"Nosotros tenemos la promesa de un final mejor, un final que David ya sabía" - Cita del Devocional de Hoy de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile "Seguridad en la angustia" - 18/08/2020

Seguridad en la angustia

Aunque yo ande en medio de la angustia, tú me vivificarás; extenderás tu mano contra la ira de mis enemigos, y tu diestra me salvará. El Señor cumplirá su propósito en mí; eterna, oh Señor, es tu misericordia; no abandones las obras de tus manos. 

Salmo 138:7-8

En algunas películas animadas, el personaje principal camina a través de un bosque aterrador por la noche, por supuesto, y a menudo en invierno. Los troncos de los árboles están tallados con caras de aspecto feroz y las ramas se extienden como dedos largos que intentan agarrar al viajero aterrorizado (que afortunadamente escapará del peligro).

Al igual que el salmista David, nosotros también “andamos en medio de la angustia”, pero no luchamos con árboles imaginarios y animados. Nuestros problemas son reales. Nuestro viaje puede incluir enfermedades, problemas familiares, la pérdida del hogar o empleo, preocupaciones financieras o dolor y pérdida. David enfrentó la ira de enemigos sin nombre, de la misma forma en que los terroríficos enemigos como el miedo, la duda, el pecado y la muerte nos alcanzan. Aun así, el salmista ofrece su alabanza. Dios preservó su vida, extendiendo su fuerte mano derecha para liberarlo de sus enemigos. Del mismo modo, Dios se acerca para preservarnos en medio de los problemas. Podemos confiar en Él porque su fuerte mano derecha ya nos ha librado del pecado y la muerte.

David proclama con confianza: “El Señor cumplirá su propósito en mí”. El apóstol Pablo nos asegura que el Señor cumplió su propósito en el rey pastor de Israel, diciendo: “Porque David, después de haber servido el propósito de Dios en su propia generación, durmió, y fue sepultado con sus padres” (Hechos 13:36a). Cuando Dios logró sus propósitos a través de David, el gran rey de Israel se durmió en la muerte. El descendiente de David, nuestro Señor Jesús, vino a cumplir el propósito del Padre ofreciéndose a sí mismo como sacrificio por los pecados del mundo. Cuando la cruz se acercaba, Jesús dijo: “Ahora mi alma se ha angustiado; y ¿qué diré: «Padre, sálvame de esta hora»? Pero para esto he llegado a esta hora” (Juan 12:27).

Estábamos “en medio de la angustia”, angustia tan profunda que no podíamos escapar por nuestros propios esfuerzos. Sin embargo, “cuando aún éramos pecadores, Cristo murió por nosotros” (Romanos 5:8b). Jesús nos libró del pecado, la muerte y el diablo. Estirado, con las manos y los pies clavados en el áspero madero de la cruz, Jesús sufrió y murió soportando la pena de muerte por nuestros pecados. Fue resucitado de la muerte en la primera mañana de Pascua, exaltado para reinar a la diestra de Dios. A través del bautismo estamos unidos con Jesús, enterrados y resucitados con él. Cada uno de nosotros es, en Cristo, una nueva creación, obra de las manos de Dios, “creada en Cristo Jesús para buenas obras” (Efesios 2:10b).

Con el salmista alabamos el amor constante de Dios que perdura para siempre. Sabemos que Él nunca abandonará la obra de sus manos, esas manos con cicatrices que se estiraron para salvarnos. El personaje de la película animada generalmente pasa de manera segura a través del bosque aterrador para “vivir feliz para siempre”. Nosotros tenemos la promesa de un final mejor, un final que David ya sabía: “Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa del Señor moraré por largos días” (Salmo 23:6).

ORACIÓN: Padre celestial, acompáñanos en nuestras angustias y mantennos a salvo bajo tu cuidado, ahora y siempre. Amén.

Dra. Carol Geisler

Para reflexionar:

1.- ¿Cuándo sientes que tu vida tiene propósito?

2.- ¿Qué miedos tienes? ¿Cómo te ayuda Dios con ellos?

© Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

"Cuando Dios nos conoce plenamente podemos sentirnos seguros, porque Él nunca usará eso contra nosotros" - Cita del Devocional de Hoy de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile "Consuelo en ser conocido" - 16/07/2020

Consuelo en ser conocido

De igual manera, el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad, pues no sabemos qué nos conviene pedir, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles. Pero el que examina los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque intercede por los santos conforme a la voluntad de Dios. 

Romanos 8: 26-27

No sé si alguna vez lo has pensado de esta manera, pero hay un cierto consuelo en la bata de hospital. Es reconfortante que un profesional te examine y te diga: “Sí, lo que sientes no está bien, necesitamos hacer algunas pruebas”. Por más aterrorizado que uno esté, al menos ya no está en la tierra de “¿Qué pasa si” o “¿Debería ver a alguien?” o “Tal vez solo estoy imaginando cosas”. Ahora está en manos de médicos que harán todo lo posible para mejorarte. Eres conocido.

De la misma manera hay consuelo en ser conocido por Dios. Es cierto que también puede haber miedo, especialmente si llevamos culpa o vergüenza. Pero hay consuelo, porque al fin podemos relajarnos en las manos de Aquel que nos conoce mejor que nadie, Aquel que nunca será engañado o hará un diagnóstico falso. Él sabe lo que está mal, incluso cuando nosotros no, y es capaz de arreglarlo. Y a pesar de todo nos recibe, nos da la bienvenida, nos ama y nos lleva a sí mismo.

Esto último es lo más importante, ¿no? Es increíblemente doloroso estar expuesto a alguien que no se preocupa por uno, que hasta podría burlarse de uno. Todos hemos tenido esas experiencias, y algunos de nosotros estamos tan profundamente marcados por ellas que nos negamos a visitar a otro médico o hablar con un pastor o con un miembro de la familia. Nos volvemos desconocidos y descuidados, porque tenemos miedo.

Pero con el Señor nunca pasamos desapercibidos. Él es gentil y amable y no nos reprende, incluso cuando sabemos que nuestros problemas son 100% nuestra culpa. Como dice Isaías: “No hará pedazos la caña quebrada, ni apagará la mecha humeante” (Isaías 42:3a). Jesús es la única persona que realmente puede prometernos: “Al que viene a mí, no lo echo fuera” (Juan 6:37b).

Cuando Dios nos conoce plenamente podemos sentirnos seguros, porque Él nunca usará eso contra nosotros. A través de la muerte y resurrección de Jesús, quienes confiamos en Él nos hemos convertido en hijos de Dios. Nos ha traído a confiar en Él para que podamos ser sanados y sanados. Y tenemos la promesa de que el Espíritu Santo ora por nosotros, incluso por todas esas necesidades que son tan profundas que no sabemos lo suficiente como para orar por nosotros mismos. En Él tenemos consuelo todos los que sufrimos y anhelamos ser conocidos por Alguien que nos ama.

ORACIÓN: Señor, ayúdame a descansar en tu amor. Amén.

Dra. Kari Vo

Para reflexionar:

1.- ¿Quién te conoce mejor?

2.- ¿Cómo les demuestras a los demás que los amarás en toda circunstancia?

© Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

"Eso es lo que Jesús ha hecho por nosotros: eligió el sufrimiento y la muerte" - Cita del Devocional de Cuaresma de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile "Jesús está a cargo" - 30/03/2020

Jesús está a cargo

Así que Judas tomó una compañía de soldados… fue allí con linternas, antorchas y armas. Pero Jesús, que sabía todas las cosas que le habían de sobrevenir, se adelantó y les preguntó: “¿A quién buscan?”. Le respondieron: “A Jesús nazareno”. Jesús les dijo: “Yo soy”… Cuando les dijo: “Yo soy”, ellos retrocedieron y cayeron por tierra. Él volvió a preguntarles: “¿A quién buscan?”. Y ellos dijeron: “A Jesús nazareno”. Respondió Jesús: “Ya les he dicho que yo soy. Si es a mí a quien buscan, dejen que éstos se vayan”.

Juan 18:3-8

¡Qué extraño debe haber sido para los soldados que fueron a arrestar a Jesús! Sin duda habían arrestado a muchas personas antes; pero Jesús debe haber sido el primero en tomar control de la escena. Observa el lenguaje: “Jesús, que sabía todas las cosas que le habían de sobrevenir, se adelantó y les preguntó”. ¿Quién hace eso de dar un paso adelante voluntariamente para ser arrestado?

Y luego confirma su identidad dos veces, en caso de que no la hayan captado la primera vez, usando el mismo nombre de Dios para sí mismo: “YO SOY” en griego, que es el nombre para sí mismo que Dios le reveló a Moisés en Éxodo 3. No es de extrañar que los soldados cayeran al suelo. Les debe haber quedado claro que no podrían hacerle nada a menos que él lo permitiera.

Y Jesús, en lugar de usar su poder para salvarse, lo usó con otro propósito: “Si es a mí a quien buscan, dejen que éstos se vayan”. Jesús estaba enfocado en proteger a sus seguidores.

Me imagino que los soldados estaban conmocionados, pues no arrestaron a ninguno de los discípulos. Jesús se entregó y los discípulos se fueron libres.

Eso es lo que Jesús ha hecho por nosotros: eligió el sufrimiento y la muerte. Él eligió esa parte para sí mismo. Pero para los discípulos y para ti eligió la libertad. Eligió protección, seguridad, libertad, vida. Esos son los regalos que compró para ti con su propia vida.

ORACIÓN: Gracias, querido Señor, por darme protección y vida. Amén.

Dra. Kari Vo

Para reflexionar:

1.- ¿Cuándo has protegido a alguien a tu propio costo?

2.- ¿Por qué protegiste a esa persona? ¿Qué te dice eso de los motivos de Jesús?

© Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones

¿Insomnio? ¿Cansancio excesivo? ¿Malestar estomacal? Puede ser ansiedad.

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail: