"Es mejor servir en el cielo, servir a nuestro amado Maestro y Salvador Jesús, que gobernar en cualquier otro lugar" - Cita del Devocional de Hoy de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile "Elige a tu Señor" - 18/06/2020

Elige a tu Señor

Tampoco presenten sus miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino preséntense ustedes mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y presenten sus miembros a Dios como instrumentos de justicia. El pecado ya no tendrá poder sobre ustedes, pues ya no están bajo la ley sino bajo la gracia… Hablo en términos humanos, por la debilidad de su naturaleza humana. Así como para practicar la iniquidad presentaron sus miembros para servir a la impureza y la maldad, ahora, para practicar la santidad, presenten sus miembros para servir a la justicia. Cuando ustedes eran esclavos del pecado, eran libres en cuanto a la justicia. ¿Pero qué provecho sacaron de eso? Ahora ustedes se avergüenzan de aquellas cosas, pues conducen a la muerte; pero como ya han sido liberados del pecado y hechos siervos de Dios, el provecho que obtienen es la santificación, cuya meta final es la vida eterna.

Romanos 6:13 – 14, 19 – 22

Desde pequeña he sido fanática de la serie original y películas de Star Trek. Hay un personaje en particular que me intriga: el oficial científico y el segundo al mando, el Sr. Spock, quien es intensamente lógico, completamente competente, altamente inteligente y totalmente leal. Y no tiene deseos de mandar; para nada. Él es feliz en su lugar, sirviendo a la nave espacial, a la Federación, y a su amigo más querido: su capitán.

Suena raro, ¿no? Nuestra cultura nos dice que tratemos de ser el número uno, que subamos la escalera del éxito tanto como podamos, que hemos fracasado si no estamos en la cima, incluso si nuestros dones y talentos nos hacen más aptos para los niveles inferiores. “Es mejor reinar en el infierno que servir en el cielo”, dice el personaje del diablo en El Paraíso Perdido. Y aquellos que sirven al diablo siguen esa idea: odiarse, apuñalarse mutuamente, trepar unos sobre otros en su afán interminable de ser el número uno.

Pero el Espíritu Santo cambia todo, como bien sabemos los hijos de Dios. Es mejor servir en el cielo, servir a nuestro amado Maestro y Salvador Jesús, que gobernar en cualquier otro lugar. Después de todo, Él es quien nos sirvió primero, quien entró en nuestro mundo de esclavitud y nos rescató de los terribles poderes que nos gobernaban: el pecado, la muerte, el mismo diablo. Jesús dio su vida en la cruz para rescatarnos de la esclavitud. Y resucitó de los muertos para llevarnos a la libertad de los hijos de Dios.

Y ahora, ¿qué? El Espíritu Santo dice que tenemos una vida nueva de servicio a un maestro totalmente diferente al mal que una vez servimos. Él dice: “Tampoco presenten sus miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino preséntense ustedes mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y presenten sus miembros a Dios como instrumentos de justicia”. Servimos como hijos llenos del amor y gozo de Dios, como príncipes y princesas de su familia que quieren estar siempre con Jesús, haciendo lo que lo hace feliz.

¿Cómo podría ser de otra manera?

ORACIÓN: Querido Señor, que me has amado tanto, concédeme que sea tuyo para siempre. Amén.

Dra. Kari Vo

Para reflexionar:

1.- ¿En qué se diferencia el servicio a Cristo de la esclavitud al diablo?

2.- ¿Cuáles son algunas formas específicas en que sirves a Jesús?

© Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

"Somos libres para hacer lo que sea necesario, porque nuestro estatus en Jesús está establecido para siempre" - Cita del Devocional de Cuaresma de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile "Recogiendo la basura" - 27/03/2020

Recogiendo la basura

Los discípulos tuvieron una discusión en cuanto a quién de ellos sería el mayor. Pero Jesús les dijo: “… el mayor entre ustedes tiene que hacerse como el menor; y el que manda tiene que actuar como el que sirve. Porque, ¿quién es mayor? ¿El que se sienta a la mesa, o el que sirve? ¿Acaso no es el que se sienta a la mesa? Sin embargo, yo estoy entre ustedes como el que sirve.

Lucas 22:24-27

En los primeros días de nuestra iglesia de refugiados tuvimos un problema con la basura. Nuestros miembros creían que recoger la basura era algo bajo y servil, y las personas que lo han perdido todo a veces se aferran a su estatus social porque es todo lo que les queda. Así que nadie estaba dispuesto a humillarse lo suficiente como para recoger la basura en público.

Durante una merienda en la iglesia, mi esposo y yo decidimos que “ya era suficiente”, y agarramos un cubo de basura con ruedas. Él comenzó a moverlo alrededor de las mesas mientras yo recogía servilletas y platos sucios para ponerlos adentro. La gente estaba conmocionada. “Pastor, ¡no deberías estar haciendo esto!”, dijeron. Eso le dio a mi esposo la oportunidad de explicarles lo que Jesús considera grandeza. Nunca más tuvimos un problema así en la iglesia.

Este es uno de los muchos tipos de libertad que Jesús obtuvo para nosotros: la libertad de servir sin preocuparnos de lo que otras personas piensen de nosotros. Lo que importa es qué piensa Jesús de nosotros. Mientras esto esté cubierto, no nos debe importar que nos vean lavando platos o limpiando baños. Somos libres para hacer lo que sea necesario, porque nuestro estatus en Jesús está establecido para siempre.

¿Y cuál es ese estatus? Hijos de Dios, nacidos del Espíritu, amados por Jesucristo, ciudadanos del reino de los cielos. Nada puede quitarnos lo que el sufrimiento y la muerte de Jesús nos ganaron. Este estatus es nuestro para siempre. Más aún, Jesús mismo es nuestro para siempre.

ORACIÓN: Querido Salvador, ayúdame a servir con la libertad con que tú serviste, sabiendo a quién pertenezco. Amén.

Dra. Kari Vo

Para reflexionar:

1.- ¿Cuál es la tarea más humilde que has tenido que hacer?

2.- ¿Qué fue lo más humilde que Jesús hizo por nosotros, y cómo te muestra eso la profundidad de su amor?

© Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones

¿Insomnio? ¿Cansancio excesivo? ¿Malestar estomacal? Puede ser ansiedad.

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail: