"En un día por venir, nuestro Señor Jesús regresará en gloria como Rey y Juez. Todos los que confían en Él serán resucitados corporalmente de la muerte, así como Él resucitó" - Cita del Devocional de Hoy de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile "Templos, tiendas y puertas" - 14/02/2020

Templos, tiendas y puertas

Es mejor pasar un día en tus atrios que vivir mil días fuera de ellos. ¡Prefiero estar a la puerta de tu templo, oh Dios, que vivir en las mansiones de la maldad! Tú, Dios y Señor, eres sol y escudo; tú, Señor, otorgas bondad y gloria a los que siguen el camino recto, y no les niegas ningún bien. Señor de los ejércitos, ¡cuán dichoso es el que en ti confía!

Salmo 84:10-12

Este salmo es una canción de los hijos de Coré quienes, además de sus deberes corales, eran “guardianes de los umbrales de la tienda” de reunión, el tabernáculo sagrado del antiguo Israel (ver 1 Crónicas 9:19). Esa era su tarea heredada y estaban felices de servir allí. Era mejor ser un guardián en el lugar sagrado donde Dios se encontraba con su pueblo que “vivir en las mansiones de la maldad”.

Esas tareas continuaron después de que se construyó el gran templo de piedra en Jerusalén, donde se ofrecían sacrificios y donde Dios se encontraba con su pueblo. Pero, a la hora señalada, Dios envió a su Hijo al mundo, Jesús el Mesías, quien dijo de sí mismo: “Pues yo les digo que aquí está uno mayor que el templo” (Mateo 12: 6).

Jesús es la Palabra que fue y es Dios, la Palabra que “se hizo carne y habitó entre nosotros” (ver Juan 1: 1, 14). La frase “habitó entre nosotros” también se puede traducir como “armó su tienda entre nosotros”. En Jesús, Dios lanzó su tienda en el mundo. Él vino a recibirnos, no en una tienda de tela o en un templo de piedra, no en una nube de gloria o columna de fuego, sino en una Persona, en la carne.

Siendo más grande que el templo, Jesús, nuestro Sumo Sacerdote y el Cordero de Dios, se ofreció a sí mismo como el sacrificio perfecto por los pecados del mundo. Mediante su muerte y resurrección nos abrió “el camino nuevo y vivo” a la presencia de Dios, a través de la cortina del templo, la puerta, de su propia carne (ver Hebreos 10:20). Redimidos y perdonados, nos reunimos felices para adorar, uniéndonos a los hijos de Coré para cantar: “Es mejor pasar un día en tus atrios que vivir mil días fuera de ellos”. ¡Preferiríamos estar allí que en cualquier otro lugar! En la casa de Dios, el Salvador que una vez armó su tienda de campaña entre nosotros viene a nuestro encuentro en su Palabra y en su cuerpo y sangre. ¡Algo más grande que el templo está aquí!

En un día por venir, nuestro Señor Jesús regresará en gloria como Rey y Juez. Todos los que confían en Él serán resucitados corporalmente de la muerte, así como Él resucitó. Dios creará un cielo nuevo y una tierra nueva, y “la morada de Dios” estará con su pueblo mientras él coloca su tienda entre nosotros por toda la eternidad (ver Apocalipsis 21: 3). Él será nuestro sol, escudo y templo. “No es bueno que retenga a los que caminan rectamente”, cantaron los hijos de Coré, una canción reflejada en una promesa posterior: “El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?” (Romanos 8:32).

ORACIÓN: Señor Jesús, eres nuestro sol y escudo y la puerta a la vida eterna. Acepta nuestra alabanza ahora y por toda la eternidad. Amén.

Dra. Carol Geisler

Para reflexionar:

1.- ¿Sientes que tienes asignada una tarea en particular en servicio a Dios?

2.- “Tú, Señor, otorgas bondad y gloria a los que siguen el camino recto, y no les niegas ningún bien.” ¿Qué significa eso para tu vida?

© Copyright 2020 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

Templos, tiendas y puertas
¡Compártelo!
En septiembre regalamos biblias - Banner Mes de la Biblia 2020 - CPTLN Chile

You May Also Like

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *