"En la resignación nos quedamos en la tristeza, la angustia, la paralización, pero en la aceptación nos abrimos al cambio” - Frase de la psicóloga Mandy Riquelme, en la charla “Miedo e incertidumbre en tiempos de pandemia. ¿Cómo gestionarlos?” de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile

“La resignación no abre posibilidades para la vida”

De acuerdo con la psicóloga clínica y educativa Mandy Riquelme, en estos tiempos de la pandemia por el coronavirus debemos evitar resignarnos, y más bien abrirnos a la oportunidad de cambio que se nos presenta.

“Las palabras confinamiento, aislamiento o encierro, que son las que más escuchamos en los medios de comunicación o las decimos nosotros mismos, nos entregan un sentido de resignación, y la resignación no abre posibilidades para la vida, no abre posibilidades de movimiento para el enfrentamiento, sino que cierra posibilidades. La resignación es distinta a la aceptación. Cuando nosotros le ponemos otro sentido desde el punto de vista del lenguaje a lo que estamos viviendo, sin dejar de reconocer la realidad, tenemos más posibilidades de movernos, de sentirnos mejor”, señaló.

Mandy, quien dictó nuestra charla “Miedo e incertidumbre en tiempos de pandemia. ¿Cómo gestionarlos?”, el pasado 9 de julio de 2020 a través de videoconferencia, recomendó que, “en vez de confinamiento o encierro, usemos las siguientes frases: encuentro conmigo mismo, con mi familia, oportunidad de cambio. Inmediatamente esta significación nueva nos abre ante la aceptación, es decir, a las posibilidades de acción. En la resignación nos quedamos en la tristeza, la angustia, la paralización, pero en la aceptación nos abrimos al cambio”.

La resignificación es una de las fases comentadas por la experta para gestionar el miedo y la incertidumbre. Consiste en “entregar otro sentido a lo que estoy viviendo”.

“En vez de confinamiento o encierro, usemos encuentro conmigo mismo, con mi familia, oportunidad de cambio”

Las otras etapas son situar el problema real, aceptar la realidad (limitaciones personales), definir un propósito, evaluar las posibilidades reales, activar redes, tener una rutina flexible, practicar el autocuidado, agradecer y reflexionar acerca de cuál es nuestro soporte en momentos difíciles.

Escuchar el mensaje de la pandemia

En los primeros minutos de la charla, Mandy invitó a los asistentes a participar en una actividad. Ésta consistió en ingresar en un sitio web las primeras palabras que se les ocurrieran en torno a la pandemia. Las más repetidas -y que resaltaban de entre una nube de términos- eran “angustia”, “muerte”, “contagiarme”, “miedo” y “pérdida de trabajo”. 

Mandy enfatizó que debemos reflexionar en cuál es el propósito de esta pandemia en nuestra vida, “qué mensaje me entrega el miedo”.  

“A veces pensamos que el miedo no cumple más que una función de dolor en nuestra vida, de traernos problemas. Pero el miedo tiene una función de entregarnos una alarma para poder responder ante el peligro”, observó.

“Somos la casa”

Por su asociación con el confinamiento, la idea de permanecer en casa es en estos tiempos de la COVID-19 algo negativo.

No obstante, Mandy aconsejó cambiar la perspectiva.

“Hay que utilizar el simbolismo de que nosotros somos la casa, ver cada rincón, qué está pasando en mí, definir cuáles son las cosas que me están doliendo, qué me está generando más temor e incertidumbre. Hay que hacer el ejercicio de limpiar y desinfectar la casa, así como lo hacemos físicamente. Hagamos un trabajo de limpieza, de pureza de nosotros mismos”, invitó.

La vulnerabilidad de lo humano

Partiendo de su experiencia personal, Mandy recomendó buscar a Dios como soporte para los momentos difíciles. “Dios es mi soporte. Él no se mueve, no se vulnerabiliza”.

Puntualizó que “no podemos poner nuestra vida sobre una persona u otras personas. Tenemos que ponerla sobre algo que sea más grande, y que no cambie, pues lo humano tiene que ver con la vulnerabilidad”. 

“Hagamos un trabajo de limpieza, de pureza de nosotros mismos”

Este evento en línea, el primero de una serie que desarrollaremos en Cristo Para Todas Las Naciones – Chile, estuvo encabezado por el equipo de nuestro Centro de Ministerio, integrado por Marianela Bravo, Directora; Marlene Albarrán, Asistente Administrativa; Milagros Vilches, Asistente Ejecutiva, y Moisés Hernández, Social Media Manager.

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

charla-hacia-una-vida-plena-la-depresión-cristo-para-todas-las-naciones-foto-1-público-iglesia-luterana-la-cruz-de-cristo-la-florida-santiago-y-psicóloga-mandy-riquelme-dictando-la-charla

La depresión es una enfermedad y debe buscarse ayuda médica y espiritual

Quien sufre de episodios recurrentes de tristeza, de falta de interés en las cosas cotidianas de la vida, debe estar alerta: puede estar enfermo de depresión y es necesario que busque ayuda, tanto médica, como espiritual.

Este fue el mensaje que compartieron la psicóloga Mandy Riquelme y el pastor Cristian Rautenberg en la charla “Hacia Una Vida Plena. Depresión: causas, consecuencias y posibilidades”, patrocinada por Cristo para Todas Las Naciones (LHM/CPTLN) – Chile y dictada en la Iglesia La Cruz de Cristo, en la comuna de La Florida, en Santiago, el viernes 19 de octubre de 2018.

La psicóloga Mandy Riquelme, especialista en infancia y familia, subrayó las diferencias entre la tristeza y la depresión, pues aunque Chile sobresale en Latinoamérica como el país con mayor índice de depresión, existe también una tendencia a confundir estos dos estados emocionales, por lo cual hay un sobrediagnóstico de esta enfermedad. Mientras que la tristeza es un estado pasajero, normal en todos los seres humanos, la depresión se presenta de forma continua o intermitente, que afecta todos los sistemas vitales del organismo.

charla-hacia-una-vida-plena-la-depresión-cristo-para-todas-las-naciones-foto-2-psicóloga-mandy-riquelme-dictando-la-charla-en-la-iglesia-luterana-la-cruz-de-cristo-la-florida-santiago
Si la persona sufre de depresión debe preocuparse por ir al médico, dijo la psicóloga Mandy Riquelme

Una persona triste manifiesta decaimiento, ganas de llorar, un pesimismo variable, irritabilidad, nostalgia, propensión al aislamiento y ganas de dormir para despertar mejor. “Todo esto se parece mucho a los síntomas de depresión, pero la diferencia es que en la depresión se te entorpecen varias áreas de la vida”, aclaró la especialista Riquelme.

Para enfrentar la tristeza, la psicóloga Riquelme recomendó reconocer las emociones, reflexionar para buscar la causa, llorar si se tienen ganas de hacerlo (se libera endorfina, sustancia que permite cierto nivel de placer), hablar, hacer ejercicio, reír, tener una vida espiritual activa y escoger a dos personas que estén dispuestas a escuchar y ayudar.

En cambio, si la persona sufre de depresión debe preocuparse por ir al médico, mejor si va acompañado de un familiar, pues a los pacientes depresivos les cuesta ir al especialista, y luego obedecer a la terapia, ya que la causa de la depresión es biológica, incluso por una predisposición genética, según la psicóloga Mandy Riquelme.

 

“La depresión afecta el cuerpo y alma”

El pastor Cristian Rautenberg, a cargo de la congregación de la Iglesia Luterana La Cruz de Cristo, señaló que los seres humanos “somo personas integrales”, y, por tanto, “la depresión afecta el cuerpo y alma”.

Magíster en Teología, el pastor Rautenberg recordó que los seres humanos heredamos el pecado, a la vez que vivimos en una sociedad que impone sus estándares de felicidad y éxito, situación que contribuye a que las personas se depriman. “Es una sociedad que niega lo malo. Si alguien dice que está mal, no sabemos cómo responder”.

El pastor Rautenberg desmitificó afirmaciones como “los fieles no deben deprimirse”, “tomar drogas para combatir la depresión refleja una falta de fe” y “las personas están deprimidas porque Dios las está castigando por algún pecado o error”, pero aseveró que lo que sí es una certeza es que en la mayoría de los episodios de depresión ocurre una “desconexión espiritual”, como lo reflejan cientos de pasajes de la Biblia.

charla-hacia-una-vida-plena-la-depresión-cristo-para-todas-las-naciones-foto-3-pastor-cristian-rautenberg-dictando-la-charla-en-la-iglesia-luterana-la-cruz-de-cristo-la-florida-santiago
El pastor Cristian Rautenberg desmitificó afirmaciones como “los fieles no deben deprimirse”

“Desde el punto de vista de la fe, la depresión se define como la pérdida de la esperanza”, acotó el reverendo Rautenberg. Sin embargo, aclaró que “Dios da esperanza”, tal como se manifiesta en Salmos 34:18 y Jeremías 29:11-12.

Buscar ayuda es fundamental para sanar, y tan importante es la terapia médica, como la participación en la iglesia. “La Palabra de Dios no es muerta, es eficaz”, resaltó el pastor Cristian Rautenberg.

 

Programas que benefician a la comunidad

Esta charla formó parte del trabajo que, en conjunto, realiza LHM/CPTLN – Chile con la Iglesia Luterana La Cruz de Cristo.

“Tenemos preparado un ciclo de charlas con el fin de aportar información y apoyo a nuestra comunidad”, anunció a los asistentes Marianela Bravo, directora de Cristo Para Todas Las Naciones – Chile.

“Todos nuestros programas están desarrollados para beneficiar a la sociedad y tener un Mejor Vivir”, añadió la directora Bravo.

charla-hacia-una-vida-plena-la-depresión-cristo-para-todas-las-naciones-foto-4-marianela-bravo-directora-presentando-la-charla-en-la-iglesia-luterana-la-cruz-de-cristo-la-florida-santiago
“Todos nuestros programas están desarrollados para beneficiar a la sociedad y tener un Mejor Vivir”, indicó la directora de LHM/CPTLN Chile Marianela Bravo

LHM/CPTLN – Chile es una organización cristiana sin fines de lucro, que difunde el mensaje de Jesucristo a todos los grupos sociales sin distinción de credos religiosos, cuyo objetivo es ayudar a reflexionar a quien lo necesite, en diferentes temas de actualidad, brindando una orientación cristiana y valórica a niños, jóvenes y adultos.