"Jesús ha hecho esto por nosotros. Gracias a Él tenemos libertad. Dios ha abierto de par en par las puertas" - Cita del Devocional de Hoy de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile "Ya no más cautivo" - 25/06/2020

Ya no más cautivo

Así también ustedes, hermanos míos, por medio del cuerpo de Cristo han muerto a la ley, para pertenecer a otro, al que resucitó de los muertos, a fin de que demos fruto para Dios. Porque mientras vivíamos en la carne, las pasiones pecaminosas estimuladas por la ley actuaban en nuestros miembros y producían frutos que llevan a la muerte. Pero ahora que hemos muerto a su dominio, estamos libres de la ley, y de ese modo podemos servir en la vida nueva del Espíritu y no bajo el viejo régimen de la letra.

Romanos 7:4-6

Ni siquiera puedo empezar a imaginar lo que debe sentir alguien sentenciado por haber cometido un crimen atroz, quizás incluso enfrentando la pena de muerte, cuando su sentencia es revertida en base a nueva evidencia que lo declara inocente. Años soportando las condiciones deplorables de la vida en la prisión: el confinamiento que adormece la mente y los juegos constantes de lidiar con presos y guardias, sentir que la vida no representa ni será nada. ¿Cómo debe ser salir de la prisión y volver a entrar en la sociedad después de años de una vida tan brutal?

En cierto sentido, esa es nuestra historia; y en otro sentido, no lo es. Al igual que el prisionero al que se le ha permitido “salir en libertad”, a nosotros también se nos ha concedido la libertad. Estábamos sentenciados bajo la Ley de Dios (y justificadamente, pues no podemos reclamar “inocencia” en este asunto); pero ahora, gracias a Jesús, ya no somos culpables ante el Todopoderoso. Pero aquí está la gran diferencia con el prisionero de arriba: nuestra libertad es inmerecida; nuestra sentencia es justa; somos culpables.

Nuestro único recurso es suplicar por la misericordia de Dios a causa de la sangre de Jesús: “por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios” (Romanos 3:23). Jesús ha hecho posible nuestra libertad, y es una libertad que nuestros pecados no pueden anular. Como Pablo escribe en otra parte, “en él tenemos la redención por medio de su sangre, el perdón de los pecados según las riquezas de su gracia” (Efesios 1:7).

En otro lugar, el apóstol lo explica bellamente: “Por tanto, no hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu, porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte. Porque Dios ha hecho lo que para la ley era imposible hacer, debido a que era débil por su naturaleza pecaminosa: por causa del pecado envió a su Hijo en una condición semejante a la del hombre pecador, y de esa manera condenó al pecado en la carne, para que la justicia de la ley se cumpliera en nosotros, que no seguimos los pasos de nuestra carne, sino los del Espíritu” (Romanos 8:1-4).

Jesús ha hecho esto por nosotros. Gracias a Él tenemos libertad. Dios ha abierto de par en par las puertas. Nuestros pecados ya no pueden mantenernos cautivos.

ORACIÓN: Padre celestial, gracias por darnos libertad y vida eterna en Jesús. Amén.

Paul Schreiber

Para reflexionar:

1.- ¿Qué significa que la Ley despierta “nuestras pasiones pecaminosas”?

2.- ¿Por qué crees que es bastante común que los reclusos “encuentren a Dios” cuando están en la cárcel?

© Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

"Eso es lo que Jesús ha hecho por nosotros: eligió el sufrimiento y la muerte" - Cita del Devocional de Cuaresma de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile "Jesús está a cargo" - 30/03/2020

Jesús está a cargo

Así que Judas tomó una compañía de soldados… fue allí con linternas, antorchas y armas. Pero Jesús, que sabía todas las cosas que le habían de sobrevenir, se adelantó y les preguntó: “¿A quién buscan?”. Le respondieron: “A Jesús nazareno”. Jesús les dijo: “Yo soy”… Cuando les dijo: “Yo soy”, ellos retrocedieron y cayeron por tierra. Él volvió a preguntarles: “¿A quién buscan?”. Y ellos dijeron: “A Jesús nazareno”. Respondió Jesús: “Ya les he dicho que yo soy. Si es a mí a quien buscan, dejen que éstos se vayan”.

Juan 18:3-8

¡Qué extraño debe haber sido para los soldados que fueron a arrestar a Jesús! Sin duda habían arrestado a muchas personas antes; pero Jesús debe haber sido el primero en tomar control de la escena. Observa el lenguaje: “Jesús, que sabía todas las cosas que le habían de sobrevenir, se adelantó y les preguntó”. ¿Quién hace eso de dar un paso adelante voluntariamente para ser arrestado?

