“...Más vale que uno esté listo para escribir lo inesperado al narrar la vida de Jesús” - Cita del Devocional de Hoy de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile "Diciendo la verdad" - 31/07/2020

Diciendo la verdad

Cuando Jesús se enteró, se fue de allí en una barca, a un lugar apartado. Cuando la gente lo supo, lo siguió a pie desde las ciudades. Cuando Jesús salió de la barca y vio a tanta gente, tuvo compasión de ellos y sanó a los que estaban enfermos. Ya anochecía cuando sus discípulos se acercaron a él y le dijeron: «Ya es muy tarde, y en este lugar no hay nada. Despide a toda esta gente, para que vayan a las aldeas y compren de comer». Jesús les dijo: «No tienen por qué irse. Denles ustedes de comer». Ellos le dijeron: «Aquí tenemos sólo cinco panes y dos pescados». Él les dijo: «Tráiganmelos acá». Mandó entonces a la gente que se recostara sobre la hierba. Tomó los cinco panes y los dos pescados, y levantando los ojos al cielo los bendijo, los partió, y dio los panes a los discípulos, y los discípulos a la multitud. Todos comieron, y quedaron satisfechos; y de lo que sobró se recogieron doce cestas llenas. Los que comieron fueron como cinco mil hombres, sin contar a las mujeres y los niños. 

Mateo 14:13-21

Las historias bíblicas acerca de Jesús alimentando milagrosamente a miles de personas con apenas unos pocos alimentos a veces son oscurecidas por quienes dicen que son una exageración. Esto es entendible. Después de todo, alimentar a cinco mil hombres, más mujeres y niños, con cinco panes y un par de peces no es poca cosa. A menos que cada pan y cada pez pesaran cientos de libras cada uno, nos suena altamente improbable.

¿No se le habrá ocurrido a Mateo, mientras escribía el evangelio, que sus lectores ignorarían tal historia cuestionando su recuerdo de los eventos (los cuatro escritores del Evangelio lo incluyen) y descartándola por ser tan descabellada? ¿No tendría más sentido no incluir algo que levantara tantas banderas rojas, sin importar cuán cierto fuera? Pero, ¿cómo podría NO contar esta historia?

De hecho, más vale que uno esté listo para escribir lo inesperado al narrar la vida de Jesús. No olvidemos que este milagro de alimentación fue escrito por el mismo hombre que escribió acerca de Jesús sanando la lepra de un hombre, calmando una tormenta en el mar, resucitando a la hija de Jairo, caminando sobre el agua y alimentando a más de 5.000 hombres, mujeres y niños (ver Mateo 8:1-4, 23-27; 9:18, 23-26; 14:22-33).

Pero Jesús hizo más que estos milagros, y Mateo también escribió sobre ellos. También escribió acerca de la muerte de Jesús (27:50), su entierro (27:60) y su resurrección (28:1-7). Y también escribió que, después de su crucifixión, vio a Jesús: “Pero los once discípulos se fueron a Galilea, al monte que Jesús les había señalado, y cuando lo vieron, lo adoraron. Pero algunos dudaban” (Mateo 28:16-17).

Algunos lo adoraron. Algunos dudaron de lo que vieron, a pesar de que Jesús estaba justo delante de ellos. Qué duro puede ser el corazón humano.

Gracias, Dios, por tu fiel siervo Mateo, quien dejó registrado todo lo que vio para que el mundo lo pueda saber y para que podamos creer en tu Hijo.

ORACIÓN: Padre celestial, enséñanos a confiar en tu Palabra para que podamos vivir. En el nombre de Jesús oramos. Amén.

Paul Schreiber

Para reflexionar:

1.- El texto dice: “Todos comieron, y quedaron satisfechos”. ¿Qué significa eso para ti?

2.- ¿De qué manera la lectura sobre los milagros de Jesús fortalece tu fe en Él como tu Salvador?

© Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

el-calor-de-la-mano-de-dios-devocional-06092018-cristo-para-todas-naciones-chile-foto-mariposa-colores-claros-posada-sobre-flor-solitaria-contra-fondo-azul

El calor de la mano de Dios

Así como los cielos son más altos que la tierra, también mis caminos y mis pensamientos son más altos que los caminos y pensamientos de ustedes. Isaías 55:9

 

No soy una persona muy diestra, por lo que me asombran los milagros de la tecnología moderna. Y no estoy hablando solamente de cosas grandes como reactores nucleares y telescopios espaciales. No, me refiero a esas cosas pequeñas como el velcro y la harina leudante para pasteles.

Una revista japonesa publicó una larga lista de esas cosas que me asombran. En una de sus páginas, tenía la imagen de una mariposa. La mariposa era de un simple color gris y tenía instrucciones para que el lector pusiera la mano sobre ella. Cuando la imagen era calentada por el calor de la mano, la mariposa grisácea se transformaba en un arco iris intermitente de colores.

Digo que esto es un “milagro de la tecnología”, pero no es así, pues hay una explicación científica y comprensible para muchas personas. Pero yo no lo puedo comprender, así como tampoco puedo comprender cómo es que Dios puede amar a un pecador como yo. No lo comprendo, pero a causa de Jesús sé que es así.

Como la imagen de la mariposa en la revista, el amor de Dios por mí es un misterio, pero puedo ver los resultados.

Gracias al sacrificio de Jesús, todos los que creemos en él descubrimos que nuestras vidas ya no son de un lánguido gris, ni trabajamos solamente para llevar a casa el cheque de pago, ni nos desesperamos cuando las circunstancias parecen ser negras y deprimentes.

Gracias a Jesús, este día es especial. Gracias a la paz que viene del perdón ganado por las manos clavadas de Jesucristo, este día puede estar lleno de hermosos colores de alegría y gozo en el Señor.

ORACIÓN: Señor Jesús, te doy gracias porque tu mano siempre está extendida hacia mí, un pobre pecador. Gracias a tu sacrificio soy bendecido con el regalo de la salvación. Amén.

 

De una devoción escrita originalmente para “By the Way”

Publicado en Paraelcamino.com

© Copyright 2018 Cristo Para Todas Las Naciones