"¿Qué clase de rey era ese, que eligió usar una corona de espinas y tomar una cruz vergonzosa como su trono real?" - Cita del Devocional de Cuaresma de Cristo Para Todas Las Naciones CTLN Chile "¿Qué clase de rey?"- 03/04/2020

¿Qué clase de rey?

Pilato volvió a entrar en el pretorio; llamó entonces a Jesús, y le preguntó: “¿Eres tú el Rey de los judíos?”. Jesús le respondió: “¿Dices tú esto por ti mismo, o te lo han dicho otros de mí?”. Pilato le respondió: “¿Soy yo acaso judío? Tu nación, y los principales sacerdotes, te han puesto en mis manos. ¿Qué has hecho?”. Respondió Jesús: “Mi reino no es de este mundo. Si mi reino fuera de este mundo, mis servidores lucharían para que yo no fuera entregado a los judíos. Pero mi reino no es de aquí”.

Juan 18:33-36

Pilato estaba confundido. El prisionero, Jesús, no se comportaba de una manera que Pilato pudiera entender: se negaba a responder a los cargos en su contra; cuando hablaba daba respuestas misteriosas; y estuvo de acuerdo en que, si bien era un rey, no era el tipo de rey con que Pilato estaba familiarizado.

Pilato era un soldado, un gobernador al servicio del emperador romano. Los ejércitos del Imperio Romano habían conquistado el país donde vivía Jesús. Pilato sabía pelear, sabía usar su poder para tomar lo que quería. Pero Jesús decía exactamente lo contrario: “Si mi reino fuera de este mundo, mis servidores lucharían para que yo no fuera entregado a los judíos. Pero mi reino no es de aquí”.

¿Qué clase de reino era ese? ¿Qué clase de rey era ese, que eligió usar una corona de espinas y tomar una cruz vergonzosa como su trono real? Ese es el rey que vino a liberarnos, Dios mismo en carne humana. Vino a liberar a los prisioneros, a romper el poder del mal, a destruir la muerte. Y eligió ganar esta guerra de una manera que nadie había visto antes: a través de su propio sufrimiento, muerte y resurrección.

Para todos los que reciben el amor y la misericordia gratuitos de Dios, esto tiene mucho sentido. Jesús no vino a destruir ni a dominar. Él vino para salvarnos, para levantarnos y hacernos libres.

ORACIÓN: Querido Señor, gracias por entregarte por nosotros. Amén.

Dra. Kari Vo

Para reflexionar:

1.- ¿Alguna vez has estado bajo la autoridad de alguien que manejaba a las personas con miedo? ¿Cómo te sentiste?

2.- ¿Alguna vez has estado bajo la autoridad de alguien que sirvió a las personas con amor? ¿Cómo te sentiste?

© Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones

¿Insomnio? ¿Cansancio excesivo? ¿Malestar estomacal? Puede ser ansiedad.

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

"Ahora es el momento de presentarle tus cosas a Jesús. Él siempre está dispuesto a escucharte y ayudarte" - Cita del Devocional de Cuaresma de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile "Una oportunidad perdida" - 02/04/2020

Una oportunidad perdida

Y al saber que era de la jurisdicción de Herodes, se lo envió a éste, que en aquellos días también estaba en Jerusalén. Herodes se alegró mucho al ver a Jesús, pues hacía tiempo que deseaba verlo, ya que había oído hablar mucho acerca de él, y esperaba verlo hacer alguna señal. Pero aunque Herodes le hacía muchas preguntas, Jesús no respondía nada. También estaban allí los principales sacerdotes y los escribas, los cuales lo acusaban con extremado apasionamiento. Entonces Herodes y sus soldados lo humillaron y se burlaron de él, y lo vistieron con una ropa muy lujosa, después de lo cual Herodes lo envió de vuelta a Pilato.

Lucas 23:7-11

Pilato estaba tratando de quitarse la responsabilidad de tratar con Jesús, por lo que lo envió a Herodes. El rey Herodes vio a Jesús personalmente. ¡Qué oportunidad! Tenía en su corte, delante de él, al mismo Dios encarnado, al Salvador del mundo.

¿Qué le preguntaría Herodes? Herodes tenía cualquier cantidad de problemas que podría haber presentado ante Jesús. Primero y principal: había sido el responsable de la muerte de Juan el Bautista y tenía mucha culpa y miedo por ello, porque sabía que Juan era un hombre santo.

También tenía otros problemas, por ejemplo, cómo lidiar con su matrimonio ilícito con su sobrina Herodías, o podría haber sacado a relucir su miedo a lo sobrenatural, o sus complicados problemas familiares. Sin embargo, desperdició su tiempo con Jesús intentando que hiciera un espectáculo de milagros. Y cuando Jesús no lo hizo se burló y lo maltrató, y lo mandó de regreso a la corte de Pilato. Herodes perdió su oportunidad.

El apóstol Pablo nos insta a no cometer el mismo error, diciéndonos: “Les rogamos a ustedes que no reciban su gracia en vano. Porque él dice: ‘En el momento oportuno te escuché; en el día de salvación te ayudé’. Y éste es el momento oportuno; éste es el día de salvación” (2 Corintios 6:1-2).

Ahora es el momento de presentarle tus cosas a Jesús. Él siempre está dispuesto a escucharte y ayudarte. Deja que te libere de lo que sea que te oprime. Él te ama.

ORACIÓN: Querido Salvador, por favor ayúdame con los problemas que pesan en mi corazón. Amén.

Dra. Kari Vo

Para reflexionar:

1.- Cuando tienes cargas pesadas, ¿cómo lidias con ellas?

2.- ¿De qué te gustaría hablar ahora con Jesús?

© Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones

¿Insomnio? ¿Cansancio excesivo? ¿Malestar estomacal? Puede ser ansiedad.

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

"Jesús citó Zacarías 13, donde Dios dice: ‘¡Ataca al pastor, y se dispersarán las ovejas!’. Esto se hizo realidad en el sufrimiento y la muerte de Jesús" - Cita del Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile "¿Quién te golpeó?" - 01/04/2020

¿Quién te golpeó?

Los que aprehendieron a Jesús lo llevaron ante el sumo sacerdote Caifás, donde estaban reunidos los escribas y los ancianos… Pero Jesús guardó silencio. Entonces el sumo sacerdote le dijo: “Te ordeno en el nombre del Dios viviente, que nos digas si tú eres el Cristo, el Hijo de Dios”. Jesús le respondió: “Tú lo has dicho”… El sumo sacerdote se rasgó entonces las vestiduras y dijo: “¡Ha blasfemado! ¿Qué necesidad tenemos de más testigos? ¡Ustedes acaban de oír su blasfemia! ¿Qué les parece?”. Y ellos respondieron: “¡Que merece la muerte!”. Entonces unos lo escupieron en el rostro, y le dieron puñetazos; y otros lo abofeteaban y decían: “¡Profetízanos, Cristo; dinos quién te golpeó!”.

Mateo 26:57, 63-68

Fue un juego sádico. Abofeteaban y golpeaban a Jesús, y le preguntaban: “¿Quién te golpeó?”. No entendí esto hasta que vi Lucas 22:64, donde dice que a Jesús le vendaron los ojos. Estaban “probando” sus habilidades como Mesías. ¡Después de todo, el Hijo de Dios seguramente debería poder decir quién lo golpeó, con los ojos vendados o no!

De lo que no se dieron cuenta fue que Jesús ya sabía la respuesta a esa pregunta. Pocas horas antes, Jesús había advertido a sus discípulos: “Todos ustedes se escandalizarán de mí. Está escrito: ‘Heriré al pastor, y las ovejas serán dispersadas'” (Marcos 14:27).

Jesús citó Zacarías 13, donde Dios dice: “¡Ataca al pastor, y se dispersarán las ovejas!”. Esto se hizo realidad en el sufrimiento y la muerte de Jesús. Por el plan de Dios, él sufrió el daño y sus seguidores se dispersaron.

Sin embargo, no terminó allí. Dios tomó ese mal y lo convirtió en nuestra salvación. Como él continúa diciendo a través del profeta Zacarías: “Invocarán mi nombre, y yo les responderé… ‘Ustedes son mi pueblo’, y ellos me dirán: ‘El Señor es nuestro Dios'”.

Entonces ahora sabemos las respuestas a estas preguntas. ¿Quién eres? Dios. ¿Quién te golpeó? Dios. ¿Quién recibió los beneficios de perdón, misericordia y vida eterna? El pueblo de Dios: todos los que confían en el Señor Jesús.

ORACIÓN: Señor, gracias por lo que cargaste por mí. Amén.

Dra. Kari Vo

Para reflexionar:

1.- ¿Alguna vez has sufrido por el bien de otra persona? ¿Cuándo?

2.- ¿Por qué crees que Dios se aseguró de que el sufrimiento por el mal humano cayera sobre sí mismo?

© Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones

¿Insomnio? ¿Cansancio excesivo? ¿Malestar estomacal? Puede ser ansiedad.

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

"Pon tu esperanza en él cuando las cosas parezcan oscuras, y espera a ver qué hará" - Cita del Devocional de Cuaresma de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile "El fin, o tal vez no" - 31/03/2020

El fin, o tal vez no

Los que aprehendieron a Jesús lo llevaron ante el sumo sacerdote Caifás, donde estaban reunidos los escribas y los ancianos. Pero Pedro lo siguió de lejos hasta el patio del sumo sacerdote, y entró y se sentó con los alguaciles, para ver cómo terminaba aquello.

Mateo 26:57-58

A menudo me he preguntado por qué la esperanza se considera una virtud. Llaman fe, esperanza y amor a las tres virtudes teologales, y puedo entenderlo respecto de la fe y el amor. ¿Pero la esperanza? Estoy acostumbrada a pensar en ella como algo que simplemente me sucede, dependiendo de las circunstancias de mi vida. ¡Normalmente no me considero responsable de tener esperanza!

Pero entones tenemos a Pedro en esta historia, y empiezo a ver el punto. ¿Qué está pasando por la cabeza de Pedro? Sea lo que sea, no incluye ninguna esperanza, a pesar de todo lo que Jesús ha dicho tan claramente sobre su muerte y resurrección. Pedro sigue a Jesús a cierta distancia, logra entrar al patio y va a sentarse con los guardias. Él no está con Juan o los sirvientes. Está sentado con los opresores de Jesús.

Y Mateo dice: “Se sentó con los alguaciles, para ver cómo terminaba aquello”. Pedro espera un final, un final para Jesús, en el sentido más literal. No espera nada bueno.

Me imagino que Pedro se sintió un cobarde cuando pensó en esto después de la resurrección, cuando quedó claro que todas las promesas de Jesús eran verdaderas. Pero en ese momento parecía razonable. Quizás ese sea el punto. Porque hay momentos en nuestras vidas en que perder la esperanza en las promesas de Dios parece ser lo más razonable. Tener esperanza parece algo tonto.

Entonces, ¿cómo mantenemos la esperanza cuando estamos rodeados de problemas por todos lados? Recordando las promesas de Dios. Ninguna de ellas ha fallado nunca: ni “Te perdono”, ni “Estaré contigo y te libraré”, ni “Vendré otra vez por ti”. Jesús es completamente confiable. Lo sabes por tu propia vida. Pon tu esperanza en él cuando las cosas parezcan oscuras, y espera a ver qué hará.

ORACIÓN: Señor, ayúdame a esperar en ti cuando las cosas parecen desesperadas. Amén.

Dra. Kari Vo

Para reflexionar:

1.- ¿De qué manera te ha ayudado Dios en un tiempo sin esperanza?

2.- ¿Qué promesa de Dios significa más para ti en este momento?

© Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones

¿Insomnio? ¿Cansancio excesivo? ¿Malestar estomacal? Puede ser ansiedad.