Y luego confirma su identidad dos veces, en caso de que no la hayan captado la primera vez, usando el mismo nombre de Dios para sí mismo: “YO SOY” en griego, que es el nombre para sí mismo que Dios le reveló a Moisés en Éxodo 3. No es de extrañar que los soldados cayeran al suelo. Les debe haber quedado claro que no podrían hacerle nada a menos que él lo permitiera.

Y Jesús, en lugar de usar su poder para salvarse, lo usó con otro propósito: “Si es a mí a quien buscan, dejen que éstos se vayan”. Jesús estaba enfocado en proteger a sus seguidores.

Me imagino que los soldados estaban conmocionados, pues no arrestaron a ninguno de los discípulos. Jesús se entregó y los discípulos se fueron libres.

Eso es lo que Jesús ha hecho por nosotros: eligió el sufrimiento y la muerte. Él eligió esa parte para sí mismo. Pero para los discípulos y para ti eligió la libertad. Eligió protección, seguridad, libertad, vida. Esos son los regalos que compró para ti con su propia vida.

ORACIÓN: Gracias, querido Señor, por darme protección y vida. Amén.

Dra. Kari Vo

Para reflexionar:

1.- ¿Cuándo has protegido a alguien a tu propio costo?

2.- ¿Por qué protegiste a esa persona? ¿Qué te dice eso de los motivos de Jesús?

© Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones

¿Insomnio? ¿Cansancio excesivo? ¿Malestar estomacal? Puede ser ansiedad.

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

"Él está dispuesto a pagar el precio del dolor para que podamos ser rescatados del poder del mal" - Cita del Devocional de Cuaresma de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile "Satisfaciendo necesidades humanas" - 9/03/2020

Satisfaciendo necesidades humanas

Cuando Jesús se enteró, se fue de allí en una barca, a un lugar apartado. Cuando la gente lo supo, lo siguió a pie desde las ciudades. Cuando Jesús salió de la barca y vio a tanta gente, tuvo compasión de ellos y sanó a los que estaban enfermos.

Mateo 14:13-14

La libertad tiene un costo y, a veces, no somos nosotros quienes lo pagamos.

Estamos acostumbrados a pensar en Jesús como el único que sufre en la historia de su Pasión, y obviamente él es la persona principal, la que debemos amar, honrar y glorificar. Pero también hubo otros que pagaron un precio, y Jesús sabía que eso sucedería y le dolía. En este caso fue su primo, Juan el Bautista. Dios envió a Juan a preparar el camino para Jesús, y Juan lo hizo con todo su corazón: predicando, enseñando y bautizando, siempre señalando a las personas a Jesús.

Pero entonces el rey Herodes se enojó con Juan porque este lo criticó, y lo echó a la cárcel. Eso fue difícil para Juan y probablemente también para Jesús, especialmente después de que Juan parecía tener dudas sobre él (Mateo 11). Y luego vino el golpe final, cuando Herodes hizo matar a Juan. Y “cuando Jesús se enteró, se fue de allí en una barca, a un lugar apartado”.

Jesús quería estar solo, pero las multitudes no lo dejaron. La gente lo siguió, pensando en sus propios problemas, y Jesús no los rechazó. Los sanó y les enseñó. Así es cómo los amó y así es cómo nos ama a nosotros. Él está dispuesto a pagar el precio del dolor para que podamos ser rescatados del poder del mal. Está también dispuesto a dejar a un lado sus propias necesidades humanas para cuidarnos.

Él te ama a ti con ese mismo amor. Él está al tanto de tus necesidades. Como dice Pablo: “Cristo es el que murió; más aún, el que también resucitó, el que además está a la derecha de Dios e intercede por nosotros. ¿Qué podrá separarnos del amor de Cristo?” (Romanos 8:34-35).

ORACIÓN: Querido Señor, gracias por dejar de lado tus propias necesidades para satisfacer las nuestras. Amén.

Dra. Kari Vo

Para reflexionar:

1.- ¿En qué circunstancias tienes que dejar de lado tus necesidades para atender a las de otra persona?

2.- ¿Cómo te hace sentir saber que Jesús haría esto por ti?

© Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

"Si siempre has vivido en la luz, puede que te resulte difícil valorar lo que siempre has tenido" - Cita del Devocional de Cuaresma de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile "Dando con toda libertad" - 6/03/2020

Dando con toda libertad

Jesús envió a estos doce, con las siguientes instrucciones: “No vayan por camino de paganos, ni entren en ciudad de samaritanos… Vayan y prediquen: El reino de los cielos se ha acercado. Sanen enfermos, limpien leprosos, resuciten muertos y expulsen demonios. Den gratuitamente lo que gratuitamente recibieron”.

Mateo 10:5, 7-8

¿Qué valor tiene para ti la nueva vida que Jesús te ha dado? ¿Cuál es el valor de tu fe, tu perdón, tu libertad en Cristo?

Estas son preguntas fáciles de responder para las personas que llegan a la fe más adelante en la vida, porque recuerdan la oscuridad, lo que era vivir sin Cristo; se acuerdan y se estremecen. Pregúntales si alguna vez volverían a su vida anterior y prepárate para el “¡No!” explosivo que te gritarán a la cara.

¿Cuál es tu experiencia? Es probable que hayas nacido de padres cristianos que te bautizaron, te criaron en la iglesia. Si siempre has vivido en la luz, puede que te resulte difícil valorar lo que siempre has tenido.

¿Qué has recibido? Perdón: toda tu culpa fue quitada, quitada para siempre. Una manta para cubrir tu vergüenza: estás vestido de Cristo, toda tu desnudez queda oculta. Fuerza para hoy, ya sea un día ordinario y aburrido o un momento de crisis. Una base sólida bajo tus pies en tiempos de duda y miedo. La seguridad de saber que el brazo de Dios está sosteniéndote, incluso en las tormentas más terribles. Amor: un amor que no depende de que seas digno de ser amado, sino del carácter inmutable de Dios.

Esto es lo que Dios te ha dado. ¡Compártelo con los demás!

ORACIÓN: Señor, ayúdame a ver el valor de lo que me has dado y a ser generoso con las personas que me rodean, las personas que amas. Amén.

Dra. Kari Vo

Para reflexionar:

1.- ¿Qué cosas te resultan fáciles de compartir? ¿Qué cosas te resultan difíciles?

2.- Ora por alguien con quien te gustaría compartir los dones de Dios.

© Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

Plan de jubilación para esclavos - Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile - 20/11/2019

Plan de jubilación para esclavos

Entonces Jesús dijo a los judíos que habían creído en él: «Si ustedes permanecen en mi palabra, serán verdaderamente mis discípulos; y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres». Le respondieron: «Nosotros somos descendientes de Abrahán, y jamás hemos sido esclavos de nadie. ¿Cómo puedes decir: “Ustedes serán libres”?». Jesús les respondió: «De cierto, de cierto les digo, que todo aquel que comete pecado, esclavo es del pecado. Y el esclavo no se queda en la casa para siempre; el hijo sí se queda para siempre. Así que, si el Hijo los liberta, serán verdaderamente libres».

Juan 8:31-36

¿Alguna vez has pensado en el plan de jubilación para esclavos?

La pregunta es rara, lo sé. Sin embargo, en los días de Jesús, esto era algo en lo que la gente realmente pensaba. Un buen amo mantenía a sus esclavos cuando eran viejos o discapacitados; un mal amo los vendía por cualquier precio, o incluso “los liberaba”. En otras palabras, básicamente los dejaba morir cuando ya no podían cuidar de sí mismos. Los esclavos no se quedaban en la casa de sus amos para siempre. No tenían ni seguridad, ni futuro, ni paz.

Ese es el trasfondo en el que Jesús está pensando cuando habla de ser esclavo del pecado. El pecado no tiene un plan de jubilación, ¡a menos que cuentes el infierno como parte de tu jubilación! El mal es un amo poderoso, pero no es bueno. Deforma y arruina a sus esclavos sin piedad. Luego, cuando están agotados, el pecado sigue con nuevas víctimas, dejando que las anteriores perezcan.

Esa no es la vida que Jesús quiere para nosotros. Ese no es el futuro que nos ofrece. Al contrario, Jesús nos ofrece un futuro y una esperanza: la verdadera libertad que viene cuando pertenecemos al Hijo de Dios.

Jesús comienza señalando una diferencia básica entre los hijos de una familia y los esclavos. Los hijos son parte de su familia para siempre. No se pueden vender, intercambiar o dejar en una esquina cualquiera. Tienen libertad y permanencia. Como adultos, también tienen autoridad, incluso de liberar a los esclavos.

Como el Hijo de Dios, eso es lo que Jesús nos ofrece: libertad y permanencia. No es la libertad de sufrir y morir abandonados, sino la libertad y la alegría que pertenecen a los hijos de Dios, a aquellos a quienes Dios ha tomado como suyos permanentemente a través de la fe en Jesús.

Jesús murió y resucitó para salvarnos; podemos confiar en él pues las palabras de Juan 1:12 se han hecho realidad: “Pero a todos los que la recibieron, a los que creen en su nombre, les dio la potestad de ser hechos hijos de Dios”.

Nunca más volveremos a estar sin hogar, esclavizados o rechazados.

ORACIÓN: Querido Señor, gracias por liberarnos y hacernos tus hijos amados. Amén.

Dra. Kari Vo

Para reflexionar:

1.- ¿Cuál crees que sea la peor parte de ser esclavo?
2.- ¿En qué se parece el ser pecador a ser esclavo?

© Copyright 2019 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail: