"Jesús ofrece su salvación a aquellos que saben que no tienen nada que ofrecer y todo para recibir" - Cita del Devocional de Hoy de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile "Libertad para todos" - 12/01/2021

Libertad para todos

Jesús fue a Nazaret, donde se había criado, y en el día de reposo entró en la sinagoga, como era su costumbre, y se levantó a leer las Escrituras. Se le dio el libro del profeta Isaías, y al abrirlo encontró el texto que dice: «El Espíritu del Señor está sobre mí. Me ha ungido para proclamar buenas noticias a los pobres; me ha enviado a proclamar libertad a los cautivos, a dar vista a los ciegos, a poner en libertad a los oprimidos y a proclamar el año de la buena voluntad del Señor». 

Lucas 4:16-19

Este pasaje de Lucas describe el día en que Jesús se presentó en la sinagoga de Nazaret. Estaba allí para explicar un plan. Dios lo había puesto allí para deshacer la gran tragedia causada por la desobediencia de la humanidad. Había sido ungido con el poder del Espíritu Santo para ser un Siervo obediente hasta el final de su misión. Las antiguas profecías de bendición, dadas a los patriarcas y profetas, se cumplirían en Él.

La venida de Jesús fue una buena noticia para los que representaban a los sectores menos favorecidos de la sociedad. Eran los que gozaban de menos privilegios. Eran los que, según el judaísmo tradicional, estaban excluidos del Reino. Eran los que tenían poco que perder y todo por ganar. La primera generación de creyentes fue parte de ese sector social. A ellos se les anunciaba ahora un jubileo, un tiempo en el que se cancelaban las deudas y los oprimidos recuperaban su dignidad.

La realidad de la salvación es la misma hoy en día. Sin embargo, todavía hay muchos que se pierden por completo las Buenas Nuevas de Jesucristo. Hay quienes piensan que pueden ver, pero son ciegos; quienes piensan que son ricos, pero están vacíos; y quienes piensan que son libres, pero todavía están atados a los poderes de este mundo. Jesús ofrece su salvación a aquellos que saben que no tienen nada que ofrecer y todo para recibir. Es hermoso ver cuando Dios, a través de la obra redentora de Jesús, restaura las vidas de aquellos que son rechazados a una relación eterna con Él mismo.

ORACIÓN: Padre Celestial, dame un corazón pobre y humilde para recibir el regalo de Tu salvación. Líbrame de mi orgullo y ayúdame a mirar con misericordia a aquellos a quienes amas, compartiendo tu amor a todos quienes me rodean. En el nombre de Jesús. Amén.

Esta devoción se basa en el texto “Buenas noticias para los pobres”, escrito por el Rev. Dr. Antonio Schimpf, profesor del Seminario Concordia en Buenos Aires, Argentina

Para reflexionar:

1.- ¿Cuáles son tus libertades favoritas?

2.- ¿Crees que quienes escucharon a Jesús leer a Isaías se dieron cuenta de que se trataba de Él? ¿Crees que tú te habrías dado cuenta?

© Copyright 2021 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

"Jesús nos muestra el corazón de Dios, un corazón que siempre busca liberarnos de nuestras cargas. Nuestro dolor es importante para él" - Cita del Devocional de Cuaresma de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile "Cuando el dolor no puede esperar" - 13/03/2020

Cuando el dolor no puede esperar

Jesús estaba enseñando en una sinagoga, y allí estaba una mujer que hacía ya dieciocho años sufría de un espíritu de enfermedad. Andaba encorvada, y de ninguna manera podía enderezarse. Cuando Jesús la vio, la llamó y le dijo: “Mujer, quedas libre de tu enfermedad”. Y en el mismo instante en que Jesús puso las manos sobre ella, la mujer se enderezó y comenzó a glorificar a Dios.

Lucas 13:10-13

Imagina la escena: Jesús está enseñando en una sinagoga cuando de repente se da cuenta de que una mujer está inclinada y no puede enderezarse. Algo está muy mal y, sin duda, también tiene mucho dolor. Se detiene a mitad del sermón, la llama y la cura de inmediato. La mujer queda liberada de sus problemas.

Me encanta esta historia porque a Jesús no le importa interrumpir su sermón y la adoración. Ve a alguien que lo necesita y su reacción es ayudar. Inmediatamente. Sin esperar. Para él, ella es importante.

Esa no fue la actitud del gobernante de la sinagoga, que se molestó por el hecho de que Jesús sanó en sábado. No vio a la persona enferma, ahora sana y fuerte, porque Jesús se preocupó lo suficiente como para ayudarla. Todo lo que pudo ver fue una ley quebrantada.

