019

La sabia ayuda que necesitamos

José, su marido, era un hombre justo y quiso dejarla secretamente, pues no quería denigrarla. Mientras José reflexionaba al respecto, un ángel del Señor se le apareció en sueños.

Mateo 1:19-20a

Muchas veces deseo que Dios me hable desde lo alto. Que abra los cielos, grite (o susurre) un poco de guía. O que me envíe un ángel, una carta o un mensaje de texto. Cualquier cosa sería buena, porque simplemente no sé qué hacer.

Pero, por supuesto, Dios generalmente no hace eso. Los ángeles no han venido a despertarme ninguna noche; al menos, no me di cuenta. En cambio, nos queda hacer lo que hizo José: permanecer despiertos, “reflexionando al respecto” con la mejor sabiduría que tenemos disponible. Tenemos que averiguar qué hacer.

¡Pero la buena noticia es que no tenemos que “reflexionar al respecto” por nuestra cuenta! La mayoría de nosotros somos dolorosamente conscientes de los límites de nuestra propia sabiduría. Sin embargo, tenemos un recurso mejor para confiar. El apóstol Pablo dice: “Cristo es poder de Dios, y sabiduría de Dios” (1 Corintios 1:24b).

Santiago también nos dice esto: “Si alguno de ustedes requiere de sabiduría, pídasela a Dios, y él se la dará, pues Dios se la da a todos en abundancia y sin hacer ningún reproche” (Santiago 1:5).

Podemos pedir la ayuda que necesitamos. Podemos pedir por cualquier cosa, incluso por una situación aparentemente tan desordenada como la de José, quien pensó que su futura esposa lo había engañado. Dios no nos juzgará por estar en esa situación. Él no dirá: “Mira, si me hubieras escuchado, ¡no necesitarías pedir ayuda!”.

Jesús no es así. No. Él nos escucha cuando estamos en problemas y lloramos, y nos da la ayuda del Espíritu Santo para tomar decisiones, incluso las terriblemente difíciles. Después de todo, él sabe cómo son nuestras vidas. ¿Acaso no se convirtió en un ser humano como nosotros para sufrir, morir y resucitar por nuestro bien?

ORACIÓN: Señor, cuando estoy en problemas, ayúdame a buscar tu ayuda. Gracias por escucharme siempre. En el nombre de Jesús. Amén.

Para reflexionar:

1.- Cuando necesitas ayuda, ¿es Dios tu primer recurso, o el último?

2. ¿Cuándo te ha ayudado Dios a tomar una decisión difícil?

© Copyright 2019 Cristo Para Todas Las Naciones

Editado por CPTLN – Chile / MGH

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

Nunca nos abandonará - Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile - 20/12/2019

Nunca nos abandonará

El nacimiento de Jesucristo fue así: María, la madre de Jesús, estaba comprometida con José, pero antes de unirse como esposos se encontró que ella había concebido del Espíritu Santo.

Mateo 1:18

El Espíritu Santo nunca dice nada por accidente.

Es por eso que las palabras en Mateo 1 son tan inquietantes: María “se encontró que ella había concebido”.

¿Qué hay detrás de las palabras “se encontró? Terror. Enfado. Escándalo. Incredulidad. Mucho dolor. Familia molesta. Dudo que la casa de María fuera un lugar feliz, al menos por un tiempo.

María tenía una explicación perfectamente inocente, aunque dada la naturaleza humana, me pregunto cuántas personas le creyeron. Pero nosotros también tenemos nuestros momentos de ser “descubiertos”, cuando un amigo o pariente nos confronta con una verdad que tratamos de ocultar. Sentimos terror y vergüenza cuando nos preguntamos qué hará la verdad largamente oculta a nuestras familias, nuestros trabajos, nuestra reputación.

En momentos como estos no hay nada que hacer sino huir hacia aquel que nos salva de la vergüenza y el miedo, a Jesús. No hay necesidad de preocuparse por ser “descubierto” por él. Él ya lo sabe. Y porque lo sabe dio su vida por nosotros, haciendo todo lo necesario para rescatarnos y liberarnos de nuestro terror y culpa.

Él nunca nos abandonará, no importa lo que se descubra que hayamos hecho. Él dice: “Ven a mí”, y lo dice en serio. No nos gritará. No nos hará preguntas que no tienen respuesta como “¿por qué?”. Nos recibirá, nos lavará, nos sanará y nos hará nuevos.

ORACIÓN: Querido Señor, sostenme cuando esté aterrorizado y avergonzado. En el nombre de Jesús. Amén.

Para reflexionar

1.- Alguna vez has recibido misericordia y compasión cuando no lo merecías?

2.- ¿Cuán difícil te resulta consolar y perdonar a un ser querido que ha hecho algo inapropiado?

© Copyright 2019 Cristo Para Todas Las Naciones

Editado por CPTLN-Chile / MGH

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

Alegrándonos en lo bueno - Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile - 19/12/2019

Alegrándonos en lo bueno

Cuando se cumplió el tiempo, Elisabet dio a luz un hijo. Y cuando sus vecinos y parientes supieron que Dios le había mostrado su gran misericordia, se alegraron con ella.

Lucas 1:57-58

Odio. Juicio. Racismo. Codicia. Autojustificación. Si has estado siguiendo las noticias, has visto todo esto. Y ya cansa, ¿verdad?

Los vecinos de Elisabet estaban en lo cierto. Cuando “supieron que Dios le había mostrado su gran misericordia, se alegraron con ella”. Dejaron de lado cualquier cosa que los preocupara en ese momento. Vieron un regalo de Dios bueno y encantador: ¡un bebé! ¡Y nacido de padres que habían esperado tanto tiempo! Y se regocijaron.

Pablo también nos lo recomendó. Él escribe: “Por lo demás, hermanos, piensen en todo lo que es verdadero, en todo lo honesto, en todo lo justo, en todo lo puro, en todo lo amable, en todo lo que es digno de alabanza; si hay en ello alguna virtud, si hay algo que admirar, piensen en ello” (Filipenses 4:8). Pensar en las cosas buenas que Dios ha dado es una especie de enjuague bucal para el cerebro. Es curativo.

¡Y qué tontos seríamos si no nos centráramos en el mejor regalo que Dios nos ha dado: Jesucristo mismo! Hay días en los que no podemos pensar en nada bueno. Pero siempre está el Salvador y Señor que vino a nosotros en nuestra gran necesidad, que nos rescató con su propia muerte y que resucitó de los muertos, compartiendo esa victoria con nosotros.

Piensa en su excelencia y bondad, ¿quién vio tanta compasión? ¡Y por las personas que no lo merecen! Piensa en su verdad y honor; él nunca nos defraudará: un Dios dispuesto a humillarse a sí mismo que se hace uno con su dolida creación y nos resucita para acercarnos a sí mismo. Piensa en él.

ORACIÓN: Querido Señor, ayúdame a encontrar paz y descanso en ti. En el nombre de Jesús. Amén.

Dra. Kari Vo

Para reflexionar:

1.- ¿Qué cosas te hacen sentir abrumado por el mundo?

2.- ¿Qué aspecto de la personalidad de Jesús te gusta más y por qué?

© Copyright 2019 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

Enfrentando situaciones difíciles - Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile - 18/12/2019

Enfrentando situaciones difíciles

María se quedó con Elisabet como tres meses, y después volvió a su casa.

Lucas 1:56

Dios fue compasivo con María. Le dio tres meses de descanso y paz para quedarse con una familia que entendería su embarazo y creería su explicación. Allí María tuvo tiempo para pensar y orar, tiempo para adaptarse a cómo Dios había cambiado su vida. (¡También tuvo tiempo de superar las náuseas!).

Sin embargo, llegó el día en que tuvo que regresar a su casa. Imagino lo difícil que habrá sido para ella. Tendría que decirles a sus padres. ¿Le creerían? Tendría que hablar con José. ¿Se divorciaría de ella?

María no lo sabía. Todo lo que sabía era que Dios tenía su mano sobre su vida, y también el control, pasara lo que pasara. Y eso era suficiente.

Nosotros también pasamos por momentos así, cuando tememos enfrentar situaciones difíciles. Y a veces lo más complicado es que no sabemos lo que viene después. Estamos yendo hacia lo desconocido.

Pero hay una cosa que sí sabemos: Dios ya está allí preparando nuestro camino, cuidándonos con el mismo amor que mostró cuando vino al mundo como nuestro Salvador Jesús. El mismo Señor que dio su vida por nosotros en la cruz también estará con nosotros cuando enfrentemos un futuro aterrador. No caminaremos solos. El que resucitó de entre los muertos estará allí caminando con nosotros, llevándonos de la mano.

ORACIÓN: Querido Señor Jesús, ayúdame a confiar en ti cuando tengo miedo. En tu nombre. Amén.

Dra. Kari Vo

Para reflexionar:

1.- ¿Qué haces para sentirte mejor cuando tienes miedo?

2.- ¿Te ayuda eso a darte cuenta de que Dios tiene tu futuro seguro? ¿Por qué sí o por qué no?

© Copyright 2019 Cristo Para Todas Las Naciones

Editado por CPTLN-Chile / MGH

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

Mirando hacia el futuro - Devocional de Adviento de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile - 17/12/2019

Mirando hacia el futuro

Derrocó del trono a los poderosos, y puso en alto a los humildes. A los hambrientos los colmó de bienes y a los ricos los dejó con las manos vacías.

Lucas 1:52-53

Mientras María continúa alabando a Dios, hace algo que también sucede en otras pocas partes de la Biblia: usa verbos en tiempo pasado para eventos que aún no han sucedido.

Mira a tu alrededor. ¿Ves a los humildes exaltados y a los poderosos derrocados de sus tronos? Yo tampoco. ¿Y qué del hambriento llenándose de cosas buenas y los ricos siendo enviados vacíos? En general, esto tampoco ha sucedido todavía. Un rápido vistazo a las noticias nos dice todo lo contrario.

Entonces, ¿por qué María lo dice así? Parece que esto es algo que la Biblia hace cuando Dios quiere enfatizar que algo es verdad. Es como si estuviera diciendo: “¡Escucha! Lo que te estoy diciendo es tan seguro y cierto, que voy a hablar de ello como si ya hubiera sucedido”.

Eso es lo que la venida de Jesús significa para nosotros: que Dios mismo ha venido a destruir el poder del demonio en la cruz y a resucitar a una nueva vida. Y él está llevando a la raza humana a esa nueva vida junto con él.

Eso es lo que Pablo quiere decir cuando usa el mismo estilo gramatical en Efesios 2:4-6: “Dios, cuya misericordia es abundante, por el gran amor con que nos amó, nos dio vida junto con Cristo, aun cuando estábamos muertos en nuestros pecados (la gracia de Dios los ha salvado), y también junto con él nos resucitó, y asimismo nos sentó al lado de Cristo Jesús en los lugares celestiales”.

Quienes confiamos en Jesús ya tenemos esa nueva vida. Y nuestra resurrección y gozo eterno con Jesús son tan ciertos que podemos hablar de ellos en tiempo pasado.

ORACIÓN: Señor, te damos gracias por lo que has hecho y por lo que ciertamente harás por nosotros porque nos amas. En el nombre de Jesús. Amén.

Para reflexionar:

1. Cuando quieres que alguien te crea, ¿qué haces?

2. ¿Te resulta fácil confiar en Dios? ¿Y cuando tienes miedo?

© Copyright 2019 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

Aquellos que le temen - Devocional de Adviento de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile - 16/12/2019

Aquellos que le temen

La misericordia de Dios es eterna para aquellos que le temen. Con su brazo hizo grandes proezas, y deshizo los planes de los soberbios.

Lucas 1:50-51

¿Alguna vez lo has notado? Cuando más avanza María en el Magnificat, su canto de alabanza, más revolucionarias se van volviendo sus palabras. Es que la venida de Jesús va a revolucionar al mundo.

Ella canta: “La misericordia de Dios es eterna para aquellos que le temen”, pero también: “deshizo los planes de los soberbios”. Y nosotros, ¿tememos y amamos a Dios porque sabemos cuánto necesitamos su misericordia, o en nuestro orgullo creemos que no necesitamos un Salvador?

Solo un grupo de personas se arrodillará ante el pesebre para ver al recién nacido Salvador Jesús. Los orgullosos nunca entrarán a verlo; después de todo, ellos creen que sus planes y conspiraciones serán suficientes para lograr lo que desean. Se quedarán afuera, o se irán en busca de sus propios deseos.

Pero los humildes, los quebrantados, los necesitados, estos son los que temen al Señor. Ellos saben la verdad sobre sí mismos, por lo que saben cuánto necesitan la misericordia de Dios. Jesús es esa misericordia.

Humillemos nuestros corazones, inclinémonos y entremos en la habitación donde está acostado el Niño Jesús. Caigamos de rodillas en la tierra y la paja al pie del pesebre. Deleitemos nuestros ojos con la prueba de que el gran Rey de todo realmente nos ama y ha enviado a su Hijo para convertirnos en hijos de Dios. Este es nuestro Salvador, no nuestros planes y sabiduría, sino los de Dios. Este es Jesús, que un día colgará en una cruz por nosotros y luego resucitará de los muertos para darnos la vida eterna.

ORACIÓN: Querido Padre, ayúdanos a temerte y amarte con todo nuestro corazón, agradecidos porque nos has dado a Jesús, nuestro Salvador. En su nombre. Amén.

Dra. Kari Vo

Para reflexionar:

1-. ¿Hay un área de la vida en la que tiendes a sentirte orgulloso o engreído? ¿Cuál?

2-. Según lo que sabes de la naturaleza humana, ¿quién está más cerca de la verdad: la persona orgullosa o la humilde? ¿Por qué piensas así?

© Copyright 2019 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

¿Dónde buscas? - Devocional de Adviento de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile - 15/12/2019

¿Dónde buscas?

Entonces María dijo: “Mi alma glorifica al Señor, y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador… Grandes cosas ha hecho en mí el Poderoso. ¡Santo es su nombre!

Lucas 1:46-47, 49

“Lo que ves es lo que obtienes” dice un viejo adagio.

María lo sabía. ¡Observa cuánta alegría demuestra cuando describe lo que le sucedió! Ella dice: “Mi alma glorifica al Señor, y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador. Se ha dignado mirar a su humilde sierva… Grandes cosas ha hecho en mí el Poderoso. ¡Santo es su nombre!”. Ella se centra en el Señor. Él significa todo para ella. Aun en medio de este poderoso milagro, su corazón se vuelve a quien obra el milagro, al Señor, quien la ha elegido.

María tiene la cabeza bien puesta. No hay peligro de que se pierda en el milagro, de hacer todo por ella misma, de convertir todo en un espectáculo extraño o en una atracción turística. Ella ama al Señor, y por eso mantiene el milagro en su lugar apropiado, como un regalo más de amor de su Señor.

¿Dónde están tus ojos hoy? Tómate un tiempo para detenerte y mirar. Mira al niño Jesús en el pesebre, nacido en la humanidad para ti. Observa cómo Jesús enseña, sana, consuela y llama a sí a las personas perdidas. Fija tus ojos en él mientras él cuelga de la cruz por ti. Y míralo con alegría cuando te encuentre después de la resurrección, amándote, perdonándote y enviándote al mundo para que compartas su amor con los demás.

Lo que vemos, es lo que obtenemos. ¡Fijemos nuestros ojos en Jesús!

ORACIÓN: Querido Señor Jesús, mantén mis ojos y mi corazón fijos en ti. En tu nombre. Amén.

Para reflexionar:

1.- ¿Hay cosas en tu vida en este momento que ocupan demasiado tu atención?

2. ¿Qué cosas puedes hacer para ayudarte a concentrarte en Jesús?

© Copyright 2019 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail: