"Jesús nos muestra el corazón de Dios, un corazón que siempre busca liberarnos de nuestras cargas. Nuestro dolor es importante para él" - Cita del Devocional de Cuaresma de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile "Cuando el dolor no puede esperar" - 13/03/2020

Cuando el dolor no puede esperar

Jesús estaba enseñando en una sinagoga, y allí estaba una mujer que hacía ya dieciocho años sufría de un espíritu de enfermedad. Andaba encorvada, y de ninguna manera podía enderezarse. Cuando Jesús la vio, la llamó y le dijo: “Mujer, quedas libre de tu enfermedad”. Y en el mismo instante en que Jesús puso las manos sobre ella, la mujer se enderezó y comenzó a glorificar a Dios.

Lucas 13:10-13

Imagina la escena: Jesús está enseñando en una sinagoga cuando de repente se da cuenta de que una mujer está inclinada y no puede enderezarse. Algo está muy mal y, sin duda, también tiene mucho dolor. Se detiene a mitad del sermón, la llama y la cura de inmediato. La mujer queda liberada de sus problemas.

Me encanta esta historia porque a Jesús no le importa interrumpir su sermón y la adoración. Ve a alguien que lo necesita y su reacción es ayudar. Inmediatamente. Sin esperar. Para él, ella es importante.

Esa no fue la actitud del gobernante de la sinagoga, que se molestó por el hecho de que Jesús sanó en sábado. No vio a la persona enferma, ahora sana y fuerte, porque Jesús se preocupó lo suficiente como para ayudarla. Todo lo que pudo ver fue una ley quebrantada.

Esta es la actitud de Jesús hacia ti y hacia mí. Él ve a alguien quebrantado, en problemas, esclavizado, y su primer pensamiento es curarlo, ayudarlo y liberarlo. ¿Es el día de reposo? ¡No importa!

Jesús nos muestra el corazón de Dios, un corazón que siempre busca liberarnos de nuestras cargas. Nuestro dolor es importante para él. No le importa si lo critican por ayudarnos. Tampoco le importa si sufre humillación personal, pena, dolor o vergüenza, con tal de que pueda rescatarnos, de que pueda liberarnos para la gloriosa vida de los hijos de Dios. Para que esto suceda irá a la cruz y resucitará de entre los muertos para hacernos suyos.

ORACIÓN: Señor y Salvador, gracias por preocuparte tanto por nosotros y nuestro dolor. Amén.

Dra. Kari Vo

Para reflexionar:

1.- ¿Alguna vez has ayudado a alguien que estaba enfermo o herido?

2.- ¿Alguna vez alguien te ayudó de tal manera que te demostró cuánto le importabas?

© Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

"Él está dispuesto a pagar el precio del dolor para que podamos ser rescatados del poder del mal" - Cita del Devocional de Cuaresma de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile "Satisfaciendo necesidades humanas" - 9/03/2020

Satisfaciendo necesidades humanas

Cuando Jesús se enteró, se fue de allí en una barca, a un lugar apartado. Cuando la gente lo supo, lo siguió a pie desde las ciudades. Cuando Jesús salió de la barca y vio a tanta gente, tuvo compasión de ellos y sanó a los que estaban enfermos.

Mateo 14:13-14

La libertad tiene un costo y, a veces, no somos nosotros quienes lo pagamos.

Estamos acostumbrados a pensar en Jesús como el único que sufre en la historia de su Pasión, y obviamente él es la persona principal, la que debemos amar, honrar y glorificar. Pero también hubo otros que pagaron un precio, y Jesús sabía que eso sucedería y le dolía. En este caso fue su primo, Juan el Bautista. Dios envió a Juan a preparar el camino para Jesús, y Juan lo hizo con todo su corazón: predicando, enseñando y bautizando, siempre señalando a las personas a Jesús.

Pero entonces el rey Herodes se enojó con Juan porque este lo criticó, y lo echó a la cárcel. Eso fue difícil para Juan y probablemente también para Jesús, especialmente después de que Juan parecía tener dudas sobre él (Mateo 11). Y luego vino el golpe final, cuando Herodes hizo matar a Juan. Y “cuando Jesús se enteró, se fue de allí en una barca, a un lugar apartado”.

Jesús quería estar solo, pero las multitudes no lo dejaron. La gente lo siguió, pensando en sus propios problemas, y Jesús no los rechazó. Los sanó y les enseñó. Así es cómo los amó y así es cómo nos ama a nosotros. Él está dispuesto a pagar el precio del dolor para que podamos ser rescatados del poder del mal. Está también dispuesto a dejar a un lado sus propias necesidades humanas para cuidarnos.

Él te ama a ti con ese mismo amor. Él está al tanto de tus necesidades. Como dice Pablo: “Cristo es el que murió; más aún, el que también resucitó, el que además está a la derecha de Dios e intercede por nosotros. ¿Qué podrá separarnos del amor de Cristo?” (Romanos 8:34-35).

ORACIÓN: Querido Señor, gracias por dejar de lado tus propias necesidades para satisfacer las nuestras. Amén.

Dra. Kari Vo

Para reflexionar:

1.- ¿En qué circunstancias tienes que dejar de lado tus necesidades para atender a las de otra persona?

2.- ¿Cómo te hace sentir saber que Jesús haría esto por ti?

© Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

belleza-interior-devocional-15102018-foto-de-ostra-en-la-arena-con-perla-en-su-interior

Belleza interior

Dios mío, por tu gran misericordia, ¡ten piedad de mí!; por tu infinita bondad, ¡borra mis rebeliones! Lávame más y más de mi maldad; ¡límpiame de mi pecado! Salmo 51:1-2

 

Muchas de las señoras que escuchan mi programa tienen alhajas hechas con perlas. ¿Sabe que las perlas son un producto del dolor? Los que saben de estas cosas me dicen que cuando una sustancia extraña, una sustancia irritante como un grano de arena, se mete dentro de una ostra, le causa dolor. Por esa razón, la ostra reviste el grano de arena con una sustancia llamada nácar. Capa tras capa, el nácar va cubriendo la sustancia irritante, produciendo, como resultado, una hermosa perla.

Esta reacción no se limita a las perlas solamente. Muchas personas maravillosas que tengo la bendición de conocer han hecho la misma cosa en sus vidas. De algún modo, el pecado y Satanás lograron introducir algo irritante en sus vidas. A veces fue algo pequeño, otras veces fue algo terrible y trágico. Bien podrían haber permitido que ese “algo” irritante los destruyera, pero no lo hicieron. En vez de entregarse a la desesperación, eligieron buscar al Señor.

Por medio de la Palabra, los sacramentos y el consuelo del Espíritu Santo, las almas que sufren reciben esperanza para sus vidas y paz en sus corazones. El Señor las cubre una y otra vez con su amor y su misericordia para que su dolor sea apaciguado y puedan vivir en tranquilidad una vez más.

Pero Dios proporciona un mejor beneficio que la mera desaparición del dolor. Una vez que estas personas han conquistado su problema por medio de la gracia de Dios, a menudo ellas descubren que una hermosa perla ha sido producida dentro de ellas y sus vidas adquieren un valor que no tenían antes.

ORACIÓN: Amado Señor que eres todo gracia y misericordia, te doy gracias porque en tu constante amor has borrado mis pecados, y por medio de la sangre de Jesús has lavado mis transgresiones. Te pido tu ayuda para conquistar las cosas irritantes que aún quedan en mi vida. Haz de mi vida un hermoso testimonio de Jesús, mi Salvador. En su nombre te lo ruego. Amén.

 

Publicado originalmente en Paraelcamino.com

© Copyright 2018 Cristo Para Todas Las Naciones