Esta es la actitud de Jesús hacia ti y hacia mí. Él ve a alguien quebrantado, en problemas, esclavizado, y su primer pensamiento es curarlo, ayudarlo y liberarlo. ¿Es el día de reposo? ¡No importa!

Jesús nos muestra el corazón de Dios, un corazón que siempre busca liberarnos de nuestras cargas. Nuestro dolor es importante para él. No le importa si lo critican por ayudarnos. Tampoco le importa si sufre humillación personal, pena, dolor o vergüenza, con tal de que pueda rescatarnos, de que pueda liberarnos para la gloriosa vida de los hijos de Dios. Para que esto suceda irá a la cruz y resucitará de entre los muertos para hacernos suyos.

ORACIÓN: Señor y Salvador, gracias por preocuparte tanto por nosotros y nuestro dolor. Amén.

Dra. Kari Vo

Para reflexionar:

1.- ¿Alguna vez has ayudado a alguien que estaba enfermo o herido?

2.- ¿Alguna vez alguien te ayudó de tal manera que te demostró cuánto le importabas?

© Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

Quién es Jesús - Devocional de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile. 18/02/2019

“Eres tú”

Jesús fue a Nazaret, donde se había criado, y en el día de reposo entró en la sinagoga, como era su costumbre, y se levantó a leer las Escrituras. Se le dio el libro del profeta Isaías, y al abrirlo encontró el texto que dice: «El Espíritu del Señor está sobre mí. Me ha ungido para proclamar buenas noticias a los pobres; me ha enviado a proclamar libertad a los cautivos, a dar vista a los ciegos, a poner en libertad a los oprimidos y a proclamar el año de la buena voluntad del Señor». Enrolló luego el libro, se lo dio al asistente, y se sentó. Todos en la sinagoga lo miraban fijamente. Entonces él comenzó a decirles: «Hoy se ha cumplido esta Escritura delante de ustedes.» Lucas 6:16-21

 

 

Este acontecimiento en una sinagoga de Nazaret tuvo lugar después de que Jesús regresara del desierto de Jordania a Galilea. Allí, guiado por el Espíritu Santo, Jesús había ayunado por 40 días durante los cuales fue objeto de las tentaciones de Satanás. Su regreso a Galilea fue recibido con mucha fanfarria y su predicación en las sinagogas fue alabada por todos. A esa altura, las cosas se veían bien para el hijo del carpintero. Sigue así y no tendrás opositores, deben haber pensado algunos.

 

Pero, por supuesto, el halago de los hombres era lo último que Jesús estaba buscando.

 

“Hoy se ha cumplido esta Escritura delante de ustedes”, ¡por cierto una declaración sumamente audaz! Mientras que algunos se maravillaban y se acercaban para escuchar más, otros retrocedían ante la afirmación de Jesús. Casi que se los puede oír decir: “¡Perdón, pero ¿qué estás diciendo? ¿Acaso no eres un comerciante común y corriente? ¿Qué te da derecho a decir eso?!”.

 

Jesús no necesitó más para comenzar a citar textos bien conocidos de I y II Reyes (en el Antiguo Testamento) que hablan de Elías y la viuda de Sarepta y de Eliseo y el leproso de Siria, dos instancias en las cuales Dios va más allá de su pueblo elegido, llegando a gentiles cercanos que estaban dispuestos a recibirlo.

 

Pero los judíos no quisieron saber nada de eso. “Se levantaron, lo echaron fuera de la ciudad, y lo llevaron hasta la cumbre del monte sobre el que estaba edificada la ciudad, para despeñarlo” (Lucas 4:29).

 

¡Qué trágicamente triste!

 

Si supieran que ese era él, Jesús, ungido con el Espíritu Santo. Era él, Jesús, designado para proclamar preciosas buenas nuevas a los pobres y oprimidos. Era él, Aquél que proclama libertad a los cautivos, que pone en libertad a los oprimidos espiritualmente y que sana a quienes sufren físicamente. Ese era él, el Señor Jesucristo, el tan esperado Mesías de Israel, con cuya llegada se cumplían todas las expectativas proféticas.

 

ORACIÓN: Señor Jesús, abre nuestros ojos para que veamos quién eres y lo que has hecho por nosotros. En tu nombre oramos. Amén.

 

Paul Schreiber

 

© Copyright 2019 Cristo Para Todas Las Naciones

 


Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail: