"Ahora es el momento de presentarle tus cosas a Jesús. Él siempre está dispuesto a escucharte y ayudarte" - Cita del Devocional de Cuaresma de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile "Una oportunidad perdida" - 02/04/2020

Una oportunidad perdida

Y al saber que era de la jurisdicción de Herodes, se lo envió a éste, que en aquellos días también estaba en Jerusalén. Herodes se alegró mucho al ver a Jesús, pues hacía tiempo que deseaba verlo, ya que había oído hablar mucho acerca de él, y esperaba verlo hacer alguna señal. Pero aunque Herodes le hacía muchas preguntas, Jesús no respondía nada. También estaban allí los principales sacerdotes y los escribas, los cuales lo acusaban con extremado apasionamiento. Entonces Herodes y sus soldados lo humillaron y se burlaron de él, y lo vistieron con una ropa muy lujosa, después de lo cual Herodes lo envió de vuelta a Pilato.

Lucas 23:7-11

Pilato estaba tratando de quitarse la responsabilidad de tratar con Jesús, por lo que lo envió a Herodes. El rey Herodes vio a Jesús personalmente. ¡Qué oportunidad! Tenía en su corte, delante de él, al mismo Dios encarnado, al Salvador del mundo.

¿Qué le preguntaría Herodes? Herodes tenía cualquier cantidad de problemas que podría haber presentado ante Jesús. Primero y principal: había sido el responsable de la muerte de Juan el Bautista y tenía mucha culpa y miedo por ello, porque sabía que Juan era un hombre santo.

También tenía otros problemas, por ejemplo, cómo lidiar con su matrimonio ilícito con su sobrina Herodías, o podría haber sacado a relucir su miedo a lo sobrenatural, o sus complicados problemas familiares. Sin embargo, desperdició su tiempo con Jesús intentando que hiciera un espectáculo de milagros. Y cuando Jesús no lo hizo se burló y lo maltrató, y lo mandó de regreso a la corte de Pilato. Herodes perdió su oportunidad.

El apóstol Pablo nos insta a no cometer el mismo error, diciéndonos: “Les rogamos a ustedes que no reciban su gracia en vano. Porque él dice: ‘En el momento oportuno te escuché; en el día de salvación te ayudé’. Y éste es el momento oportuno; éste es el día de salvación” (2 Corintios 6:1-2).

Ahora es el momento de presentarle tus cosas a Jesús. Él siempre está dispuesto a escucharte y ayudarte. Deja que te libere de lo que sea que te oprime. Él te ama.

ORACIÓN: Querido Salvador, por favor ayúdame con los problemas que pesan en mi corazón. Amén.

Dra. Kari Vo

Para reflexionar:

1.- Cuando tienes cargas pesadas, ¿cómo lidias con ellas?

2.- ¿De qué te gustaría hablar ahora con Jesús?

© Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones

¿Insomnio? ¿Cansancio excesivo? ¿Malestar estomacal? Puede ser ansiedad.

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

Los días de Herodes - Devocional de Adviento de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile - 05/12/2019

“Los días de Herodes”

En los días de Herodes, rey de Judea, había un sacerdote llamado Zacarías.

Lucas 1:5a

“En los días de Herodes”, dice Lucas. Es fácil omitir esas palabras, tratarlas como una fecha y nada más. Sin embargo, si hacemos eso, perdemos algo importante.

¿Quién era este Herodes, rey de Judea? En algunos aspectos era un genio, un gran constructor. Pero eso no es todo. Aquí hay algunas otras palabras que lo describen bien: gobernante extranjero, gastador en lujos, conspirador, loco, criminal, asesino de su esposa e hijos, terrorista.

Dada la historia de Herodes, Lucas probablemente no solo está dándonos una fecha, sino también recordándonos cómo fueron esos días. ¿Te imaginas vivir bajo un gobernante así? Fueron días verdaderamente oscuros. Debe haber sido fácil perder la esperanza, sentirse desamparado por Dios, abandonado a sufrir en un mundo sin sentido.

Y ese fue el momento que Dios eligió para enviar al ángel Gabriel a Zacarías. “Vas a tener un hijo”, le dijo. “Tu hijo preparará a la gente para la venida del Señor”. La luz está a punto de surgir en la oscuridad. ¡Dios no ha olvidado a su pueblo!

Nosotros también vivimos en días oscuros. Guerra. Abuso. Codicia. Desastre ecológico. Racismo. Terrorismo. Es fácil estar aterrorizados por lo que le pasa a nuestro mundo. Sin embargo, Dios nos dice: “Mira hacia arriba. No te he abandonado. He enviado a mi Hijo Jesús para que sea tu Salvador. Él destruirá los poderes de la oscuridad y te rescatará del mal. La oscuridad no tendrá la última palabra. Mi Hijo brilla en la oscuridad, y la oscuridad no lo ha vencido” (ver Juan 1:5).

ORACIÓN: Querido Padre, cuando tenemos miedo, ayúdanos a confiar en tu Hijo Jesús. En su nombre. Amén.

Dra. Kari Vo

Para reflexionar:

1.- ¿Dónde o en qué encuentras consuelo cuando tienes miedo?
2.- ¿De qué manera la muerte y resurrección de Jesús te ayudan ante el temor?

© Copyright 2019 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

Cuando las cosas salen mal. Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN - Chile. 04/01/2018

Cuando las cosas salen mal

Jesús nació en Belén de Judea en los tiempos del rey Herodes. En aquel tiempo, unos sabios que venían desde el oriente llegaron a Jerusalén y preguntaron: «¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido? Porque hemos visto su estrella en el oriente, y venimos a adorarlo.» Mateo 2:1-2

 

 

A veces me pregunto cuánto tardaron los sabios en darse cuenta de que su pregunta inocente había causado un gran malestar.

 

No eran para nada tontos. Probablemente servían en la corte de un rey de alguna parte como consejeros de confianza, y sabían cómo piensan los gobernantes. Así que, una vez que supieron que el niño que buscaban no era ni hijo ni nieto de Herodes… A los reyes no les gustan los rivales, por más que sean recién nacidos. Y su pregunta inocente había empezado todo.

 

A nosotros también nos pasa así, ¿no es cierto? Decimos o hacemos algo con las mejores intenciones, sólo para descubrir más tarde que hemos armado un lío. Y, por más que no haya sido nuestra intención, de pronto nos encontramos en medio de terribles problemas. ¡Cómo desearíamos poder retroceder el tiempo!

 

Pero por supuesto que no podemos. Lo que sí podemos es clamar a Dios, quien tiene misericordia de nosotros y redime incluso nuestros terribles errores. Ni siquiera un rey asesino pudo detener el plan de Dios de enviar un Salvador. Nada que tú o yo podamos hacer impedirá que Dios nos ame, nos busque y nos haga hijos suyos por medio de Jesucristo, nuestro Señor. Estas cosas no dependen de nosotros, sino del amor misericordioso de Dios. Él nos ayudará en cada error y problema, hasta el día en que nos lleve consigo.

 

ORACIÓN: Señor, tú sabes los problemas que he creado y los que tengo ahora. Perdóname, cuida de mí y de mis seres queridos, y mantennos en tu cuidado. Amén.

 

 

PREGUNTAS DE REFLEXIÓN:
¿Cómo te sientes cuando te equivocas? ¿Qué haces con esos sentimientos?
¿De qué manera te ha ayudado Dios a superar o solucionar un error?

 

 

© Copyright 2018 Cristo Para Todas Las Naciones