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

"Eso es lo que Jesús ha hecho por nosotros: eligió el sufrimiento y la muerte" - Cita del Devocional de Cuaresma de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile "Jesús está a cargo" - 30/03/2020

Jesús está a cargo

Así que Judas tomó una compañía de soldados… fue allí con linternas, antorchas y armas. Pero Jesús, que sabía todas las cosas que le habían de sobrevenir, se adelantó y les preguntó: “¿A quién buscan?”. Le respondieron: “A Jesús nazareno”. Jesús les dijo: “Yo soy”… Cuando les dijo: “Yo soy”, ellos retrocedieron y cayeron por tierra. Él volvió a preguntarles: “¿A quién buscan?”. Y ellos dijeron: “A Jesús nazareno”. Respondió Jesús: “Ya les he dicho que yo soy. Si es a mí a quien buscan, dejen que éstos se vayan”.

Juan 18:3-8

¡Qué extraño debe haber sido para los soldados que fueron a arrestar a Jesús! Sin duda habían arrestado a muchas personas antes; pero Jesús debe haber sido el primero en tomar control de la escena. Observa el lenguaje: “Jesús, que sabía todas las cosas que le habían de sobrevenir, se adelantó y les preguntó”. ¿Quién hace eso de dar un paso adelante voluntariamente para ser arrestado?

Y luego confirma su identidad dos veces, en caso de que no la hayan captado la primera vez, usando el mismo nombre de Dios para sí mismo: “YO SOY” en griego, que es el nombre para sí mismo que Dios le reveló a Moisés en Éxodo 3. No es de extrañar que los soldados cayeran al suelo. Les debe haber quedado claro que no podrían hacerle nada a menos que él lo permitiera.

Y Jesús, en lugar de usar su poder para salvarse, lo usó con otro propósito: “Si es a mí a quien buscan, dejen que éstos se vayan”. Jesús estaba enfocado en proteger a sus seguidores.

Me imagino que los soldados estaban conmocionados, pues no arrestaron a ninguno de los discípulos. Jesús se entregó y los discípulos se fueron libres.

Eso es lo que Jesús ha hecho por nosotros: eligió el sufrimiento y la muerte. Él eligió esa parte para sí mismo. Pero para los discípulos y para ti eligió la libertad. Eligió protección, seguridad, libertad, vida. Esos son los regalos que compró para ti con su propia vida.

ORACIÓN: Gracias, querido Señor, por darme protección y vida. Amén.

Dra. Kari Vo

Para reflexionar:

1.- ¿Cuándo has protegido a alguien a tu propio costo?

2.- ¿Por qué protegiste a esa persona? ¿Qué te dice eso de los motivos de Jesús?

© Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones

¿Insomnio? ¿Cansancio excesivo? ¿Malestar estomacal? Puede ser ansiedad.

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

"Somos libres para hacer lo que sea necesario, porque nuestro estatus en Jesús está establecido para siempre" - Cita del Devocional de Cuaresma de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile "Recogiendo la basura" - 27/03/2020

Recogiendo la basura

Los discípulos tuvieron una discusión en cuanto a quién de ellos sería el mayor. Pero Jesús les dijo: “… el mayor entre ustedes tiene que hacerse como el menor; y el que manda tiene que actuar como el que sirve. Porque, ¿quién es mayor? ¿El que se sienta a la mesa, o el que sirve? ¿Acaso no es el que se sienta a la mesa? Sin embargo, yo estoy entre ustedes como el que sirve.

Lucas 22:24-27

En los primeros días de nuestra iglesia de refugiados tuvimos un problema con la basura. Nuestros miembros creían que recoger la basura era algo bajo y servil, y las personas que lo han perdido todo a veces se aferran a su estatus social porque es todo lo que les queda. Así que nadie estaba dispuesto a humillarse lo suficiente como para recoger la basura en público.

Durante una merienda en la iglesia, mi esposo y yo decidimos que “ya era suficiente”, y agarramos un cubo de basura con ruedas. Él comenzó a moverlo alrededor de las mesas mientras yo recogía servilletas y platos sucios para ponerlos adentro. La gente estaba conmocionada. “Pastor, ¡no deberías estar haciendo esto!”, dijeron. Eso le dio a mi esposo la oportunidad de explicarles lo que Jesús considera grandeza. Nunca más tuvimos un problema así en la iglesia.

Este es uno de los muchos tipos de libertad que Jesús obtuvo para nosotros: la libertad de servir sin preocuparnos de lo que otras personas piensen de nosotros. Lo que importa es qué piensa Jesús de nosotros. Mientras esto esté cubierto, no nos debe importar que nos vean lavando platos o limpiando baños. Somos libres para hacer lo que sea necesario, porque nuestro estatus en Jesús está establecido para siempre.

¿Y cuál es ese estatus? Hijos de Dios, nacidos del Espíritu, amados por Jesucristo, ciudadanos del reino de los cielos. Nada puede quitarnos lo que el sufrimiento y la muerte de Jesús nos ganaron. Este estatus es nuestro para siempre. Más aún, Jesús mismo es nuestro para siempre.

ORACIÓN: Querido Salvador, ayúdame a servir con la libertad con que tú serviste, sabiendo a quién pertenezco. Amén.

Dra. Kari Vo

Para reflexionar:

1.- ¿Cuál es la tarea más humilde que has tenido que hacer?

2.- ¿Qué fue lo más humilde que Jesús hizo por nosotros, y cómo te muestra eso la profundidad de su amor?

© Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones

¿Insomnio? ¿Cansancio excesivo? ¿Malestar estomacal? Puede ser ansiedad.

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

"Jesús nos lava de nuevo cada vez que confesamos nuestros pecados y pedimos perdón" - Cita del Devocional de Cuaresma de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile "Lavando los pies" - 26/03/2020

Lavando los pies

Jesús… se quitó su manto y, tomando una toalla, se la sujetó a la cintura; luego puso agua en un recipiente y comenzó a lavar los pies de los discípulos, para luego secárselos con la toalla que llevaba en la cintura. Cuando llegó a Simón Pedro, éste le dijo: “Señor, ¿tú me lavas los pies?”.

Juan 13:3-6

¿Alguna vez has tenido que lavar a alguien? Es un acto muy íntimo, tan íntimo que nos incomoda a muchos. Si somos nosotros los que somos lavados, podemos tener problemas para recibir un acto de cuidado tan íntimo.

Y, sin embargo, a menudo es necesario. Si cuidas niños pequeños, sabes que lavarlos es parte de su cuidado diario ya que no pueden hacerlo por ellos mismos. Lo mismo es cierto si estás cuidando a una persona discapacitada o enferma. Porque los amas, haces por ellos lo que no pueden hacer por ellos mismos. Y si eres tú quien recibe la atención, intenta hacerlo con gentileza y agradecimiento, contento de que alguien te ame lo suficiente como para cuidarte de esa manera.

Entonces, ¿qué estaba haciendo Jesús cuando lavó los pies de sus discípulos? Ellos no estaban enfermos ni discapacitados. Pero Jesús vio la verdad de su situación. Necesitaban ser lavados desesperadamente, lavados con el perdón de los pecados que Dios da en el Bautismo. Jesús nos lava de nuevo cada vez que confesamos nuestros pecados y pedimos perdón. Ellos necesitaban ser lavados diariamente, como cada uno de nosotros. Y Jesús no era tan orgulloso como para no hacerlo.

Imagínatelo allí, de rodillas, vestido como un sirviente, quitándote el barro y el hedor del día. Jesús no te guarda rencor por esto. Es un acto íntimo de amor que realiza para nosotros. ¿Por qué? Porque somos las personas que él ama y vino a liberar del pecado y la muerte. Porque somos las personas por las que murió y resucitó. Porque somos las personas que bautizó y convirtió en su propia familia, para hacernos hijos de Dios.

Jesús te lava porque te ama. Nunca lo olvides.

ORACIÓN: Querido Señor, gracias por amarme tanto. Ayúdame a amar a mis hermanos de la misma manera. Amén.

Dra. Kari Vo

Para reflexionar:

1.- ¿Quién te ha lavado y cuándo?

2.- Pedro estaba avergonzado de dejar que Jesús le lavara los pies. ¿Sería eso un problema para ti?

© Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones

¿Insomnio? ¿Cansancio excesivo? ¿Malestar estomacal? Puede ser ansiedad.

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

"Lo que María hizo fue espectacular. ¿Pero le importó lo espectacular? Para nada. Jesús había resucitado a su hermano de la muerte..." - Cita del Devocional de Cuaresma de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile "Libre para amar" - 25/03/2020

Libre para amar

Allí le ofrecieron una cena, y Marta servía, y Lázaro era uno de los que estaban sentados con él a la mesa. Entonces María tomó unos trescientos gramos de perfume de nardo puro, que era muy caro, y con él ungió los pies de Jesús, y con sus cabellos los enjugó. Y la casa se llenó con el olor del perfume.

Juan 12:2-3

A algunas personas les es muy fácil decir “te amo”. A otros les cuesta mucho pronunciar estas palabras, excepto en circunstancias realmente inusuales.

Ciertamente, María y Marta habían pasado suficientes circunstancias inusuales en sus vidas. No mucho antes de la cena, Jesús había resucitado a su hermano Lázaro. Sus corazones aún estaban llenos de agradecimiento y amor. Y así, Marta hizo lo que mejor sabía hacer: se encargó de preparar la cena. Lázaro mismo estaba en la mesa con Jesús. ¿Y María?

Lo que María hizo fue escandaloso. No solo usó el mejor ungüento que pudo obtener, sino que lo vertió sobre los pies de Jesús como si fuera agua. Luego usó su cabello para secarle sus pies… ¡en público, frente a todos los demás invitados, arrodillándose a los pies de Jesús!

Lo que María hizo fue espectacular. ¿Pero le importó lo espectacular? Para nada. Jesús había resucitado a su hermano de la muerte, y su corazón estaba lleno de amor.

Jesús todavía inspira este tipo de amor en las personas que lo conocen. Tenemos aún más que agradecer que María. Solo unos días después, Jesús voluntariamente fue a la cruz para rescatarnos a todos, dando su vida para que pudiéramos ser liberados del poder del mal y recibir una vida nueva y eterna.

Eso nos libera para que podamos amar a Jesús. Es cierto que tendremos que ser creativos al respecto, ya que no tenemos acceso a su cuerpo físico de la misma manera que lo tuvo María. Pero este es el mismo Señor que dijo: “Lo que hicieron por uno de mis hermanos más pequeños, por mí lo hicieron” (Mateo 25:40).

¿Cómo mostrarás tu amor por Jesús?

ORACIÓN: Señor, dame un corazón que responda a tu amor con mi propio amor. Amén.

Dra. Kari Vo

Para reflexionar:

1.- ¿Crees que el amor es una cuestión de sentimientos o de acciones?

2.- ¿Cuál es la cosa más difícil o más inusual que has hecho por amor a Jesús?

© Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

"¿Hay algo que amo más que la verdad, más que a Jesús? ¿Hay algo que me haga alejarme de él cuando me llama?" - Cita del Devocional de Cuaresma de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile "¿Qué amas más?" - 24/03/2020

¿Qué amas más?

Con todo eso, muchos creyeron en él, incluso algunos de los gobernantes; pero por causa de los fariseos no lo confesaban, para no ser expulsados de la sinagoga. Y es que amaban más la gloria de los hombres que la gloria de Dios.

Juan 12:42-43

Hace algunos años hablé con una señora para ver si podía ayudar con el transporte de refugiados a la iglesia. “Creo que Dios me está diciendo que lo haga”, dijo. “Es como si pudiera escucharlo”. Y luego me dejó sin aliento. “Pero no voy a hacerlo”, dijo con una sonrisa. “Simplemente decidí que no quiero hacerlo”. Y se fue.

Me dejó con la boca abierta. Nunca se me había ocurrido que alguien, y menos una persona cristiana, escuchara el llamado de Dios y simplemente le dijera alegremente “no” y se fuera. ¿Cómo puede suceder algo así? Ya han pasado años y sigo sin poder creerlo.

Sin embargo, eso es exactamente lo que decidieron hacer los sacerdotes, los escribas y los líderes en este pasaje bíblico. Reconocieron a Jesús, vieron y creyeron que era el Mesías, el elegido de Dios. Seguramente lo seguirían, ¿verdad?

Pero no fue así. Había algo que les importaba más. No querían perder su poder y honor ante los ojos de la comunidad. Para decirlo claramente: “Amaban más la gloria de los hombres que la gloria de Dios”. Escucharon el llamado de Jesús y se alejaron.

Este tipo de cosas me da miedo. Me hace mirar a mi propio corazón. ¿Hay algo que amo más que la verdad, más que a Jesús? ¿Hay algo que me haga alejarme de él cuando me llama?

No quiero que haya algo así. Al razonar fríamente me doy cuenta de que elegir cualquier cosa sobre Jesús es una especie de locura espiritual. Jesús es mi Salvador, mi vida, mi esperanza y mi Redentor. ¡Qué terrible sería perderlo! Él murió en la cruz para darme vida, ¿cómo podría dejarlo? Que Dios nos proteja a todos de tener algo que nos aleje de Jesús.

ORACIÓN: Querido Padre, mantennos siempre cerca de tu Hijo Jesús en confianza y amor. En su nombre. Amén.

Dra. Kari Vo

Para reflexionar:

1.- ¿Alguna vez has luchado con algo que amenazaba con alejarte de Jesús?

2.- ¿Cómo te mantienes cerca de Jesús?

© Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

"Él respeta nuestro libre albedrío, incluso cuando somos lo suficientemente tontos como para rechazarlo" - Cita del Devocional de Cuaresma de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile "No quisiste" - 23/03/2020

No quisiste

¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los que son enviados a ti! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como junta la gallina a sus polluelos debajo de sus alas, y no quisiste! ¡Miren cuán desolada se queda la casa de ustedes! Porque yo les digo que no volverán a verme, hasta que digan: “Bendito el que viene en el nombre del Señor”.

Mateo 23:37-39

¿Qué sucede cuando intentas liberar a personas que no están dispuestas? Eso es lo que enfrentó Moisés con el pueblo de Israel, una y otra vez, en su viaje a la Tierra Prometida. Dios guio al pueblo con la columna de nube y fuego, les proporcionó milagrosamente comida y agua y los protegió del peligro, pero una y otra vez el pueblo cambió de opinión: querían volver a la esclavitud donde, pensaban, las cosas eran “más fáciles”.

En nuestra lectura de hoy, Jesús está afligido por el mismo comportamiento del pueblo en Jerusalén. Él había venido a salvarlos del poder del mal, pero los líderes de la ciudad ya estaban conspirando contra él y el pueblo los seguiría. En solo unos días estarían gritando “¡Crucifíquenlo!”. Jesús quería liberarlos, pero algunos de ellos no querían ser libres.

Mucha gente se pregunta: “¿Por qué Dios no anula a las personas que lo rechazan e insisten en el camino que conduce al infierno?”. Pero Dios no obra así. Él respeta nuestro libre albedrío, incluso cuando somos lo suficientemente tontos como para rechazarlo. Si insistimos en permanecer en la esclavitud, él no puede liberarnos. Hará cualquier cantidad de milagros, pero no anulará nuestra libertad de rechazarlo. No nos hará robots.

Esto sigue siendo cierto hoy. Jesús llama, nos atrae a sí mismo, pero nunca nos obliga. Él dio su vida por nosotros en la cruz -resucitó de los muertos para compartir su victoria sobre la muerte con nosotros- pero no obligará a nadie a recibir el regalo. ¡Cómo nos ama! Y entonces espera pacientemente, llamándonos a la fe, esperando que respondamos a la obra del Espíritu Santo.

ORACIÓN: Señor, permite que tu Espíritu Santo fortalezca mi fe en ti, y cambia mi corazón para seguirte. Amén.

Dra. Kari Vo

Para reflexionar:

1.- ¿Qué haces cuando alguien que amas rechaza algo bueno y necesario?

2.- ¿Le dices “no” a Dios por alguna cosa aunque sabes que es para tu bien?

© Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail: