Podemos soñar con que Dios use su poder para ayudarnos, pero lo que generalmente obtenemos es mucho más silencioso - Frase destacada del devocional cristiano de Cristo Para Todas Las Naciones CPTLN Chile - 6/07/2022

Tranquilidad y cuidado

Y allí el Señor le dijo: «¿Qué haces aquí, Elías?». Y Elías respondió: «Es muy grande mi amor por ti, Señor, Dios de los ejércitos. Los israelitas se han olvidado de tu pacto, han destruido tus altares, han matado a tus profetas, ¡y sólo quedo yo! Pero me andan buscando para quitarme la vida». Entonces el Señor le dijo: «Sal de tu cueva y espérame en el monte, delante de mí». Elías pudo sentir que el Señor estaba pasando, porque se desató un viento poderoso que a su paso desgajaba los montes y partía las rocas. Pero el Señor no estaba en el huracán. Tras el viento vino un terremoto. Pero el Señor no estaba en el terremoto. Tras el terremoto vino un fuego. Pero el Señor tampoco estaba en el fuego. Luego vino un silbo apacible y delicado, y cuando Elías lo percibió, se cubrió el rostro con su manto y se quedó a la entrada de la cueva; entonces escuchó una voz que le preguntaba: «¿Qué haces aquí, Elías?» 

1 Reyes 19:9b-13

¡Pobre Elías! El profeta está agotado; acaba de tener un enfrentamiento espectacular con los sacerdotes de Baal sobre el futuro espiritual de la nación. Elías esperaba que el rey despertara y decidiera cambiar sus malos caminos. Pero eso no es lo que sucedió. En lugar de eso, en cuestión de horas, la esposa del rey jura matarlo. ¡No es de extrañar que Elías quería darse por vencido!

Así que Elías se dirige al único lugar que se le ocurre para encontrarse con Dios: el monte Horeb, también conocido como el monte Sinaí. Quizá Dios le diga algo.

Y lo hizo, pero no le dijo lo que Elías esperaba, apuesto. Dios le pregunta: “¿Qué haces aquí?”. Le pregunta dos veces, por lo que Elías se ve obligado a pensarlo bien. Y entre las dos preguntas, Dios hace una demostración de fuerza: una tormenta de viento, un terremoto y un incendio. ¿Era esto lo que Elías esperaba, un Dios que simplemente dominaría a sus enemigos y haría que todo volviera a ser perfecto?

Eso no fue lo que recibió. En cambio, de alguna manera Elías sabía que el Señor no estaba en ninguno de esos eventos maravillosos. Cuando Dios finalmente tiene una conversación con Elías, es como una voz suave y apacible, incluso un silencio.

Me pregunto si Elías se alegró de eso. Después de todo, él era un hombre común. No pudo hacer frente al poder de Dios; por lo que parece, ni siquiera pudo salir de la cueva durante el viento, la tormenta o el terremoto. Pero cuando escuchó la voz de Dios, salió. Podía abordar ese aspecto de Dios. Y en la conversación que siguió, Elías encontró esperanza y ayuda práctica.

Cuando nos sentimos golpeados por las fuerzas de nuestro mundo, necesitamos el mismo cuidado de Dios. Podemos soñar con que Dios use su poder para ayudarnos, pero lo que generalmente obtenemos es mucho más silencioso, más como un susurro silencioso, o un pequeño bebé en un pesebre en Belén. Obtenemos al Dios al que podemos abordar: Jesucristo, quien vino a ser un ser humano como nosotros, para vivir, morir y resucitar, todo para hacernos completos.

Lo recibo. ¿Y tú?

ORACIÓN: Amado Señor, sé paciente conmigo en mi debilidad y ayúdame a apoyarme en ti. Amén.

Dra. Kari Vo

Para reflexionar:

* ¿En qué ocasiones has querido ver a Dios actuar con su fuerza para derrocar el mal?

* ¿Hay alguna forma en que puedas mostrar el amor de Dios a una persona en tu vida que necesite tranquilidad y mansedumbre?

© Copyright 2022 Cristo Para Todas Las Naciones

Suscríbete y recibe el devocional diariamente en tu e-mail:

Tranquilidad y cuidado
¡Compártelo!

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.